Trotsky Como Anti-Intelectual

Trotsky Como Anti-Intelectual
Click to open popup



trotsky-2La afirmación sobre la actitud liberal de Trotsky hacia las artes también es una fabricación.

Él creía que el Partido Comunista debía tener el monopolio en la cultura y las artes. Fue Trotsky quien forzó el realismo socialista en los artistas. En su opinión no podrían hacerse pinturas de paisajes en el Sahara. Tampoco creía en la existencia de la libre imaginación. Exigía que todos los artistas debían seguir la línea del realismo.

También fue Trotsky quien entregó los certificados políticos a los autores sin los cuales no podían continuar trabajando. Trotsky decidió lo que sería permitido pintar y lo que no.

Lenín y Trotsky creyeron que todo lo creado, fuera de la doctrina Marxista, era arte antisocial.

A Mikhail Bulgakov se le dio la tarea de escribir una obra comunista. Se negó.

Hubo pocos autores que se atrevieron a negarse. Después, no tuvo ninguna posibilidad de publicar. En 1929, Bulgakov escribió a Gorky: “¿Por qué la Unión Soviética debe detener a un autor que no se le permite publicar su trabajo? ¿Es la intención destruirlo?” En 1939, estaba desesperado y había escrito “Batum” una disculpa, (más bien un grito ahogado) y un tributo al Stalin revolucionario joven. Esto no le hizo bien. ¡Le faltó el fondo apropiado! En su brillante novela “El Amo y Margarita”, sólo publicada en 1966, dice que la cobardía es el más grande de los pecados mortales.

Según el mito, Trotsky también sostenía una visión liberal o avantgarde en la literatura. Incluso se afirmaba que fue un crítico literario muy competente.

En 1923, Trotsky publicó su colección de artículos sobre la literatura, junto con sus decisiones, aprobada por el Partido, con respecto a la censura. El título de este horrible libro es “Literatura y Revolución” (publicado en inglés en 1991). según este libro, el objetivo de Trotsky era transformar la literatura en una arma de la revolución. Escribió que todas las ideas peligrosas para el Comunismo deben ser purgadas.

Creía sin embargo, en el uso de las formas de arte “peligroso”, y propagar en ello el ‘sano’ contenido comunista. Es difícil imaginar alguna idea más vil que esta. Éste era el nacimiento de arte de la propaganda. La cultura proletaria fue emprendida (qué realmente significa la no-cultura).

Trotsky no escondió este hecho. Enfatizaba que los obreros no tenían tiempo para tomar parte en la vida cultural, ya que tenían que luchar para la revolución. Las cortas pausas entre las batallas no eran suficientes. Los confortaba con una posible oportunidad de disfrutar estos otros valores 50 años después, cuando la revolución fuese victoriosa.

Sólo entonces ellos podrían consagrarse a la cultura del proletariado, pero hasta entonces, los obreros eran ante todo y fundamentalmente soldados de la revolución.

Volver al Índice del Libro: “Bajo el Signo del Escorpión”

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *