El Gran Terror

El Gran Terror
Click to open popup



terror-sovieticoPor 1937, otras 18 millones de personas, además de los 30 millones que habían sido eliminadas durante la colectivización y el hambre había perdido sus vidas como resultado de la ola de terror de Kaganovich. Todavía no era suficiente. Quedaban todavía “demasiadas personas”. Esa fue la razón por la cual el gran terror comenzó en 1937. Las personas fueron ejecutadas en olas, según el historiador Dmitri Yurasov. Una de tales olas ocurrió en Moscú y Leningrado el 30 de octubre de 1937, cuando un número especialmente grande de personas fueron asesinadas.

¿Estaban quizás los Chekistas celebrando algo? En el año anterior (el 30 de septiembre de 1936), el Comisario del Pueblo para los Asuntos Internos, Genrikh Yagoda (en realidad Hirsch Yehuda) había sido despedido y había sido reemplazado por Nikolai Yezhov. Fue Kaganovich quien quiso librarse de él. No era lo suficientemente eficiente. Yagoda que había sido previamente farmacéutico siempre llevaba su maletín de medicinas con él.

Le gustaba envenenar a sus víctimas personalmente, en las celdas de la Lubyanka.

El propio Yagoda se transformó en una de las víctimas del gran terror. Fue arrestado en 1937 y fusilado el 15 de mayo de 1938. Yagoda estaba casado con la prima de Yakov Sverdlov. Durante este período, el NKVD fue dirigido por el sub jefe Matvei Berman y Mikhail Frinovsky.

Entretanto, algunas de estas ejecuciones en masa a título de nada fueron causadas directamente por las purgas de judíos extremistas contra otros judíos. Un lucha de poder estaba en curso al mismo tiempo que se inflingía un terrible sufrimiento al pueblo ruso. Los funcionarios del NKVD comenzaron a llevar un nuevo símbolo en sus mangas durante el gran terror de 1934-38 – la espada y la serpiente. Esto simbolizaba la lucha de los judíos cabalistas contra sus enemigos.

No existe el diablo según el Talmud. Satanás y Dios están unidos en Yahweh.

Muchos funcionarios importantes perecieron en esta lucha de poder: Zinoviev, Kamenev, Smirnov, Pyatakov, Radek, Tomsky (Honigberg), Sokolnikov, Rykov (quién fue el jefe de gobierno tras la muerte de Lenín), Krestinsky, Bukharin… Stalin y Kaganovich estaban tras el oro de sus rivales.

Incluso las cuentas personales de Lenín fueron transferidas a Moscú. Todos los involucrados en el asunto de ese oro fueron liquidados en 1937. Stalin también quiso poner sus manos en el oro de los Social Revolucionarios. Ellos habían estado robando bancos en Rusia y Europa durante 15 años y habían cambiado todo lo recolectado en oro.

La economía Planificada comenzó a ser aplicada así como los asesinatos.

Kaganovich había formulado el primer plan de exterminio en julio de 1937.

Según este plan, el NKVD debería liquidar, durante un período de cuatro meses, a 268.950 personas, de los cuales 75.950 serían liquidados inmediatamente.

Kaganovich comprendió pronto que el tiempo todavía era demasiado poco.

Diferentes sugerencias de cómo el número de matanzas podría se aumentado fueron presentados por los traficantes del poder locales al Politburó que aceptó todas estas sugerencias. Por ejemplo, les permitió destruir a 48.000 personas y otros 9.200 que fuesen encarcelados en un período de cuatro meses. Pero las cuotas todavía no eran satisfactorias (Moskovskie Novosti, 21 del 1992 de junio).

Un total de 7 millones de personas se transformaron en los nuevos prisioneros políticos en la Unión Soviética durante los años 1937-38. En la cima del terror de Stalin y Kaganovich, el número de ejecuciones alcanzó a 40.000 por mes, según Alejandro Solzhenitsyn que estimó la cifra total de aquellos ejecutados en los años 1937-38 en un millón y evaluó que otros dos millones murieron en los campos de trabajo forzado.

‘Literaturnaya Rossiya’ publicó la estimación más grande del número total de víctimas del régimen soviético, incluyendo aquellos que murieron de inanición inducida y maltrato – 147 millones.

Esto llega a casi 5 millones por año durante 30 años, aunque los años 1937 – 1938 se presenta una cantidad desproporcionada de muertes. Debo señalar aquí que muchos de aquellos asesinados eran mujeres y niños que habían sido clasificados como “enemigos del Pueblo”. La matanza sistemática de un gran número de niños comenzó ya en 1934. Después de todo, costaban dinero…

En Moscú, los asesinatos se llevaron a cabo en los calabozos de la prisión Lubyanka, Butyrka y Lefortovo. Stalin y Kaganovich incineraban a sus víctimas más famosas por la noche, luego llevaban las cenizas furtivamente y las enterraban en una fosa común en el cementerio de Donskoye. Ésta parecía la manera más segura de completar la eliminación total de sus víctimas importantes.

La mayoría de aquellos asesinados en las cárceles de Moscú durante los años treinta, los años cuarenta y a principios de los años cincuenta fueron incinerados. La mayoría de ellos fueron lanzados en varias fosas comunes en Moscú. Una de aquellas fosas hasta ahora desconocidas se encuentra en el cementerio Kalitinsky al sur de Moscú.

El NKVD lo usó como un sitio de descarga para los cuerpos durante varios años, en los años treinta.

Los camiones cubiertos llegaban alrededor de las cinco de la tarde, cada día, durante siete años, entre 1934 un 1941. Conducían hasta el final de un barranco, daban vuelta y retrocedían hasta el borde. Los camiones estaban pintados azul y verde y no tenían ventanas a los costados. En cambio, grandes letras en cada lado del camión anunciaban “SALCHICHAS” o “CARNE” y a veces “PASTELES”.

Cuando el camión llegaba al borde y se detenía, una compuerta se abría en la parte de atrás y dos funcionarios usando uniformes de NKVD, con botas de gomas, largos delantales de caucho negro y dorado y con guantes de caucho hasta los codos, tomaban los cadáveres por las cabezas y piernas y los tiraban abajo al barranco. Otros dos soldados esperaban abajo con palas y tiraban algo de tierra sobre los cuerpos. Los cadáveres siempre estaban desnudos. Todos ellos tenían agujeros de balas en sus cabezas; un pequeño agujero de entrada en la parte de atrás del cuello y un gran agujero de salida delante. Ellos habían recibido el disparo por la espalda.

Los verdugos tenían un suministro ilimitado de alcohol. Estaban normalmente bebidos, a veces borrachos. El vodka se consumía durante y después del trabajo.

La KGB admitió en julio de 1990 que existían también fosas comunes masivas en los cementerios Donskoye y Vagankovskoye en Moscú.

Un gran sitio de ejecución fue encontrado ahora en Kuropaty, a 2 kilómetros de Minsk, la capital de Bielorusia. Por lo menos 102.000 personas fueron asesinadas allí, incluyendo a muchas mujeres.

Testigos han relatado que las ejecuciones comenzaban en las tardes y continuaban a través de la noche. Los verdugos llevaban uniformes del NKVD. El testigo Mikolai Karpovich vio cómo las personas se ponían en fila delante de la fosa común.

Estaban amordazados y vendados . Para ahorrar balas, los verdugos intentaban normalmente dispararle a dos personas con cada tiro. Las ejecuciones tuvieron lugar allí todos los días entre 1937 y junio de 1941.

Las personas que vivían cerca del bosque Kuropaty podían oír salvas de tiros y prisioneros rogando y gritando por sus vidas. Había por lo menos cinco de tales sitios de ejecución alrededor de Minsk dónde los carniceros trabajaban en turnos. Los hombres uniformados del NKVD acostumbraban asistir a los bailes en el pueblo de Kuropaty alrededor de las 11 al anochecer de los sábados. (Expressen, 18 de octubre de 1988) Cerca de 50 tumbas masivas han sido abiertas en esta área posteriormente. Los prisioneros que eran conducidos a Kuropaty en el invierno, eran obligados a salir de los carruajes en el severo frío, después de lo cual eran mojados con agua helada y se les pedía volver a los carruajes. No muchos sobrevivían hasta la mañana siguiente. Las cabezas eran cortadas de todos los cadáveres congelados.

Los sobrevivientes eran asesinados al borde de la fosa común en que todas las víctimas eran lanzadas.

Moscow Television relató el 12 de septiembre de 1989 que se habían encontrado casi 300.000 víctimas en una mina de oro abandonada cerca de Chelyabinsk.

Ésta fue la fosa común más grande. Los Comunistas mataron a 250.000 “Enemigos del Pueblo” en el bosque Bykovnya cerca de Kiev entre 1937 y 1941. La mayoría con disparo en la nuca, pero algunos también había sido envenenados por humo (Dagens Nyheter, 25 de marzo de 1989).

Ese lugar se había llamado antes ‘la tumba de las víctimas del fascismo’. Se supuso que los cuerpos de muchos judíos podían estar allí ocultos, pero esta mentira fue expuesta después de la caída del Comunismo.

Cuando el terror alcanzó su máxima expresión en 1937, los hombres del NKVD ya no podían mantener el ritmo de su tarea disparando a las víctimas, por lo que comenzaron a gasearlos hasta la muerte en camiones. (Dagens Nyheter, 17 de junio de 1991, A 9.) .

A la luz de esta información se vuelve entendible que todas las personas honestas, decentes, palidecieran sólo ante la mención del NKVD. La gente también fue gaseada hasta la muerte durante el tiempo de Lenín.

El NKVD había construido un sistema de información eficiente, dónde aquellos que denunciaban a un “enemigo del pueblo” recibían una cantidad grande de dinero del Comisario con chaqueta de cuero del NKVD.

Occidente consideró que todo esto era bastante normal. El embajador norteamericano en Moscú, Joseph Davies (un judío francmasón), era especialmente entusiasta con los juicios simulados. Informaba al Secretario de Estado que el material de prueba demostraba, “más allá de una duda razonable” que la sentencia por traición estaba justificada. Alababa el sistema soviético de justicia a tal magnitud en la prensa y en sus informes diplomáticos que se le otorgó la ‘Orden de Lenín’. (Svenska Dagbladet, 7 de octubre de 1990, “Las Purgas Estalinistas Son Rc – 304 Examinadas”.) Las revelaciones sobre la situación real fueron consideradas como difamación por la prensa norteamericana.

Los observadores occidentales también estaban bastante contentos con el Fiscal Jefe y judío Andrei Vyshinsky que comenzaba sus apelaciones con la frase: “¡Dispare a los perros rabiosos!” El escritor comunista danés, Martin Andersen-Nexo escribió sobre Vyshinsky: “¡La apelación del fiscal fue altamente convincente y la sentencia completamente justa! ” El escritor británico George Bernard Shaw desechó el comportamiento bestial de los Bolcheviques diciendo que la primitiva Rusia necesitaba ser sujetada con fuerza desde arriba. Él afirmó que ciertas naciones tenían el derecho para exterminar a los llamados elementos indeseables entre las personas. Incluso recomendó a Stalin para el Premio Nobel de la Paz después de una visita a Rusia en 1931 (Svenska Dagbladet, 13 de septiembre de 1991).

Stalin no sentía ninguna compasión, incluso por sus propios camaradas, menos cuando se sentía amenazado. El Comisario del Pueblos Grigori (Sergo) Ordzhonikidze exigió el fin del terror masivo el 16 de febrero de 1937.

Ordzhonikidze dijo: “Usted está demente. Ahora yo lo sé… ” El 18 de febrero, Stalin envió a los Chekistas a su hogar. Le informaron que tenía la opción de dispararse o teñir el sótano de NKVD.

Ordzhonikidze no tenía salida. Oficialmente cometió suicidio y Stalin públicamente lloró por su muerte. Stalin era un buen actor. (Abdurakhman Avtrokhanov, “La Tecnología del Poder”, Francfort am Main, 1976, pág. 422.) Raskolnikov, otro viejo Bolchevique ingenuo, protestó. Estaba en el extranjero y envió una carta al Secretario General: “¡Usted debería ser llevado a juicio, Camarada Stalin, como instigador de la hambruna, un vándalo, traidor a la revolución y como verdugo de la intelectualidad, del ejército y de la ciencia! ” Stalin continuó con su “perestroika”. Nikolai Yezhov, entretanto, se puso cada vez más molesto. Era conocido como un alcohólico y que también usaba otras drogas. Cuando Stalin tenía que escoger al nuevo Jefe del Terror, tenía la opción entre Yezhov y Beria. Él escogió a Yezhov que lo había impresionado golpeando a Sokolnikov (en realidad Brilliant) en su cara en una reunión del Comité Central. Esto, el argumento de Yezhov, ganó el aprecio de Stalin.

Yezhov fue promovido para ser el ayudante más íntimo de Stalin. Yezhov se sentía amenazado por Lavrenti Beria, así que comenzó, como jefe del NKVD, a recolectar información comprometedora sobre este último. También intentó ganarle la partida a Kaganovich. Beria supo de ésto a través de la red de rumores e inmediatamente voló a Moscú para informar de todo a Stalin. Stalin pidió una investigación sobre la materia.

La comisión investigadora sacó la conclusión que, según Yezhov, quedaban sólo dos Comunistas honestos en la dirección del Partido – Stalin y Molotov, aparte del propio Yezhov, por supuesto.

Yezhov fue despedido en julio de 1938 y fue designado Jefe del transporte de agua. Por su contribución a destapar el complot anti-estalinista, el judío Lavrenti Beria (su madre era una Judía) fue nombrado Comisario del Pueblo para los Asuntos Internos y después también designado Jefe del NKVD. Marshal Georgi Zhukov le llamó “una persona monstruosa“. Esto era ciertamente verdad, y ahora él se transformaba en el mejor secuaz de Stalin y Kaganovich.

Volver al Índice del Libro: “Bajo el Signo del Escorpión”

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *