El Feng Shui en los Alimentos y en la Cocina con mucho “ki”

El Feng Shui en los Alimentos y en la Cocina  con mucho “ki”
Click to open popup



En la tradición oriental, la energía chi es la energía universal, aquella que fluye en el aire, los planetas, animales, los alimentos, todos los objetos y los seres humanos. El milenario arte del Feng Shui se basa en que todo tiene energía de vida chi. El Feng Shui busca el balance entre el ser humano y su medio ambiente con el fin de lograr la abundancia y el bienestar en todos los niveles de la vida.

Su objetivo es mantener el chi saludable y armónico.

Cada alimento tiene energía chi propia, determinada por su forma, textura, color, clima, suelo y la forma en que creció o se cultivó. Por ejemplo, la zanahoria que crece debajo de la tierra, tiene más energía chi que la calabaza que crece por encima. Este principio se aplica de igual manera al pescado y a la carne. En realidad, siempre que consuma un alimento véalo como una forma de energía ya que eso es lo que estará ingiriendo.

Los alimentos con mayor cantidad de energía son los llamados “vivos”; entre ellos, las verduras, frutas, los cereales integrales, frijoles y las semillas. Por el contrario, los alimentos procesados absorben el chi de la fábrica lo que provoca la pérdida del chi vital. Estos alimentos son llamados “alimentos muertos”.

Asimismo, algunas carnes y pescados conservan parte del chi negativo como consecuencia de haber vivido encerrados y luego matados. Por ello, lo recomendable, si desea consumir carnes y pescados, es que ingiera productos orgánicos, de crianza libre y aquellos que eviten todo tipo de trato cruel. Así también fomentará el chi positivo del entorno y mejorará la salud. Lo mismo para los productos derivados de los animales, como pueden ser lácteos, la mantequilla, huevos aunque no sean considerados muy ‘puros’. Lo ideal es que no abuse de ellos, con mesura todo.

El chi está compuesto de dos tipos de energía: el yin y el yang. El yin es la energía pasiva que estimula la reflexión, la creatividad y la relajación. El yang es la energía activa que promueve la actividad y el progreso. Así de opuestos son de independientes pero a la vez obran reciprocamente entre sí, y necesitan estar balanceados.

También existen otros factores que influencian y alteran la energía chi de los alimentos y su equilibrio yin/yang, como ser, su forma, color, textura y la manera en la que se preparan y cocinan.

Al cambiar la forma, cortando los alimentos en trozos pequeños, aumenta el yin, y si los licua, el yin aumentará aún más. Por otro lado, cuánto más cocine los alimentos, el yang es el que toma fuerza.

La fórmula es sencilla; cuánto más natural sea el producto, más ‘vivo’ y beneficioso será el chi. No se olvide del origen del alimento y del entorno donde creció.

La meta del Feng Shui es equilibrar estas energías, no sólo a través de las del entorno, sino también a través de las de los alimentos que consumimos.

Para dirigir su salud hacia un lugar más saludable y armónico, cree la combinación más balanceada de yin y yang de acuerdo a su tipo y necesidades. Por ejemplo, un exceso de yin puede llevarlo a la depresión sin razón aparente, mala circulación, retención de líquidos, poca energía, entre otros. Por otro lado, un exceso de yang, puede tornarlo más agresivo acarreándole dolores de cabeza, constipación e insomnio, entre otros malestares.

Como regla general recuerde que los alimentos yang son los que producen calor, y los que contienen mayor cantidad de grasas y proteínas (carne, huevos, pescado). Mientras que los alimentos yin son más refrescantes, contienen más líquido y son más dulces (frutas, yogur, verduras). Para lograr un balance, combine los alimentos equilibradamente. Sin embargo, si necesitara balancear ya sea el yin o el yang, incremente aquel que necesite más.

La receta presentada es un ejemplo equilibrado de las energías yin y yang.

Porciones: 4

450 g de hongos silvestres

115 g de hongos shiitake

1/2 cda. de aceite de oliva

250 g de carne de gluten picada

3 chalotes, en juliana

3 dientes de ajo, pelados y picados

75 ml de madeira, jerez seco o vino tinto (si desea agregar más yang)

2 cdas. de estragón cortado muy fino

sal y pimienta negra a gusto

225 g de queso cremoso

12 planchas de pasta de espinacas, cortadas en rectángulos de 13×7 cm, cocidas

1 cda. de aceite virgen de oliva

4 cdas. de queso parmesano

2 cdas. de aceite o coulis de morrones

Preparación:

En una olla grande, ponga agua a hervir con sal y una cucharada de aceite virgen de oliva.

Limpie los hongos y corte los más grandes por la mitad. Si fuera a usar hongos secos, los cuales tienen un sabor más intenso, déjelos remojar en agua caliente o leche por unos 10-15 minutos.

Caliente bien la sartén y luego coloque el aceite. Caliéntelo hasta que largue humito pero cuidando que no se queme.

Con el fuego bajo, coloque los chalotes, y el ajo. Cocínelos por un minuto.

Agregue los hongos y cocine por unos 2-3 minutos más. Controle que nada se pegue ni se queme.

Suba el fuego, y con mucho cuidado, agregue el jerez,madeira o vino.

Deje que se evapore. Agregue la carne picada, y deje que tome lindo color. Revuelva bien y agregue el estragón, la sal y la pimienta.

Deje todo enfriar por unos dos minutos antes de agregar el queso.

Ponga las hojas de pasta en el agua hirviendo por unos dos minutos. Escúrralas bien.

Divida la pasta en cuatro porciones. Para formar la lasaña, forme una pirámide de tres capas, comenzando y terminando con una capa de pasta. Luego, colóquele encima el parmesano y gratine en el horno durante unos dos minutos.

Esparza cada porción con el aceite o coulis de morrones, y termine sazonando a gusto con pimienta negra fresca molida.

Si usted creyó que el chi sólo se limita a habitar los platos principales de su mesa, se equivocó, los postres también hacen su vital aporte, ¡disfrútelos sin culpa y mucho goce!

Feng Shui en la Cocina

La cocina es ese espacio de nuestra casa que va a representar la abundancia y la prosperidad en nuestra vida. En la cultura oriental se considera un lugar de mucha importancia ya que es donde se preparan los alimentos que nos nutren de energía y promueven una buena salud que se refleja en una vida ordenada y próspera. Es un espacio que debe ser ventilado, ordenado, limpio, brillante y seco.

La estufa y el fregadero tienen un significado importante en el Feng Shui de la cocina, el fregadero se asocia con el amor propio y la autoestima así como con el amor de pareja, la estufa se asocia con la llegada de dinero y la opinión social y pública sobre nosotros. Por lo mismo deben estar muy limpios y las hornillas y horno encender con facilidad. Asimismo es recomendable evitar almacenar sartenes y ollas en el horno así como el dejar teteras sobre las hornillas.

Es importante que la estufa se encuentre en un lugar tranquilo, alejada de una ventana o del paso de una puerta. Estratégicamente debe dominar la puerta de entrada a la cocina, se puede colocar un espejo en el que, al estar cocinando se refleje la puerta para así poder observar quien entra y sale, aspecto que se asociará con seguridad y confianza al cocinar lo que generará una buena y nutritiva preparación de los alimentos.
Se recomienda que la estufa y el fregadero no se ubiquen uno al lado del otro porque representa conflicto económico, podemos colocar una planta o una tabla de madera para picar verduras entre ambos si fuera el caso.

En aquellas situaciones en que se encuentren el fregadero o la estufa debajo de una ventana se sugiere emplear lo que se conoce como una ” cura ” en el Feng Shui, una esfera de cristal faceteado, de cristal austriaco y colgada en el centro del marco superior de la ventana con hilo rojo que mida 3 o 9 pulgadas, sirve como un armonizador de energía que detiene la salida apresurada de la energía del amor y del dinero por la ventana.

En lo que se refiere al refrigerador, debe estar limpio y ventilado, evitar acumular alimentos en mal estado o verduras y frutas en estado de descomposición. El refrigerador se debe rodear de madera o colocarle una tabla o adorno de madera encima, también se puede recurrir a una planta. Las plantas en la cocina generarán una atmósfera limpia, fresca y natural.

La iluminación más recomendable es natural, debe ser un espacio brillante, se pueden iluminar las esquinas con spots de luz brillante para evitar el estancamiento de la energía en las esquinas y generar un movimiento y crecimiento constante de proyectos de trabajo y sentimentales.

Las frutas frescas y abundantes así como las semillas promoverán un ambiente agradable al igual que las verduras limpias y saludables. Decorar con hermosas botellas de aceite de oliva imprimirán un toque de distinción y elegancia en este importante espacio de casa.

El material más recomendable para preparar y elaborar los alimentos son los muebles o mesas de trabajo de madera. El metal y la cerámica generan movimiento y no favorecen la concentración necesaria para cocinar.

Se sugiere evitar acumular la basura en la cocina y guardar los basureros dentro de muebles, es decir, evitar tener los basureros a la vista. En cuanto a los colores y tonos favorables, van a ser aquellos claros como beige o crema para tranquilidad, tonos térreos como naranja y amarillo para calidez aunque nos arriesgamos a fomentar tendencia a comer constantemente. Los tonos de verde promoverán crecimiento económico y el azul se recomienda en tonos claros para fomentar comunicación.

En las cocinas muy húmedas o con poca iluminación natural se recomienda colocar tazoncitos de porcelana con sal de grano en las esquinas para absorber la humedad y evitar el estancamiento de la energía.

Las despensas y lugares donde se almacenan los alimentos deben ser espaciosas y bien ventiladas. Es importante que no estén ubicadas debajo de escaleras pues puede generar demasiada humedad y desaprovechar los nutrientes naturales de los alimentos así como facilitar la aparición de plagas en este espacio.

En aquellos casos donde la cocina se ubica cerca de la puerta principal de la casa se desarrolla una tendencia constante a comer entre alimentos, una forma de solucionar este conflicto sería el colgar éstas campanitas de tubos que tienen sonido agradable y se conocen como windchimes o espanta espíritus entre la puerta de la cocina y la puerta principal.

Es importante tener cuidado con los desagües en la cocina y patios ya que representan aspiradoras que succionan la energía y se reflejan en conflictos y problemas referentes a la distribución del dinero, afectación de las finanzas y alejamiento de la pareja. Una manera de solucionarlo es colocar una tapita de plástico sobre las coladeras o en su defecto una pequeña plantita. También pintar una línea roja, verde o amarilla rodeando las coladeras y desagües sería una solución a través del color.

Los alimentos que consumimos producen actitudes y reacciones en nosotros, éstos se catalogan dentro del principio yin/yang del balance y la armonía perfectos.

En el caso de personas de temperamento demasiado relajado, tranquilo, pacífico, amable y sensible es importante consumir alimentos como vegetales de raíz, granos, frijoles, pescado, huevo, carne y alimentos salados, condimentados y picantes. También alimentos fritos o asados para balancear su energía personal y evitar la inseguridad y la depresión. Aquellas personas de temperamento confiado, alegre, entusiasta, ambicioso y competitivo se sugieren alimentos como vegetales verdes, tofu ( queso de soya ), ensaladas, frutas, líquidos, alimentos dulces y agridulces así como alimentos preparados al vapor o frescos para balancear su energía personal y evitar la irritabilidad, el enojo y el reaccionar agresiva y violentamente.

Aquellos alimentos que van a fortalecer nuestro corazón, el timo y nuestro intestino delgado son el trigo, centeno, avena, lentejas, chícharos, ejotes, vegetales verdes, pimientos verdes, brócoli, frutas cítricas, pollo y aquellos alimentos de color verde.

Los que van a fortalecer el hígado, el sistema nervioso, los músculos, los ligamentos y los tendones son los frijoles, algas marinas, cerezas negras, cerezas azules, uvas moradas, sandía, pescado y todos los alimentos de color oscuro.

Los que benefician al pancreas, bazo y estómago son maíz, endivias, mostaza, tomates, escalopas, fresas, cerezas, duraznos, barbacoa, borrego y camarones así como los alimentos de color rojo.

Para mejorar los pulmones, sistema nervioso autónomo, intestino grueso y la piel se recomiendan frutas dulces, nueces, atún, pez espada, aves y alimentos amarillos o de colores térreos.

Referente a los riñones, la sangre, la vejiga, el sistema inmunológico así como los órganos y hormonas sexuales son favorables el arroz, frijoles de soya, tofu ( queso de soya ), cebollas, nabos, rábanos, coliflor, col, peras, pavo, apio, carne de res y los alimentos de color blanco y tonos pastel.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *