Navidad = Nada de Vida

Navidad = Nada de Vida
Click to open popup



Lamentablemente entre todas las confusiones que nos han introducido en nuestra psiquis, que son las que nos impulsan a realizar todos los actos de nuestra vida diaria y que conforman las costumbres a las que estamos sometidos, existe la famosa llamada Navidad.

Se nos ha enseñado que para el 24 de diciembre a media noche nació el ser más grande que haya poblado esta tierra diciéndonos que hay que celebrarlo con alegría y dar el famoso abrazo a media noche y por supuesto tomar licor, comer puerco o marrano y más noche fornicar con nuestra pareja con un acto sexual profano y lujurioso alimentado con ese alcohol y alguna otra droga en nuestro cuerpo.

Investiguemos porque nos atrevemos a decir que es un engaño más del amo de la confusión en esta tierra.

Nunca jamás nacerá a media noche de la matriz de una virgen tan pura y casta el cuerpo-templo que servirá para la manifestación sublime de un hijo de Dios que lo ocupara para hacer la magna misión de redimir a la raza humana limpiando la esfera de todas las suciedades y contaminaciones que llevaban a la humanidad a su destrucción. Un nacimiento para un hijo de Dios ocurre en el alba, cuando el sol nace, que  es el que nos da la vida y el que ilumina y nos alimenta con sus vibraciones energéticas  y que están relacionadas con la luz que ilumina nuestras conciencias.

El famoso abraso de media noche es una transmisión directa de humores que es lo mismo que transmisión de enfermedades infectocontagiosas por medio de los genes depositados con nuestro aliento, nuestros labios, nuestra ropa y además también en ese momento nuestra mente está llena de un falso amor que creemos que sentimos por los demás y no lo sentimos porque después de esa hora y a los otros días volveremos a ser los mismos de siempre con los mismos defectos que siempre nos han caracterizado y manejado.

Ingerimos licor para estar llenos de alegría y olvidarnos de nuestros problemas compartiendo con los demás, contando chistes malcriados y diciendo malas palabras y dejando que el alcohol abra en nuestros genes las aberraciones más negativas que nos hacen hacer  atrocidades como manejar a alta velocidad creando accidentes que conllevan muertes y destrucciones  haciendo infelices a muchas personas.

Mezclamos de todo tipo de comidas creando estragos en nuestro sistema digestivo y comiendo a toda hora revolviendo lo dulce con lo salado, que crean fermentaciones en el estómago convirtiéndolo en alcohol que nos vuelve alcohólicos en cierto grado sin necesidad de ingerirlo y que nos produce diarrea y dolor de cabeza al otro día.

Hemos creado que los negociantes de almacenes se enriquezcan vendiéndonos de todo producto alimenticio que es dañino para la salud como galletas de navidad, pasteles llenos de colorantes y azucares con chocolates y productos enlatados y empaquetados que contienen persevantes y conservantes y colorantes que son cancerígenos.

Hacemos que se produzcan por miles todos los implementos y personajes con que se simboliza el nacimiento de Jesús y construimos el famoso “nacimiento” en nuestras casas que ante Dios no tiene el más mínimo valor porque no simboliza un cambio radical en nosotros para ser dignos de sus bendiciones y seguimos llenos de todas las flagelaciones contra las leyes de Dios, que las violamos a diestra y siniestra y jamás nacerá en nuestro interior, en nuestra conciencia un cristo o sea un átomo puro que nos ayude a cambiar radicalmente de ser demonios a ser verdaderos Hijos de Dios.

Formamos parte de la gran deforestación y muerte de árboles que realizan en la tierra `para que nosotros los compremos y los llenemos de lucecitas que somos incapaces de hacerlas encender en nuestro interior haciendo el bien por la humanidad y elevando nuestros valores ante Dios,  teniendo la voluntad  para transformar nuestros defectos en virtudes.

Nos convertimos en asesinos comprando al pobre pavo o marrano para degollarlo y cocinarlo rellenándolo de una mezcla infernal  revolviendo frutas, verduras y jamones, que son hechos de los desechos putrefactos de las carnes de otros animales y para ajuste de penas toda esta bomba atómica la mezclamos con alcohol  y se la introducimos al cuerpo del pobre pavo que yace indefenso y muerto como que fuera una de las famosas torturas chinas que han practicado en las guerras contra el enemigo. Eso es lo que hacemos con el pavo, que en su estado de evolución le tocó ser eso, pero que no deja de ser un Hijo más de Dios como todo lo existe y tiene vida en el universo y derecho a vivir hasta que su hora de muerte sea decidida por Dios y no por nuestra mano asesina o la mano del que lo mato para vendérnoslo violando uno de los mandamientos de Dios que dice “No matar”

Quemamos bombas y cuetes a granel intoxicando más la atmósfera y también produciendo accidentes de incendios y manos de niños quemadas dañando también nuestros oídos con las explosiones que producen.

.  Estas verdades y muchas más podrían ser escritas y explicadas con detalles así como le gusta  a la ciencia explicar sus investigaciones y exponerlas a  sus estudiantes en las universidades, también podemos nosotros los investigadores del Dios verdadero dárselas, sin temor a equivocarnos y sin temor a encontrar una sola palabra que pueda contradecirnos estas verdades que han sido ocultas a la humanidad por los siglos de los siglos.

Están cordialmente invitados a descubrir con nosotros la verdad que en nuestro interior vibra y quiere ser develada a nosotros mismos para que nazca y crezca ese cristo interno que nos dará la libertad de esta cárcel llamada tierra y dejar de sufrir el cobro que está escrito en nuestra sentencia desde que nacimos hasta que muramos con muerte de dolor y sufrimiento.

Están invitados a saber el día y la hora del verdadero nacimiento del gran Hijo de Dios en esta tierra y saber cómo es una verdadera fiesta celestial y cósmica  enseñada por Dios para llevar a efecto como un ritual excelso y divino ante los ojos de Dios y como llenarnos de esa energía macro cósmica para verdaderamente aprender a amar a la humanidad.

Les pedimos disculpas por si con estas palabras hemos destruido su falsa felicidad que sienten en estas fiestas navideñas, pero los que de verdad se den cuenta de esto es que son elegidos por Dios y en su conciencia hay un átomo en sus neuronas que le grita ¡es cierto!  Y pedimos y oramos porque esto se produzca en toda la humanidad, aunque sabemos que la fuerza del obstinado ha engañado a tal grado, que muy difícil conseguiremos una sola persona que quiera cambiar su forma de pensar y que reaccione con este golpe psicológico que estamos dando. Esperamos que sea usted, que en este momento está leyendo esta carta el que reaccione y quiera ser un verdadero hijo de Dios.  Estas verdades y miles más estamos entregando a la humanidad  y esperamos que sean aprovechadas y vean y comprendan porqué esta vieja navidad que practicamos en la tierra fue inventada como un día más de satán para envenenar nuestras conciencias creyendo que amamos a Jesús y a Dios. También queremos que vean la muestra del  poder que tiene en ella y que estemos convencidos que en realidad el verdadero significado de navidad es nada de vida

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *