Kung-Tse y el Tao

Kung-Tse y el Tao

Los tao Judíos de verdad en el presente milenio, tienen una abundante enseñanza recibida de los Maestres (Maestros de Maestros) Ha Kelium Zeus Induseus y Samael Joav Bhator Weor, más lo que ellos enseñaron en otras épocas no la sabemos, o no nos hemos dado la oportunidad de estudiarlas. Muchas veces oímos de sus labios, que ellos siempre han laborado para impulsar el desarrollo humano de esta esfera. Por lo tanto debemos reconocer que ellos son los guías de civilizaciones y culturas que en el pasado florecieron renovadas por el espíritu Nuevo.

Transformación, cambio y hasta de revolución de los sistemas petrificados y retrógrados que por inercia y desgracia siempre acontece con nuestra humanidad terrestre y los lleva a la ruina o miseria física y espiritual; produciendo así la lucha de los opuestos contradictorios en forma permanente.

Siendo esta la historia del taoísmo de lucha constante, es bueno recordarla, aprenderla y sacar el máximo provecho de esas experiencias de sabiduría del pasado, pada compaginarlas con el presente, extraer lo que en actualidad nos sirve, comprender la inconmensurable labor de los guías de la humanidad, estimar sus esfuerzos, pada llevarlos como un ejemplo en nuestras vidas y sobre todo enlazarlas con lo que hoy se aprende de ellos y convertirlos en el patrimonio de nuestra familia, legarla así a la posteridad.

En esta ocasión, tomando los datos del libro “Los cuatro libros de Sabiduría” de Kung-fu-tsu y del historiador y catedrático Francesc-Lluis Cardona Castro,  me permito referirme a la obra de:

KUNG -TSE una de las encarnaciones del hoy V.M. SAMAEL JOAV BATHOR WEOR

“En la época que nació Kung-Tse, en China, fue una de las épocas más caóticas en la historia de ese gran pueblo. Loa clanes principales en constante guerra y las ciudades principales eran objeto del pillaje de los barbaros. Los datos señalan a un 21 del décimo mes, en el 551 c.C., en la localidad de Kuo-li. Cerca de la pequeña población de Tsou en la provincia hoy llamada Shang-tung. Aquel Estado de Lu se sentaba, a orillas del mar de la China, entre los ríos Amarillo y Huai. -Sitese el significado místico de los ríos como fuentes energéticas representadas en el Indostán como Ida i Píngala-.

Huérfano a temprana edad de padre, su madre se encarga de la educarlo y dirigirlo en el camino del estudio y el buen proceder.

Joven aún era ya un autodidacta muy respetado y lo que le acredita su maestría al ser reconocido como “fu tsu” y tiempo en el cual toma la determinación de enseñar a sus semejantes todo cuanto había aprendido. Visito la ciudad que fue capital del Imperio, Lo-yang y allí pudo encontrar al gran sabio archivero del Imperio Lao Tse, cuyo encuentro histórico, muchos lo niegan, pero no pueden deslindar la conexión taoísta de sus enseñanzas.

Debemos recordar en este punto la aseveración de los Maestros de haber estado juntos en muchas jornadas de labor por la humanidad. En el himno al Avatara de Acuario, por ejemplo se entona la estrofa que dice: “Compañero de Elías y Daniel”, ese es Samael. No pudo ser menos en aquel tiempo Lao- Tse (kelium Zeus) y Kung -Tse (Samael); o como lo fue en el Sur de Etachtitlan, como Manko Kapak i Mama Okllo entre otras tantas encarnaciones-.

Luego de un periodo de prestigio y aceptación de sus enseñanzas por las cortes, envidiosos y enemigos del Maestro hicieron que este permaneciera desterrado por más de una década de años, andando de estado en Estado; más que huyendo, que procurando mantener su enseñanza y protegiendo a sus discípulos y allegados. Perseguido o no, los gobernadores y altos funcionarios públicos, lo buscaban pada pedirle consejos. Entre los más próximos discípulos que difundieron su obra está su propio nieto Kung-chi, el gran sabio Meng-tse o también llamado Mencio,  Tseng-chen y muchos otros que a la época y después en el transcurso de los siglos, la continuaron.

En sus últimos días de vida, Kung-fu-tsu, da testimonio de la existencia del unicornio Ki-ling, del cual explico a sus discípulos que “el Ki-ling significaba el triunfo del bien sobre la tierra y había sido muerto por ignorancia; esta era la señal de que la verdad, aun hallándose sobre el mundo, estaba condenada a la impotencia”. Se dice que también la muerte del ki-ling anunciaba su propia des encarnación, lo que aconteció en 479 o 478 a.C.

De las obras de Kung-tse se encuentran los Cinco Canones o King, que es una obra compilada y comentada por el sabio. La piedad filial, Las tradiciones familiares, exponen sus ideas, pero fueron redactadas por sus discípulos. Finalmente, Los Cuatro Shu, o libros clásicos presentan la doctrina del Maestro. Los dos primeros libros son redactados por su nieto kung shi, el tercero se atribuye a varios discípulos y el ultimo se atribuye a Meng-tse.

Las enseñanzas filosóficas de Kung -Tse, después de su muerte como ya se dijo, se extendió gracias a la disfunción de sus discípulos y de los innumerables practicantes y seguidores. Sin embargo en el 221-209 a.C., del emperador Che Huang-Ti, persiguió la doctrina, opresión tiránica que solo hizo que se aumente los seguidores de las doctrinas de Kung-tse. Muchas obras escritas a la época fueron quemadas, así como muchos sabios practicantes fueron asesinados empero en las siguientes dinastías, los nuevos libros escritos por el ansiado Fu-Sung, sobreviviente de las persecuciones, así como los clásicos u originales que luego se encontraron permitieron el renacer y la reproducción de las enseñanzas, aun hasta las últimas dinastías.

El modernismo traído por la nueva república, con su intelectualismo occidental, menguaron un tanto la importancia de la obra de Kung-tse, mas luego se acrecentó mas, tanto en su importancia como en la honra. La revolución comunista de 1949 vuelve como a renacer el espíritu del tirano Che-Wang-Ti, en la personalidad de Mao Zedong. Empero el pensar del Gran Sabio se refugió en la China Nacionalista de Chang-Kai-Shek.”

Se es recomendable el leer los Cuatro libros de la Sabiduría. Esto es lo que complementa a un taoísta en su cultivación, tanto moral, espiritual y vida práctica. Si se puede llamar la Biblia taoísta al conjunto de lo expuesto por el G. Sabio Lao Tse y los libros de Kung Tse, bien puede así decírselo.

Y aunque en la China Comunista actual, donde el taoísmo esta proscrito, no podrá cambiar en nada la profecía de que el Tao volverá de Occidente a Oriente. Esto ya empieza a cumplirse puesto que los dos Grandes Maestres, empezaron su Obra, y todos Nos, los practicantes, simpatizantes i difusores del TAO de los Andes, o el INTI TAU, o el Tao Judío de Verdad, llevamos esta enseñanza, recuperada, renovada, innovada hasta lo superlativo, de tal forma que el taoísta del hoy sea la digna representación de la especie humana que aspira un nivel de vida superior, ejemplar, digna i sumamente espiritual.

Por ahora solo me permito hacer un segmentario acerca del Ta-hio o el libro de la ciencia, en el cual el Maestro expone la importancia de reemplazar el termino AMAR por el de RENOVAR. En estos días, los Maestros nos enseñaron que el amor, como las virtudes “celestiales” (o genética divinal), son inherentes a nuestra génesis existencial.

Lastimosamente, la materialidad y las pasiones humanas han envuelto y oscurecido esa luz primigenia. Así como kung-tse recomendó descubrir, limpiar y purificar esas dadivas celestiales, así por ejemplo el Maestro Samael (Aun Weor en días anteriores, y Joav Bathor Weor en estos días) resalto la necesidad urgente de desembotellar de los agregados psicológicos a la Esencia.

Hasta llegar al punto científico, cumbre de la enseñanza que en esta época que han develado los Maestres Kelium Zeus y Samael Joav, sobre la Regeneración o renovación genética que se puede realizar en un organismo humano pada borrar los datos contenedores de información del ADN de defectos, enfermedades y demás taras psicológicas. Esto ya no es extraño a la visión futurista de los científicos de la esfera, mas pada los practicantes taoístas se están convirtiendo en una realidad. Cómo?,  Poniendo en práctica las técnicas y las enseñanzas de los Maestres del TAO.

En el capítulo  II del Ta-Hio, se lee: “En la bañera del rey Ching-tang se hallaba grabada la siguiente inscripción: >RENUEVATE TOTALMENTE CADA DIA, LUEGO VUELVE A RENOVARTE, RENUEVATE SIN CESAR, Y SIEMPRE SIGUE RENOVANDOTE<.

Hoy un taoísta, puede hacerlo y la MUTASEL Cristificante, es una clave importante en esta transformación genética. (El M. Samael, solía decir:… !Tú lo sabes!).

 

Inkihanti

 

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>