Las Comidas Infernales

Las Comidas Infernales
Click to open popup



terror-en-alimentos-2Retomando el tema de las comidas infernales que la judería sionista ha popularizado entre los gentiles, hemos sabido por confesiones de gente que ha trabajado en los MacDonald, y otros establecimientos de comidas infernales similares, que ellos reciben la grasa que emplean importada de los EU, en latas de manteca o grasa, y que es una mezcla de grasa de todo tipo, de cochino, gusanos, ratas y otras de origen desconocido, mezclada con drogas como cocaína y morfina, para enviciar y volver adicta a la gente a comer en esos establecimientos.

Una de las comidas predilectas de las trasnacionales judías de comidas basura o comederos de la muerte, como les hemos llamado en honor a la verdad, es el pollo frito o a la broaster, como lo llaman en ingles, que es el pedazo de pollo fritado con grasa de cochino hasta que esa grasa se vuelve crocante y seca.

Esos pollos los crian en enormes criaderos y les ponen en los alimentos e inyectados, hormonas femeninas, esteroides y anabólicos, con lo cual crecen anormalmente y en un mes engordan y pesan lo que un pollo criado en una granja y comiendo alimentos naturales engordaría y pesaría en 7 meses. Pero las carnes y grasas que forman en ese mes, en que engordan anormalmente hasta que son muertos, son grandemente nocivas para el organismo, son grasas saturadas, y carnes llenas de hormonas femeninas, esteroides y anabólicos que envenenan la sangre del que se los come, su grasa antinatural saturada se fija en las arterias y no sale de allí, provocando a la larga embolias, infartos, arterioesclerosis, arritmias cardíacas, coágulos en el cerebro y otras afecciones mortales, impotencia y homosexualismo en hombres y mujeres y cáncer.

La gente se llenan de hormonas femeninas sintéticas, y de allí la proliferación de homosexuales, mujeres ninfómanas o lesbianas tan grande en el mundo.

Y lo mismo cuenta para las carnes de cochinos y otros animales, porque también los crían inyectándoles y poniéndoles en el alimento cantidad de éstos productos anabólicos, esteroides, hormonas sintéticas, etc.

Esta grasa que emplean en esos establecimientos judíos como el tipo Mac Donald´s viene generalmente importada de los EU, contiene drogas y otros componentes desconocidos venenosos, la emplean una semana seguida, o sea la recalientan todos los días de la semana en grandes pailas y vuelven a fritar en ellas toda la comida, el pollo, hamburguesas, perros calientes, papas fritas, etc.- Estas grasas que durante siete días o más se recalientan, se sobresaturan y se vuelven un verdadero veneno para el cuerpo humano, no son digeribles y va a depositarse en las paredes de las arterias en los tejidos y nadie la puede sacar de allí y va deteriorando todo, creando arteriosclerosis, cáncer, y todo tipo de enfermedades, en los tejidos, en las arterias y en todos los órganos en donde se depositan, dañando y deteriorando, todo cuanto tocan, y produciendo cáncer, y ésta misma grasa es la que reparten por todas las panaderías del mundo para fabricar el pan.

Al perfeccionarse la química en el siglo XX, se inventaron multitud de productos fabricados con productos químicos, la mantequilla, la margarina, el jugo de naranja, la mayonesa, la mostaza, la salsa de tomate y otras salsas químicas, los cubitos de grasa, prácticamente, que le dan “rico “gusto a la sopa, tipo Maggie, los diablitos ,que es una pasta de carnes de animales inmundos de todo tipo con drogas y químicos, nocivos para la salud.

La mayonesa no tiene huevos, la salsa de tomate no tiene tomates, el jugo de naranja no tiene naranja, son puros químicos.

Se inventaron los “conservadores químicos”, para que los alimentos no se dañen, que son poderosos antisépticos, que le echan a los alimentos envasados, pero que dañan al cuerpo humano.

Con respecto a la comida, era necesario al sionismo judío, inventar comidas nocivas, con mucha grasa, carne y sangre de cochinos, gusanos y ratas y engordar artificialmente o antinaturalmente a los animales de cria como cochinos, pollos, inyectándoles hormonas femeninas, anabólicos y esteroides para que engordaran muy rápidamente y criaran carnes y grasas muy dañinas para la salud humana del que se las come con componentes químicos nocivos y poner a todo el mundo gentil a comer de esas comidas.

Hace unos cuantos años, repetimos, inventaron en EU los restaurantes de comida “rápida”, o comidas especialmente frituras, en grasa de cochino, grasa de lombrices o grasa de ratas: hamburguesas, perros calientes, pollos fritos o la broaster, frituras de todas clases en grasa de cochino sobresaturadas, condimentado con salsas químicas, acompañadas de papas fritas en las mismas grasas y ensaladas aderezadas con químicos nocivos.

Inventaron la salsa de tomate química, la mayonesa y la mostaza químicas, salsas de todos tipos, mantequilla química llamada margarina, todos venenos lentos.

Inventaron la margarina, que originalmente era una pasta blanca derivada del material plástico, y que no sabían en que emplearla, hasta que finalmente un judío inventó ponerle colorante amarillo y venderla como mantequilla “artificial”. La margarina que hoy se vende en los supermercados es un veneno potencial, igual la salsa de tomate , que no tiene nada de tomates sino que son puros químicos, la mayonesa, que tampoco tienen nada de huevos.

En el año 2006, científicos de todo el mundo denunciaron que había unos cuantos alimentos sintéticos o artificiales como la margarina, gelatina, mayonesa sintética, salsas, etc, que tenían un tipo de acidos grasos trans, así los llamaron y los prohibieron a nivel mundial y la mayoría de los gobiernos de los países más poderosos ordenaron a los productores de éstos productos, en su mayoría judíos, que pusieran en las etiquetas, que contienen acidos grasos trans, perjudiciales para la salud.

Fíjense como será el poder de los judíos a nivel mundial, que los gobiernos de los países poderosos no pudieron prohibir que se siguieran fabricando estos alimentos venenosos, y lo único que pudieron imponer es que en los envases se pusiera que contienen acidos grasos trans o venenosos.

Este tipo de ácidos grasos trans son un veneno terrible para la salud, aumentan el colesterol total y el LDL(colesterol malo), y disminuye el HDL(colesterol bueno), aumenta en cinco veces el riesgo de cáncer, disminuye grandemente la reacción inmunológica del organismo.

Por ej la margarina como la venden en todo el mundo de cualquier marca o mantequilla sintética o química es un tóxico poderoso y la parte más interesante le falta una molécula para ser plástico ¡ es material plástico!!.

Inventaron embutidos con carnes de cochinos, ratas, lombrices, y cadáveres de todo animal muerto que les venden a éstas trasnacionales de productos cárnicos.

Mezclan esas carnes con su grasa y su sangre, inventaron los conservadores químicos, altamente perjudiciales para la salud, y se les empezó a echar a todos los productos elaborados por ellos, formol y otros venenos químicos como nitratos, para que se conservaran largo tiempo en el embase o en la tripa sin dañarse , en perros calientes, morcillas, chorizos, jamones, mortadelas, salchichones y embutidos en general, llamados fiambres y también en los productos lácteos, agua mineral embasada, refrescos, y enlatados de todo tipo, etc. Inventaron hidrogenar alimentos, para que se conservaran sin podrirse dentro de los envases por largo tiempo, eso significa que se le añade hidrógeno lo que cambia la estructura molecular de las sustancias y las transforma en un veneno para el organismo.

Se inventaron la mantequilla química, la margarina (grasa sintética), los quesos químicos, la mayoría derivados del petróleo, por ej. los de la multinacional Snakcs (doritos, pepitos, etc.), que son quesos que no tienen nada de lácteos, sino son subproductos del petróleo, fabricados con procesamiento de cauchos viejos, hidrogenados, etc.

Al mismo tiempo, repetimos, en éstas décadas pasadas, se formaron grandes compañías norteamericanas de expendio y fabricación de comidas, llamadas chatarra o comidas “rápidas” o comidas basura como la llaman también, propiedad de judíos sionistas, que son propietarios de más de cincuenta por ciento de las acciones o sea que dominan esas compañías y el resto de acciones las venden a miles de accionistas gentiles, que no tienen ni voz ni voto, y que dan franquicias a los gentiles, para montar y gerenciar sucursales.

Estas grandes corporaciones judío gringas como Mac Donald, Wendys, Subway, Snacks, Burger´s King, Pollo FKS, Pizza Hutt, Arturo´s etc., llenaron cada país del mundo, cada ciudad, cada pueblo del mundo con éstos restaurantes de comidas “chatarra” o comidas rápidas venenosas.

El “imperio” y el sionismo, han inundado el mundo de éstos restaurantes, que no se deberían llamar así, pues no restauran nada, más bien se deberían llamar los intoxicantes o envenenantes, pues eso es lo que hacen con la gente.

A éstas comidas basura, como se les conoce, además de todos los componentes nocivos para la salud, les agregan drogas, pequeñas dosis, de coca, especialmente, para crear hábitos en las gentes y así éstos establecimientos se las pasan llenos de gente comiendo y envenenándose lentamente.

Además especialmente en América del Norte, Centro y Sudamérica, los sionistas han promocionado los puestos de comidas callejeras, donde solo venden perros calientes, hamburguesas y coca cola y otros refrescos venenos como ella. Esos quioscos son visitados diariamente por camiones proveedores de las grandes trasnacionales de embutidos, perros calientes, hamburguesas y todo tipo de pastas molidas de carnes, sangre y grasa, especialmente de cochinos, ratas y lombrices, que venden esas grandes trasnacionales como Oscar Mayer, Under Woods, Plum Rose, etc.

Ahora se los ponen a los quesos, a la leche, y a ésta le ponen en el envase “larga duración”, y esa leche puede estar a la temperatura ambiente, fuera de la nevera, quince días sin dañarse, por lo poderosos antisépticos o conservadores químicos que les ponen, pero que son tremendamente nocivos para el hígado, los riñones o el páncreas.

Hacen los químicos, quesos químicos que no derivan de la leche sino del petróleo y de procesar cauchos viejos, como los producidos por la empresa SNACK, doritos, pepitos, chitos, etc.

Los helados y postres que venden, ahora no los hacen con leche de vaca o huevos, como antes, sino que son puros químicos, esto ya lo explicamos cuando hablamos de los helados, que los fabrican con puros químicos, colorantes artificiales, conservadores químicos, productos químicos con sabor a frutas diversas, con los que sustituyen las frutas por éstos químicos, la mayoría venenosos para la salud.

Al mismo tiempo en estas décadas pasadas, repetimos, se formaron grandes trasnacionales norteamericanas, propiedad de judíos, de comidas rápidas como McDonald, Wendys, Subway, Snacks, Burger´s King, Pollo FKS, Arturo´s, Church Chiken, etc. y llenaron cada país, cada ciudad, cada pueblo del mundo, con centenares de miles de restaurantes de éstas trasnacionales.

Y se formaron grandes trasnacionales dominadas por judíos de fabricación de productos cárnicos en las que fabricaban pasta de carne, con una combinación de varios tipos de carnes de animales inmundos como ser cochinos, ratas, lombrices y todo tipo de animal muerto que compraban a los ganaderos y criadores.

Estas carnes las mezclaban con la grasa y la sangre de éstos animales, y les agregaban conservadores químicos altamente nocivos para la salud, colorantes para hacer más o menos rosada o roja la pasta, drogas para que la gente se habituara y le ponían luego letreros o etiquetas a los productos fabricados que decían de pollo, de pavo, de vaca, de hígado de pavo, paté de pavo, etc., por ej: Plum Rose, Underwood´s, Oscar Mayer, etc ¿Porqué mezclan sangre, grasa, carne de animales inmundos como cochinos, ratas, lombrices, en ésas pastas de carnes?, porque la Biblia es muy clara en cuanto a sus mandatos. En Levíticos 7, N° 24,25,26 y 27, habla claramente de la prohibición Bíblica a comer grasa o sebo y sangre y en varias partes de la Biblia, habla sobre la prohibición expresa de comer carne de cerdo y de todo animal que se arrastre o sea roedor, les llama la Biblia animales inmundos y comer su carne es abominación espantosa, según ésta.

Los judíos en sus planes macabros y satánicos para dañar la raza de los gentiles, crearon inmundos alimentos por cantidades, uno de ellos son éstas pastas de carne, con las que hacen jamones, mortadelas, hamburguesas, chorizos, embutidos de todo tipo o las “comidas rápidas, de sus “comederos de la muerte”, tipo Mac Donald´s, en sus industrias de la muerte, para de una vez violar todos éstos Mandamientos Bíblicos y crear alimentos y bebidas que degenerara a la raza de los gentiles, que dañará sus cuerpos y almas, para acortar la vida, degenerarlos, debilitarlos, anular su conciencia, etc.

Otro de los descubrimientos científicos, nefastos para la raza, fué el de que las hormonas femeninas, los anabólicos y los esteroides engordan a los animales muchísimo más rápido, por ej un pollo criado en una granja y comiendo cosas naturales, maíz, granos, etc en unos siete meses pesaba unos cinco o seis Kg, pero alimentándolos o inyectándolos con hormonas sintéticas femeninas, esteroides y anabólicos, engordaban en un mes, esos cinco Kg y más.

Este descubrimiento llevó a que todos los ganaderos, criadores de pollos, cochinos, vacunos y otros animales adoptaran la costumbre, de dar en los alimentos de sus animales, estos productos nocivos para la salud, porque ganaban muchísimo más dinero y más rápido.

Pero éstos animales engordados en forma artificial y antinatural, con hormonas sintéticas, esteroides y anabólicos mezclados en sus alimentos o inyectados por sus criadores en su sangre, crían grasas antinatura, grasas saturadas y muy nocivas, que se van depositando en el sistema circulatorio del que se come éstos animales y provoca embolias, arterioesclerosis, infartos, derrames cerebrales, y otras enfermedades como cáncer.

Ellos dan franquicias o concesiones de manejo de éstos restaurantes y fábricas de comidas inmundas a gentiles, que pagan por esas franquicias y que deben hacer y dar de comer en esos restaurantes, y fabricar en esas “fábricas de muerte”, lo que dicen los directivos judíos y a cambio les dan un porcentaje de las ganancias.

A éstas comidas que expenden éstos restaurantes de comidas rápidas, y fabrican las fábricas de productos cárnicos, aparte de todos los tóxicos que tienen o componentes nocivos para la salud, les ponen drogas, pequeñas dosis de coca, para crear hábito en la gente, y así estos establecimientos se la pasan llenos de gente comiendo y envenenándose lentamente, y los supermercados, almacenes y pequeños abastos de comida se la pasan llenos de inmundos productos cárnicos, como perros calientes, jamones, bolognas, hamburguesas, mortadelas, salchichones, chorizos, diablitos, cubitos, y embutidos de todo tipo, etc.

Las hamburguesas, los perros calientes y las grasas en que fritan todo lo que venden en éstos establecimientos, tipo Mac Donald´s, vienen directamente de los EU, en conteiners refrigerados y hechos con carnes de cochinos, gusanos y ratas, y todo lo fritan en grasa de cochino, (como por ej el pollo a la “broaster”), mezclada con la sangre de éste animal, y de otros animales inmundos como ratas y gusanos.- Por supuesto los judíos tienen prohibido comer en estos establecimientos.

Con ésto buscan los sionistas cumplir con sus Protocolos, envenenando, ensuciando y enfermando en cuerpo, alma y espíritu a los gentiles o cristianos.

Es necesario ahora, referirnos a la Biblia, para demostrar o verificar, porqué comer cochino o ratas o lombrices u otros animales inmundos es abominable e inmundo y anula la evolución espiritual y la evolución del alma.

La iglesia católica romana y el sionismo judío cuyas mafias dirigentes a través de la historia han actuado coordinadamente y siempre de acuerdo, para que una minoría dominara a la gran mayoría y la tuviera sojuzgada, y miserable, mientras esas mafias amasaban toda la riqueza del mundo, eliminaron de las Biblias, todo lo relativo o lo que prohibiera comer cochino, marrano o cerdo, como por ej los Libros de Macabeos, el Libro de Sabiduría, el Libro de Eclesiástico, pero se olvidaron de eliminar varias partes de Levíticos.

Este animal, el marrano, tiene una cadena de ADN, parecida a la de los humanos, por eso la gente asimila su carne con relativa facilidad y el gusto y olor de su carne frita o guisada son atrayentes para la mayoría de la gente, pero es un animal, cuya parte anímica, va en involución. Su conciencia es casi nula, comparándola con la de un vacuno o una oveja, sus instintos son bestiales, es el único animal que cuando tiene hambre se come su excremento si no tiene más para comer o se come el alimento mezclado con su excremento.

La persona que come mucho cochino o come bastantes fiambres , perros, mortadelas y otros que fabrican con esas pastas inmundas que fabrican las industrias cárnicas judías, se vuelve bestial, su conciencia de las cosas espirituales y superiores se va anulando y en su lugar sus instintos se vuelven bestiales, como los de los cochinos, su moral, su espiritualidad se va anulando y solo van quedando sus instintos brutales, materiales, su verdadera inteligencia para las cosas superiores o espirituales se va anulando y solo queda la astucia para saciar sus apetitos básicos, su moral deja de existir y solo quedan sus necesidades materiales y como saciarlas o conseguirlas por cualquier medio como hace el cerdo y saciar apetitos por cualquier medio, por eso en el mundo se han multiplicado los ladrones, asesinos, estafadores, brutos sanguinarios y cada vez son más las gentes que cometen cualquier delito para conseguir lo que quieren, especialmente dinero, sin importarles las cosas de Dios, como ratas o cochinos en dos pátas.

Los judíos que con la diáspora se regaron por todo el mundo, impusieron en cada país el comer carne de cochino como un plato popular, montaron como negocio enormes factorías de cría de cochinos en casi todos los países del mundo, e impusieron como plato nacional de cada país, un plato a base de cochino valiéndose de los medios de comunicación dominados por ellos totalmente, desde hace muchas décadas y si no creen, averiguen.

Y ahora en éste siglo XX de final de la raza, los judíos norteamericanos, especialmente, tienen enormes establecimientos en secreto, en ese país y en cantidad de países del mundo, donde cría y procesan ratas, lombrices y enormes criaderos de cochinos y mezclan todas esas carnes, sangres y grasas de todos éstos inmundos animales, para fabricar sus pastas cárnicas para que se las coman los gentiles y degenerarlos de todo punto de vista, físico, espiritual y moral.

Pero ningún judío come cochino, y si alguno es descubierto, comiendo productos a base de carne de ese animal es expulsado de la comunidad y a veces asesinado.

En los Libros de Macabeos, que eliminaron de las Biblias, en el libro II, capítulo VI, 18, leemos que Eleázaro, doctor de la ley del pueblo de Israel, fue presionado por orden del rey romano Antíoco, para que comiese carne de cerdo y que éste anciano, prefirió morir en medio de terribles torturas, pero no accedió a comer.

En el mismo Libro II de Macabeos en el Capitulo VII – 1 leemos como fueron presos 7 hermanos y la mamá, y que fueron presionados para que comiesen carne de cerdo, por el mismo rey Antíoco, y cómo fueron, cada uno, sometidos a terribles torturas hasta la muerte incluso la mamá y no accedieron a comer carne de cerdo.

Eleázaro, hablaba de que si comía cerdo iba a llevar en adelante una vida aborrecible y que comiendo cerdo echaría sobre su ancianidad la infamia y la execración y que si cedía y comía, se libraría de las manos de los hombres pero no podría librarse de las manos de Dios ni vivo ni muerto.

Léan éstos sagrados Libros: Macabeos, Sabiduria, Eclesiástico, Judith, Tobías en las Biblias llamadas católicas y comprueben éstas afirmaciones.

Otras trasnacionales de procesamiento de alimentos, casi todas propiedad de judíos, como la United Fruits, por ej. que se han apropiado de centenares de miles de hectáreas en Sudamérica, Asia, Africa, etc para producir frutas, y se han inventado ciertas técnicas para cultivar y procesar frutas, que son nocivas para la salud, tan nocivas que se ha muerto muchísima gente, especialmente niños después de comer estos frutos procesados en esos establecimientos.

Recuerdo un caso creo que en Colombia, que salió por la prensa mundial, que se murió el hijo de un señor muy rico, después de comer una manzana, que venían importadas de Chile, el papá del muchacho, demandó a la trasnacional judía que exportaba la fruta y que la procesaba y pagó para que la noticia fuera muy publicitada en Colombia.

Estas trasnacionales propiedad de judíos, de cultivo y procesamiento de frutas, han hecho infinidad de experimentos para alterar genéticamente las frutas, para que sean más grandes, más hermosas a la vista, no tengan plagas, gusanos, no se piquen ni se pudran en mucho tiempo.

Aparte de hacer estos frutos transgénicos o alterados genéticamente, al cosecharlos los echan en tanques con venenos químicos muy potentes, la fruta se impregna de éstos venenos, los absorbe y luego introducen estos frutos en un tanque con parafina, con lo que quedan con una capa superficial de parafina formada por grasa y químicos que conserva el veneno debajo de ella y ni lavando la fruta con agua, se logra sacarle esos venenos que traen impregnados en la cascara.

Por eso es que se mantienen semanas y hasta meses y uno ve esas frutas importadas o nacionales, manzanas, peras, duraznos, uvas, etc. que parecen como de porcelana.

Claro, bicho que trate de penetrar sea gusano, bacteria, etc. se muere, pero son extremadamente nocivas para la salud y no hay ningún ministerio de sanidad, ningún grupo de médicos naturistas o científicos, que protesten contra éstas aberraciones, adulteraciones, atentados contra la salud de la humanidad.

Después de la primera guerra mundial, los judíos pusieron de moda comer todas las harina “refinadas”, (buenas para hacer finados). A estas harinas, en los molinos la separan de la cáscara del grano, por ej en el trigo o maíz, muelen los granos y separan la parte interior que es la harina blanca, del salvado o cáscara molida, y resulta que en el salvado está la fibra y multitud de vitaminas, de hecho la gran mayoría de las vitaminas de los cereales.

Comer una harina refinada es muy nocivo para la salud, porque, en primer lugar, no se está comiendo fibra, que es un componente fundamental de la alimentación y hace que el sistema digestivo, especialmente los intestinos no se tranquen, la fibra actúa como una escoba que va moviendo la materia intestinal.

Segundo: la mayoría de las vitaminas están en la cáscara del grano, y esa cáscara molida que es el llamado “salvado” hasta hace poco se la daban a los cochinos.

Ahora como se han publicado estudios científicos sobre las bondades de la fibra, muchas personas en el mundo consumen salvado.

Ahora, ¿con que finalidad han creado y popularizado éstas harinas refinadas y ahora son el 90% de las harinas que se consumen en el mundo?. La finalidad es la misma que explicábamos anteriormente, dañar la salud de la gente, que la gente viva semienferma, y mueran jóvenes.

Estudios científicos, han descubierto que una persona que consuma harinas refinadas tiene 50% más posibilidades de contraer cáncer que una persona que consuma harinas integrales. Ningún gremio o colegio médico del mundo, protesta o denuncia éstos atentados contra la salud, que hacen e imponen a nivel mundial los sionistas, porque a los médicos los amenazan los mafiosos sionistas y además que a los médicos les interesa tener las clínicas llenas de gentes enfermas, léan los Protocolos judíos, donde habla de los doctores de las Universidades, que son los esclavos útiles del sionismo….

Como dicen los Protocolos de los sabios de Sion: “Nadie les publicará, ningún periódico, ni ninguna TV judía, las noticias o denuncias contra nosotros los judíos”.

Dondequiera que vea uno una industria, a nivel mundial de alimentos, se da cuenta uno, de que éstas, están bajo el dominio y producción de grandes trasnacionales y cuando se investiga, todas son manejadas y están en poder de capitales judíos y sus socios o accionistas mayoritarios son judíos, por supuesto con multitud de accionistas cristianos o gentiles miembros de la burguesía gentil y además tienen franquicias o concesiones para comercializar, al por menor esos productos y además esos gentiles accionistas minoritarios, casi siempre figuran como directivos.

Leamos ahora los Protocolos o libro Revolu-sión en la pág. 39, Acta No 3, donde dice: “ nuestra misión es hacer creer que nosotros, los judíos, somos libertadores del trabajador, que venimos a sacarles de la opresión, haciéndole ver las ventajas de entrar en nuestros ejércitos socialistas, anarquistas, comunistas, haciéndoles ver que los ayudamos, con espíritu de fraternidad y de interés por la humanidad.” “ La nobleza y la aristocracia gentil, que hemos destruido y estamos destruyendo en todos los países del mundo, repartía el trabajo entre las clases laboriosas y tenía gran interés en que pudieran vivir y criarse sanos y fuertes.” Nuestra misión y nuestro interés por el contrario, desea la degeneración de los gentiles, nuestra fuerza consiste en mantener al trabajador en un estado constante de necesidades e impotencia, enfermos o semienfermos (envenenados), porque de ese modo le sujetaremos más a nuestra voluntad y a su alrededor, no encontrará nunca, ni poder ni energía suficiente para volverse contra nosotros.” “El hambre y las enfermedades que sembraremos, concederá al capital derechos sobre los trabajadores, mucho más poderosos, que los que ningún soberano pudo jamás otorgar a la aristocracia”.

“Manejaremos a las masas, aprovechándonos de la envidia y del odio, alimentados por la opresión, las necesidades y las enfermedades y ayudados por ellas, nos desembarazaremos de aquellos que se pongan en nuestro camino”.

Esta casta sionista, perversa enemiga de la humanidad no judía, su odio hacia ésta los lleva a planificar en sus logias secretas maldades sin límites para perjudicarlos.

En los “nuevos Protocolos”, han planificado, acortar la vida útil y la duración de la vida en esa humanidad “goin” o cristiana.

Los últimos planes sionistas son el eliminar en ésta década al cincuenta por ciento de la humanidad o sea unas tres mil quinientos millones de personas o cerdos cristianos como nos llaman.“Todo el sistema alimenticio moderno, las gaseosas o llamados refrescos o bebidas envasadas, los fármacos que fabricamos, etc, nuestros sabios los han diseñado para producir cáncer, diabetes, artritis, pancreatitis, embolias, infartos y destrucción masiva de las defensas orgánicas y con nuestra masiva información y publicidad de nuestros medios de comunicación mundiales, nos aseguramos destruir a los gentiles con el VIH o Sida.” Esto lo leemos en el Libro Revolu-sión: Para ello, tienen todos los medios de comunicación y manejan los gustos y las preferencias de las masas, se han apoderado de todas las industrias de laboratorios químicos y fabricación de medicamentos, en los cuales fabrican todos los millones de fármacos, antinaturales, que producen, la mayoría de los cuales son un veneno para la salud, y en cada una de esos fármacos, el laboratorio que lo ha inventado, lo patenta y nadie lo puede producir sino en ese laboratorio.

Ese solo es un inmenso negocio a nivel mundial, que destruye la salud de la gente.

Pero para poder cumplir con sus demoníacos designios, había que poner a toda la raza a comer comidas y bebidas perjudiciales y venenosas para la salud, para acortar la vida de la raza y dañar y enfermar los cuerpos, las mentes y las almas de los gentiles.

El siniestro plan, es que en pocos años, un hombre de cincuenta años ya esté con un pie en la tumba y que casi no haya ancianos de cincuenta y cinco o sesenta años, están programando a la raza, para que viva hasta máximo cincuenta años, y además que haya mucha mortandad por enfermedades, para disminuir el número de habitantes de la tierra.

Según ellos, los viejos de más de cincuenta años, no judíos, no sirven y molestan, algunos son sabios, y se ponen a escribir cosas inconvenientes, además recargan a los gobiernos con gastos de pensiones y jubilaciones y entonces queda menos plata para robarse Pero además, como todo lo que planifican esas computadoras planificadores de maldades, que son las logias secretas judío masónicas sionistas, todo lo vuelven un inmenso negocio con el que le quitan el dinero a los gentiles o cristianos, y éste va a parar a las arcas judías.

Los judíos sionistas han puesto a casi toda la población mundial a comer cosas inmundas.- Desde hace siglos y en todos los países del mundo vienen, los judíos, imponiendo la costumbre, entre los cristianos o gentiles, como les llaman a los no judíos, de comer carne, grasa y sangre de cochino o puerco y otros animales inmundos.- En todo el mundo, en los siglos pasados popularizaron el comer cochino, y en los siglos 19 y 20, en Sudamérica, Centroamérica ,Asia , etc.

Los platos populares de los distintos países son a base de cochino, ¿será esto casualidad?, no, los judíos y sus medios de comunicación, de los cuales se fueron apoderando paulatinamente, fueron popularizando e imponiendo en la población mundial el comer ésta carne inmunda, mezclada con la sangre del animal y fritando todo en la grasa de éstos inmundos animales o de otros igual de inmundos como ratas o lombrices.

Mientras que los judíos siempre fueron conocidos, porque ellos no comían carne de cochino, ni de otros animales que la Biblia califica como inmundos .

En la Biblia, en Isaías 65-4 dice: “…que comen carne de puerco y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas”. Y en Isaías 6517 dice: “… los que comen carne de puerco y abominación y ratón, juntamente serán talados” dice Jehová.

Igualmente los judíos sionistas especialmente popularizaron entre los gentiles, el comer roedores, como conejos, liebres, ratas, reptiles, lombrices, etc.

El esfuerzo del sionismo judío desde hace siglos, es dañar a la raza de los gentiles, por eso popularizaron el comer éstas carnes de animales inmundos.- La carne, sangre y grasa de ratas y lombrices, no la promueven directamente , por supuesto, pero la dan en secreto, en las hamburguesas y perros calientes, embutidos o fiambres de todo tipo, grasa y otros productos que exportan y fabrican en todos los países del mundo, que contienen sangre y grasa, aparte de la carne, de animales de todo tipo, especialmente prohibidos tanto la sangre, como la grasa, como la carne de éstos animales, por la Biblia.- Hay enormes factorías, especialmente en los EU de Norteamérica en las que crían lombrices, y en otras ratas y cochinos, por millones de toneladas. Pero también ponen enormes factorías en otros países, como por ej. en Mexico, en la población de la Gloria, donde hay una factoría que cria un millón de cochinos, por supuesto de una trasnacional judía, que cria esa enorme cantidad de animales en las condiciones más inmundas, pero no por ahorrar, o por casualidad sino que lo hacen por maldad, para que en esas condiciones inmundas las carnes, grasa y sangre de éstos animales sean más nocivas y execrables y además se muten virus que puedan crear pandemias de nuevas pestes y casualmente dicen que allí mutó el nuevo virus mortal de la gripe AH1N1.

Con ésta carne, grasa y sangre de éstos cochinos hacen una pasta de carne rosada, mezclada con otras carnes, grasas y sangre de ratas o lombrices, y fabrican, jamones (Bologna), mortadelas, perros calientes, hamburguesas, salchichas, embutidos de todas clases, etc y éstos son exportados a todos los países del mundo y son los proveedores principales de los comederos de comidas chatarra, como los Mac Donald´s, Burger King, Sub Way´s, Wendy´s, Arturo´s, Pollo FKS, Church Chicken, etc, etc. y miles de quioscos de comidas callejeras en el mundo que lo único que venden son perros calientes, hamburguesas, embutidos pollos fritos o a la Broaster y refrescos tipo coca cola, todo fabricado por trasnacionales judías, fabricantes de comidas y bebidas venenosas y de muerte.

En la Biblia, en Levíticos, hay una lista de animales que no se deben comer: reptiles, ratas, roedores de todo tipo, cochinos, lagartos, etc.

Además de éstos hábitos de comer carnes de animales inmundos, crearon hábitos y vicios nocivos, no es que los inventaron, solo los popularizaron, como el cigarrillo, el alcohol, las drogas, los refrescos venenosos, etc.

Ahora en éste siglo XX, han creado comederos de comidas inmundas, fritas en grasa de cochino.- Han impuesto, la grasa de cochino en todas las panaderías del mundo ( salvo las que preparan el pan para los judíos), han impuesto comidas inmundas como los embutidos, los jamones, mortadelas, salchichas, perros calientes, hamburguesas, fiambres de todo tipo, frituras en grasa de cochino como el pollo a la broaster, especialmente preparados con carne, grasa y sangre de cochino, ratas y lombrices.

Repetimos, han inundado el mundo con centenares de miles de comederos de cosas inmundas, cuyos dueños repetimos, son grandes empresas trasnacionales judías como Burger’s King, FDK, Snacks, Mac Donald´s, Wendys, Sub-Way, Oscar Nayer, Plum Rose, Under Woods, etc.- Estas grandes trasnacionales de comida rápida, de embutidos y fiambres de todo tipo, con mayoría de capitales judíos y por supuesto con un control absoluto por el sionismo, tienen asociados como accionistas minoritarios a centenares de miles de gentiles en el mundo y además dan franquicias, que son concesiones para montar y operar esos comederos a gentiles.

En todas las ciudades de todos los países del mundo, en todos los pueblos, han puesto varios comederos de éstos de cada trasnacional, de forma que en todo el mundo, en Africa, Asia, América, en las zonas más remotas, uno conversa con gente de esos sitios y dicen: llegó el progreso a mi ciudad pusieron un Mac Donald , o un Sub Way o un Burguer’s King!.

Esto es una programación infernal del sionismo judío a nivel mundial, todas éstas trasnacionales de comederos de “comidas rápidas”, obedecen a la misma programación sionista, a nivel mundial y ésta es ir enfermando, envenenando lentamente a la raza de los gentiles o cristianos o no judíos, pues los judíos tienen prohibido ir a éstos comederos de comidas nocivas y enfermizas.-

La idea es simple, ir despoblando o disminuyendo la raza de los gentiles o cristianos, que vivan poco, llenos de enfermedades, con las mentes y las voluntades débiles y degeneradas, que haya centenares de millones de enfermos y las clínicas privadas, propiedad en su mayoría de capitales judíos, estén llenas de enfermos, las trasnacionales laboratorios fabricantes de fármacos venenosos, que en su mayoría están en las garras del capital judío, trabajando a toda máquina, en una danza de billones de dólares, vendiendo a los pobres enfermos, que se contarán en poco tiempo por millones, fármacos venenosos que alivian de una dolencia, pero crean otras enfermedades en muy corto plazo, pero que según los médicos alópatas los van a aliviar y curar.

Extraído de: “La Guerra Final Año 2012″ – por Emiliano Zapata

2 Comments

  1. EXPLICACION MUY COMPLETA QUE TOCA LOS AMBITOS CIENTIFICOS, ESPIRITUALES, LOGICOS DE LA VIDA DIARIA PARA CONSIDERAR CUANDO SE QUIERE COMER COMIDA INFERNAL.

  2. muy clara la explicacion sobra las comidas infernales pero quisiera un poco mas de explicacion sobre el VIH SIDA.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *