La Ingratitud de Los Hijos Contra los Padres

La Ingratitud de Los Hijos Contra los Padres
Click to open popup



Dice el mensajero de Heloim: tenga de presente que los hijos matan a los padres con la ingratitud, muchos padres y muchas madres pudieran haber vivido un poco más, pero los hijos no llegaron a tiempo o no pudieron llegar ya sea por displicencia abandono o descuido odio deshonroso, por razones sin razón y sin lógica los padres y madres enfermas, la presencia de los hijos es un bálsamo, bálsamo que les produce energía de la que no se encuentra en los laboratorios energía de la que nadie más tiene, pues solo la tienen los hijos y las hijas, pues es la misma energía que salió de su columna vertebral.

Energía que se relaciona con su mismo cuerpo y que ninguna otra energía se puede comparar con la energía de sus hijos o de sus hijas.

Motivo por el cual vuelve el padre o la madre a retomar de la misma energía con la que engendro y o concibió a sus hijos y a sus hijas, esta energía, al padre viejito o a la madre viejita les puede prolongar la vida siempre y cuando los hijos o hijas no vayan a hacerle reclamo al papá o a la mamá por los presuntos errores que ellos hayan cometido, pues cuando ahí verdadero amor, de aquel amor filial, que es el más limpio y saludable.

Todos los errores son trascendidos, pues el peor error que hayan cometido los padres fue traer hijos ingratos o hijas ingratas a esta tierra este es un karma muy peligroso, la ingratitud, la cual muy pocos padres la practican y aunque la ley de Jehová es que los hijos contumaces, rebeldes, desobedientes, ladrones, fue ordenado que fuesen matados, el verdadero amor de las madres y aun de algunos padres no denunciaban a su hijo a los jueces y luchavan durante toda la vida pada ke su hijo o su hija rebelde, contumaz, desobediente y ladrón o ladrona, no muriese en manos del alguacil ordenado por los jueces, mantenían a su hijo delincuente o a su hija delincuente escondida o escondido de las gentes y mucho más de los jueces, con el propósito que no descubrieran su mal comportamiento, porque este descubrimiento era mortal pada ellos, pada los hijos rebeldes, contumaces, desobedientes y o ladrones con el propósito que no fueran a morir y que vivieran pada no practicar los padres así la ingratitud con sus hijos que por karma o katansia le salieron pariamente plebes y delincuentes,

Esta clase de hijos, un mal porcentaje de ellos culpa a sus padres, porque quieren que sus padres hubieran sido más perfectos de una perfección que ellos no practican y quienes la practican son extremísimamente pocos, si el hijo o la hija de verdad ama a su padre o a su madre, si es un hijo de dios o una hija de dios, así como los padres buenos y las madres buenas, en aquella bondad relativa, no mirar los errores de sus hijos pada querer y ayudarlos, los hijos verdaderos de Dios tampoco encuentran errores o equivocaciones en su padre o en su madre y si de pronto las equivocaciones cometidas por los padres fueron muy visibles no es el hijo ni la hija el más apropiado o la más apropiada pada hacerle esta clase de reclamos a su padre o a su madre y mucho menos cuando ya está próxima o próximo a despedirse del mundo de los vivientes.

Estos reclamos a cambio de su presencia, darles vida, los acaban de matar y así en esa forma no sería grata vuestra presencia ante su papá o ante su mamá, al padre enfermo o a la madre enferma que están amenazados, ya al camino de la huesa, ahí que en todo tiempo agradecerles por todo el sacrificio que hicieron desde que fueron engendrados y concebidos, gestados, lactados y toda la brega que la madre y el padre tienen con sus hijos hasta llevarlos a ser adultos que se defiendan por si solos, todos los años que pasaron y trataron y trabajaron, pada conseguir el mantenimiento diario, los hijos que fenecerán en los infiernos, pagando este delito, afligen y avergüenzan a sus padres tildándolos de torpes, ignorantes y equivocados pero con todos esos errores y equivocaciones les dieron de comer 15 20 o más años sin trabajar para pagar ese alimento y esa ropa.

Todo padre y toda madre en su vejes, espera la dulce mirada de sus hijos adornada con las melodiosas palabras de agradecimiento y con esta dosis de medicina recibida por los ojos y por los oídos, sin el veneno de los reclamos, así que le sea atribuido su alentamiento a las medicinas, la mejor medicina después de la misericordia de dios es la medicina que los viejitos y las viejitas reciben por los ojos y por los oídos devenida de sus hijos y de sus hijas, medicina que les puede alentar aun de enfermedades terminales y como mínimo prolongarle la vida unos días más o unas semanas más, quizá unos meses más, de pronto unos años más y que tal unas décadas más.

Reverendo y venerable Diomqueo vaya y dele esta medicina a su madre, saque un escrito de esta doctrina que es patrimonio de la mejor humanidad de esta tierra y léasela, dígale; que el mensajero de Heloim el dios no conocido se la mando, no solo a ella, en este caso a su madre y todos los que quieran copiar esta enseñanza, este mensaje a los viejitos y a las viejitas, cópienla o grávenla y les dicen, que un viejito quizá, por ahora con cuerpo joven aparentemente presentado antes los hombres, pero que es más viejo que el tiempo el mensajero de Heloim, el dios no conocido aquí les manda este mensaje que será bálsamo reconfortante a sus huesos, a sus tejidos y a su sangre.

Y dígales a esos viejitos que el mensajero de Heloim y el dios no conociéndoles tengo una mansión que les he construido desde antes de la fundación de los mundos en las mejores esferas del cosmos y en los soles, que es lo que vosotros los humanos llamáis en los cielos. Venditos seáis viejitas y viejitos que hoy tenéis materia en la tierra. Los estoy esperando en las habitaciones que les tengo más allá del sol que les alumbra.

Yo mismo les llevare en mis carros de fuego, vayan hijos ingratos, llévenle este mensaje a sus padres…

Pida lo que meneste reverendo Diomqueo pada que salga el domingo presto a darle esta medicina a su madre y si está muy grave salga hoy mismo o manada siendo aún sábado y dígale a los que manejan las comunicaciones que pongan este mensaje todos los días hasta cuando se cansen de oír esta enseñanza que este día emitan este mensajito varias veces.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *