Palabras de Gaia Devorah a La Madre Afrodita

Palabras de Gaia Devorah a La Madre Afrodita
Click to open popup



Dice la Venerable Madre Gaía Dévorah Do Re Mí Fa Sol La Si: Alabado por siempre sea Vuestro simvre Sacro y sublime Mensajero de Elohim EL sin simvre por todas las huestes angelicales, loado y deseado sea el excelso Elohim Weorsshamaddihaael por todas los Seres que tienen garganta en el cosmos y aún por aquellos que no las tienen visibles a ojo humano o que su verbo es inentendible por oído humano.

A vuestras eternas y gigantescas esencias nos doblamos como juncos, como aquellos juncos que viese José en torno de él en sus experiencias oníricas, que más que sueños eran sus ojos abiertos a cada instante, así como lo fueran los ojos de nuestros Salvadores Ha Kelium Zeus Induseus, Samael Joav Bathor Weor y nuestra luchadora Venerable Amada Madre Afrodita, fuerzas y dones que depositaron en quienes hoy al frente de la lucha, dirigiendo el Pueblo elegido por DIOS, combaten sin tregua en contra de la ignorancia, encendiendo lampos de fuego con sus palabras rebosantes de sabiduría por doquier, que van dejando sus huellas sobre esta esfera, donde la gran mayoría de sus habitantes van agonizando de sed y de hambre por falta del saber Divino.

Vosotros: Venerable Elohim sin simvre, Venerable Elohim Weorsshamaddihaael, nos dan la magna oportunidad en este día al pueblo de DIOS, de poderse reunir nuevamente en el gran Templo Vegetal Sakroakuarius, para recordar o conmemorar no una fecha, ya que realmente todos los días del eliokron son hermosos porque es para nos la viva señal que seguimos con vida, que la esfera sigue con vida, que la galaxia sigue con vida.

Este día y que así deberían ser todos los días, es para tener un diálogo con un Elohim, con una DIOSA, con un ángel, con un ser muy especial que está presente en la vida misma, en lo que nos rodea, y que está presente dentro de Nos mismos y mismas.

Los creadores en la naturaleza han hecho emerger incontables bellezas, innumerables magnificencias, algunas complejas y otras sencillas que por su misma sencillez se hacen mas grandes ante las montañas más escarparas e impetuosas existentes en la Gea.

¿Han visto aquella doncionla que se abre en medio del fango o de aguas que casi no corren, y emerge en forma de hermosas flores llamadas lotos? ¡Qué ropaje tan hermoso le puso DIOS!, ¡Qué blancura impactante puso en su traje!, y ¡Qué corona tan hermosa ubicó en su centro dorada como los cabellos dorados de los ángeles!

Qué decir de la cigarra que canta sin parar cuando nace luego de meses de gestación bajo la Gea, esperando dar su mejores melodías a Elohim y aun las sencillas espigas del prado que mueven sus cuerpos con gran delicadeza en forma armoniosa, con su antropogeneo de danza, el viento.

Muchos escritores, poetas y filósofos han escrito sobre diferentes temas que han extasiado a los humagdus y humanos por su perfil, armonía y belleza. Han escrito de los antiguos Dioses que pisaron esta esfera, de las proezas que hacían en medio de rasas que no comprendían sus grandezas…y ahora, aunque el tiempo a avanzado de siglo en siglo, la mayoría de las razas que conforman la humanidad de esta esfera, sigue sin poder ver Qué grandes Dioses se posaron y se siguen posando en su entorno, y mucho menos pueden entender sus grandes proezas.

Una vez sobre esta esfera surgió una preciosa gema, una hermosa y flagrante flor en medio de las brisas de las montañas, en medio del fogón que en las madrugadas ofrendaba su olor a leña quemada, se veía una dulce figurita que iba creciendo en medio de las hadas, y demás elementales del bosque, una delicada figura que conocía las bellezas que esconde DIOS en los campos y montañas, y que también iniciaba a sentir en su esbelta materia y existencia las injusticias de los habitantes de esta esfera. Empezaba ella a sentir y a sufrir la escases que había crecer aún más sus Seres, porque así como ella, otros grandes seres que pisaron la Gea, Buda, Krishna, Platón, Sócrates, Mahoma, Lao-tse etc., enseñaron que “a través del sufrimiento el alma se ensancha, crese”. Ella no solo lo vino a reconfirmar, ella practicó la escases consiente, practicó el hambre consiente, sintió el egoísmo y la envidia que sufre la humanidad en sus corazones, en sus materias, y ella lo sentía conscientemente y la entristecía, empero siempre con la fe en DIOS, con la fuerza de los Creadores dentro de sí, siempre con la luz en sus ojos para caminar por el sendero, sendero que sería el legado que dejaría a Nos sus hijos e hijas.

Por estar en una esfera de dolor donde sus habitantes les es más fácil apegarse y desarrollar lo malo, ella, ésta delicada figura, pero fuerte Eva, se enfrentó a todas las incomodidades que despiertan en los malos hijos de la Gea la presencia de los DIOSES, la incomodidad y la rabia infernal que hace arder los corazones de esos seres más inconscientes, al hallarse frente a la presencia DIVINA, ante la presencia de una DIOSA que brillaba fulgurante en los campos, que brillaba como 5 soles juntos, la VENERABLE MADRE AFRODITA.

Ella tomó la mejor vitoria, no podía ser otra, tenía que ser esa delgada materia cual espiga de trigo que se mese con tanta seguridad y elegancia, que con solo su movimiento enseñaba la forma elegante, agraciada y propia de una verdadera hija de DIOS como debiera caminar.

Los trajes que cubrió esta hermosa flor, nunca superaron la belleza de la misma ante los ojos de los hombres, mujeres, aves y evas, pero esos humildes trajes eran como ver las hojillas que le puso DIOS a las margaritas en su entorno para hacer resplandecer aún más el color blanco de ellas…así mismo era el trajear de esta hermosa DIOSA, sus trajes por muy sencillos que fueran hacían un connubio perfecto con su sencillez y su risa y la mostraban cual Diosa hermosa.

Este ángel, superior entre tantos ángeles, mostraba el orden en sus cosas, mostraba con sus hechos que el orden y la disciplina era la mejor forma para mantener una Inti sana, abierta totalmente para las cosas de DIOS, demostrándolo con sus palabras savias, que aunque muchas no fueron grabadas, quedaron estamparas en nuestros corazones.

Siempre se veía fuerte, con la verdad en su boca y lo más importante, sin temor a decirla a favor o a contra, siempre corrigiendo no importando a quien fuera, pues cuando era de corregir, lo importante es lo que se corrige no la materia en sí, que es la que siente siempre casi cierto dolor, pero que en realidad es el efecto de los defectos en la materia o materia al ser corregidos.

Ella, tú, dulce Eva, emanabas de tu mirar tantos secretos que cuando veía que tus ojos se empañaban de lágrimas, no podía creer que una DIOSA llorara y era porque iniciaba a conocer de verdad lo que sienten los DIOSES.

Dijiste una vez que “las lágrimas son menester que salgan para alivianar el peso de las cargas propias y ajenas”…en ese instante inicie a conocer en realidad toda esa esencia magnifica de los Dioses, que luchan en una materia por demostrar a los hombres y mujeres, avas y evas, que aun estando en un estado tan denso como ser un cuerpo, se puede alcanzar el avance espiritual deseado por nuestros Creadores.

Al ver esos hermosos ojos llenos de misterios del cosmos, llenos de lágrimas mis escasas palabras, como un polluelo que inicia a caminar en la senda, iban enfocadas a decirle que por Qué lloraba, que sus ojos tan hermosos siempre tenían que estar llenos de sonrisas…a lo que contestó: “ Ay! Mi niña si supiera, la amargura sobre esta tierra es demasiada y ese sabor amargo continuo, puede estar en el entorno y a veces puede estar dentro”.

Aprendí con sus savias palabras que aunque fuera una DIOSA, así como lo fue Krestus nuestro Salvador, así como lo fueron nuestros amados Maestres Ha Kelium Zeus Induzeus y el glorioso Venerable Maestro Samael Joav Bathor Weor, siempre la tristeza y amargura propias o ajenas estarían acompañando la existencia de los grandes seres que los SaKros Elohim y Creadores envían a esferas de muerte y dolor.

Madre, hoy hace un eliokron extendiste tus alas en un largo vuelo sin fin, porque las salvadoras y los salvadores vuelan sin saber donde posarán sus sacros pies para seguir la lucha; hoy aun con mi corazón afligido, deseo recordarte y llevarte dentro de mí, como si aún estuvieras en una materia…pero ¿es que acaso no lo estás? Madre mía, miro las mariposas y ahí te siento y veo tu sonrisa, admiro todas las flores y en la magnificente pincionada que DIOS dio a sus ropajes te veo a ti adornada del mejor aroma que se pueda encontrar, veo el amanecer y sintió tu calor en el sol que calienta nuestras materias, te veo en el niño que ríe y aun en el que llora, en la madre que sufre y en la que lo tiene todo, te siento en el susurro del viento y el canto del mar, te veo en la abundancia y en la escases y te siento en mi garganta al cantar.

Gran Señora del Cosmos, sigues palpitante en cada elemento de esta Gea, y por ello mismo debemos perpetuarte con hechos que los hijos de los hijos de este pueblo aun los cuenten como si fueran ayer.

En este día, todos estamos haciendo una conmemoración, recordando anécdotas, recordando tus enseñanzas, recordando tu existencia que aún está latente activa; empero aquellos que no puedan tener la dadiva de ir ni un solo día a esta gran conmemoración, que porque no tuvieron las formas, no se queden en las ciudades sin hacer algo, recuerden que esta gran DIOSA siempre fue muy activa y no perdía tiempo, así vosotros como hijos de esta doctrina que ella nos enseñó, debéis demostrar que sí lo son con el ejemplo. Si no pueden estar presentes en el Templo, reúnanse hoy o mañana en sus fuentes los que hayan quedado en las ciudades y bríndenle una sonrisa a un bendigo, bríndele una lagrima de alegría a una viuda, bríndele una gran sonrisa a un niño o niña que en sus estómagos sufran el flagelo del hambre; recuerden que ella siempre fue muy dadivosa, siempre estuvo presente en obras de caridad que hacia al lado de su gran antropogeneo de lucha el Gran Maestre Ha Kelium Zeus Induzeus. No olvidéis que siempre nos enseñó que la Caridad Cubre múltiples de faltas, y que es una de las potentes formas para que los Creadores nos miren con ojos de bondad.

Nuestra Madre Afrodita nos enseñó el poder de la caridad, no dejemos que esto se pierda en las memorias de las criaturas y mucho menos, que el fuerte viento del tiempo desgarre esta verdad por ser sencilla, ya que las cosas sencillas a veces se las lleva el viento y por eso mismo debemos fortalecerlas y ya fortalecidas será una las llaves para sacarnos de esta rueda del Samara.

Solo se sabe cuánto valor tiene una criatura o un Ser cuando se pierde, eso dicen las personas comunes y corrientes, pero NOUS como los hijos de este pueblo, siempre supimos cuán grande eras y por eso sigues siendo grande dentro de Nos y en nuestro pensamiento.

Madre mía, dejaste retoños en este mundo, algunos que como do que no tuvimos la grandiosa oportunidad dramática de salir de tu sacro vientre, pero otros que si como tus hijos Dioses, estoy segura que iniciaran en el momento preciso, en el día preciso, en la hora precisa a entregar tanto saber que tú! Madre y nuestro Padre Kelium Zeus, depositaron en sus Haments cuando les concibieron cual lampos de fuego, y que seguirán expandiendo este mensaje, que como gran ejemplo nuestro comandante Samael Joav Bathor Weor lo hiso cuando entre NOUS estuvo. El tiempo pasa, y ninguna materia es eterna, solo los seres, y por eso se hace tan indispensable que esa preciosa simiaje tuya Madre mía, ya esté fortificada en el fervor de esta batalla, para combatir la cruel ignorancia que aborta la libertad de las criaturas.

Sacra Madre Afrodita, licénciame si mis palabras no son las mejores, licénciame si mis lágrimas todas juntas, ahora se han convertido en un grito de guerra en contra de la maldad, invitando a mis hermanos y hermanas a la lucha, pero eso aprendí de ti, cuanto más dolor haya dentro, debemos mostrarnos más fuertes que nunca, pues esa es la verdadera fuerza del DIOS VIVO que tu como DIOSA MADRE viniste a entregarnos a tus hijos e hijas.

Madre de DIOSES, madre mía, antropogenia mía, mi consejera con tus palabras y hechos, a ti elevo siempre todos los días mis mejores loores, y elevaré pronto mis mejores cantares al igual que tus hijos e hijas, para que como aristas que flotamos en este inmenso espacio sin fin, nuestras voces lleguen a ti y así la palabra hecha armonioso canto, te alabe por siempre y llegue al estrado de tus suaves pies.

Tu hija, tu antropogenea de lucha, tu servidora por siempre y para siempre,

GAIA DEVORAH DO RE MI FA SOL LA SI

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *