Cómo el Autismo está Vinculada con la Intoxicación por Mercurio

Cómo el Autismo está Vinculada con la Intoxicación por Mercurio
Click to open popup



Un estudio reciente publicado por el diario polaco Acta Neurobiologiae Experimentalis levanta preguntas nuevas y pertinentes sobre el cada vez más intenso vínculo entre la toxicidad del mercurio y los trastornos del espectro autistas (TEA). Lejos de ser el engaño definitivamente desacreditado que los medios de comunicación oficiales y propagandísticos, aparte de los llamados “escépticos” han declarado de forma arrogante que es, la supuesta conexión entre la exposición al mercurio, particularmente en vacunas y el autismo está convirtiéndose casi innegable, ya que la evidencia continúa surgiendo mostrando que la historia oficial sobre el asunto es una total tontería.

Titulado como Evidencia de paralelos entre la intoxicación con mercurio y la patología cerebral en el autismo, la investigación de 41 páginas identifica una sorprendente cantidad de 20 paralelos entre el envenenamiento con mercurio y el autismo. Entre estos destacan la degeneración intracelular, la neuroinflamación, la activación de la respuesta inmune del cerebro, el estrés oxidativo y la peroxidación lípida, los niveles reducidos de glutatión, la disfunción mitocondrial, los cambios patológicos en los vasos sanguíneos, disminución del flujo sanguíneo cerebral y en el cerebelo e incremento de los niveles de citosinas pro-inflamatorias en el cerebro, así como muchas otras.

Poniéndolo más simple, el equipo de investigación, dirigido por Janet K. Kern del Instituto de Enfermedades Crónicas de Maryland, identificó casi dos docenas de cambios sistémicos y metabólicos ocurridos dentro del cuerpo como resultado de la intoxicación con mercurio. Y da la casualidad que estos mismos cambios también ocurren por lo general en niños con TEA, muchos de los cuales recibieron inyecciones con mercurio en la forma de Timerosal como resultado de participar en programas o campañas de vacunación infantil.

“Aunque pueden haber componentes genéticos o de desarrollo en el autismo, la evidencia en esta revisión actual del cerebro indica claramente la realidad del daño cerebral en TEA … (y) los síntomas del daño cerebral que caracterizan al autismo corresponden en mucho a los vistos en la intoxicación subaguda con Hg (mercurio)”, escribieron los autores en sus conclusiones.

“La evidencia sugiere que el mercurio puede ser casual o contribuyente en la patología cerebral en TEA y posiblemente trabaja de manera sinergística con otros compuestos tóxicos o patógenos para producir la patología cerebral observada en aquellos diagnosticados con autismo”, añadieron.

Puedes leer el comentario completo del equipo de investigación para más detalles sobre cómo llegaron a estas reveladoras verdades tan incómodas para la industria de las vacunas, aquí:

http://www.ane.pl/linkout.php?pii=7212

Deja de inyectar a tus hijos con vacunas que contienen mercurio y dile a tus amigos y familiares que hagan lo mismo

De forma interesante, J.K. Kern y demás, citan trabajos previos sobre la materia en el año 2000 que encontró 79 similitudes entre la intoxicación con mercurio y el autismo, lo cual queda delineado en la página 139 del diario (página 27 del archivo PDF del estudio). De este diagrama, puedes ver por ti mismo como la intoxicación con mercurio exhibe virtualmente los mismos síntomas exactos vistos en el autismo, un hecho que hasta el escéptico más dedicado y recalcitrante no pude de ninguna forma negar.

Investigación similar publicada en el Journal of Physiology and Pharmacology en junio encontró que la exposición perinatal al Timerosal, o la exposición al mercurio vía vacunas poco después del nacimiento, es directamente responsable por inducir efectos neurotóxicos en el desarrollo del cerebro. Particularmente en el cerebelo, el mercurio se descubrió que atrofia la expresión de genes correspondientes a la regulación hormonal, en particular de la glándula tiroides, la cual es responsable del desarrollo cerebral en humanos.

(http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22791642)

Con todo esto en mente, queda claro que no vale la pena arriesgarse a inyectar a tus hijos con este tóxico veneno sólo por que las autoridades sanitarias o gubernamentales insisten, sin ninguna clase de prueba en mano, de que el mercurio sea seguro. El grupo Coalition for Mercury-free Drugs, conocido también como CoMeD, ha trabajado durante años para prohibir el mercurio en todas las vacunas y medicinas, ya que claramente es una neurotoxina nada segura y con comprobados efectos que alteran la vida de las personas – pero hasta que suceda eso, asegúrate de evitar todas las vacunas que contengan mercurio y dile a tus amigos y familiares que hagan lo mismo.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *