El Asesinato de Stalin

El Asesinato de Stalin
Click to open popup



StalinLos líderes judíos estaban sumamente preocupados y comenzaron a tomar contra medidas.

Lograron sacar a Joseph Stalin del puesto de Secretario General en octubre de 1952. (“The Encyclopaedic Reference Book”, Moscú, 1955, Vol. 3, pág. 310.) Este hecho se ha omitido de todas las biografías de Stalin. El público en general jamás ha oído hablar algo de esta venganza judía. Georgi Malenkov fue elegido para ocupar el puesto de Primer Secretario del Comité Central. No hay más información sobre esto en las enciclopedias. Stalin fue relegado a una secretaría común dentro del Comité Central.

También retuvo el puesto de Primer Ministro.

Stalin estaba muy preocupado y respondió con contra-medidas.

Así, ordenó que un grupo de doctores judíos (el Profesor Boris Kogan, Profesor J.

Rapoport, A. Feldman, Miron Vovsy, A. Grinstein, Y. Etinger y otros) fueran arrestados el 7 de noviembre de 1952.

¡Fueron acusados de causar la muerte de dos miembros rusos del Politburó! (Andrei Zhdanov – Jefe de Cominform – y Alexander Shcherbakov). En el caso de Zhdanov, esos doctores supuestamente habían hecho un diagnóstico falso y mantenido los síntomas de la condición de su corazón en secreto.

El 1º de septiembre de 1948, Izvestiya informó que Andrei Zhdanov había muerto en el hospital. Ahora Stalin afirmaba que sus doctores judíos habían contribuido a su muerte. Stalin también los acusó de la planificación para matar a otros miembros rusos del Politburó y que ellos recibían instrucciones de la organización Sionista ‘Joint Distribution Committee’, todo esto según las confesiones del profesor Vovsy.

(Abdurakhman Avtrokhanov, “El Misterio de la Muerte de Stalin”, Frankfurt am Main, 1981, pág. 182.) Podemos presumir que ésta era uno de las imputaciones inventadas de Stalin.

Cuando Stalin acusó a Trotsky de ser un espía alemán, todos pensaron que estaba mintiendo. Los documentos encontrados en los archivos occidentales han confirmado ahora, que Stalin tenía razón.

El ‘Joint Distribution Committee’ es una organización Sionista internacional, fundada en 1914 que trabaja a gran escala, en actividades económicas y de propaganda en el interés de la Judería. La dirección central de la organización tiene su oficina principal en Nueva York. Paul Warburg estaba entre los líderes. ‘Joint Distribution Committee’ tiene representantes secretos en casi todos países.

La organización era oficialmente activa en la Unión Soviética hasta 1938.

El presidente del ‘Joint Distribution Committee’ en EEUU fue en un momento, el Illuminatus Félix Warburg, según la Enciclopedia Judaica. Ésta era la organización subversiva para la cual, acusaba Joseph Stalin, trabajaban los doctores judíos.

Beria respondió con una intriga para sacar al médico ruso de Stalin, el profesor Vladimir Vinogradov. Informó a Stalin que Vinogradov había recomendado que él (Stalin), debería limitar toda actividad por razones de salud. Stalin estaba furioso y gritaba: “¡Póngalo con grilletes!” pg. 264 de 360 – 27 de septiembre de 2008 Por Juri Lina Stalin continuó librándose de ayudantes judíos tan rápido como pudo. León Mekhlis a quien Stalin había hecho jefe de redacción de Pravda, estaba entre las víctimas. Stalin sospechó que Mekhlis tenía algo en común con los doctores judíos arrestados y por esta razón lo envió a Saratov dónde fue secuestrado en secreto, y luego llevado a Moscú para ser asesinado. Atestiguó contra los doctores judíos encarcelados en el hospital de la cárcel de Lefortovo. Mekhlis murió el 13 de febrero de 1953. Fue enterrado en la Plaza Roja, pero esta vez, Stalin no estaba allí para derramar lágrimas de cocodrilo por él. (Abdurakhman Avtrokhanov, “El Misterio de la Muerte de Stalin”, Frankfurt am Main, 1981, pág. 197.) Un artículo de Stalin sobre los doctores judíos asesinos, se publicó el 13 de enero de 1953. También quedaba claro de este artículo que el próximo objetivo de Stalin era purgar el Politburó de judíos y de los otros miembros con parientes judíos (las esposas).

Quedaban dos judíos (Kaganovich y Beria) entre los once miembros del Politburó en ese momento, así como cinco miembros rusos con parientes judíos (Molotov, Malenkov, Khrushchev, Andreyev, Voroshilov), según el historiador Abdurakhman Avtrokhanov.

Stalin quiso formar un nuevo y más grande Politburó con miembros rusos.

Los líderes judíos empezaron a preocuparse por sus posiciones. Comprendieron que Stalin podría ir muy lejos. Uno de aquellos involucrados era Lazar Kaganovich, miembro del Politburó. Él decidió organizar un complot para sacar a Stalin. Invitó a otros tres miembros del Politburó; Nikolai Bulganin, Vyacheslav Molotov y Kliment Voroshilov, a la villa de Voroshilov en Zhukovka dónde él, según su propia admisión, sugirió usar a su propia hermana Roza (esposa de Stalin), quién era doctor, para matar a Stalin por medio de pastillas que causaran hemorragia cerebral. Fue decidido que las pastillas usuales de Stalin debían ser cambiadas por otras, qué Molotov llamaba Veneno para Ratas. Todos aprobaron la sugerencia de Kaganovich. (Stuart Kahan, “El Lobo del Kremlin,: La Mano Derecha de Stalin”, Estocolmo, 1988, pag. 268-269.) Beria también se sintió amenazado y comenzó su propio plan que él llamó ‘Mozart’. Beria se ganó a Nikita Khrushchev, Georgi Malenkov y Nikolai Bulganin a su lado. Todos esperaban por el momento adecuado.

Stalin sospechó que algo estaba sucediendo. Comprendió que ya no le era más útil a los judíos. Por consiguiente dijo en el Presidium a finales de febrero que el gran juicio contra los doctores judíos tendrían lugar a mediados de marzo.

Al mismo tiempo, aprovechó la oportunidad de presentar una propuesta para un nuevo decreto, según el cual, todos los judíos serían deportados a Asia Central.

Kaganovich y Molotov protestaron. Stalin no se preocupó de las consecuencias. Ya había tenido bastante de los judíos. Todo esto según el Secretario del Comité Central, Panteleimon Ponomarenko, que contó la historia a periodistas extranjeros en 1956.

Ponomarenko era entonces también embajador de la Unión Soviética en Polonia.

(A. Avtrokhanov, “El Misterio de la Muerte de Stalin”, Frankfurt am Main, 1981, pág.

228.) Los conspiradores ya no podían esperar más, ya que la Unión Soviética se habría caído en pedazos totalmente si el decreto se hubiera puesto en la práctica.

En la majestuosa casa de Stalin en Kuntsevo (anteriormente propiedad de Orlov), a 84 Km. de Moscú, sus guardias personales, Piotr Lozgachev y Mikhail Stratostin, sospecharon en la tarde del 1º de marzo de 1953, ya que no habían tenido noticias durante todo el día de Stalin. Tenían miedo de llegar a él sin ser llamados. Lozgachev tuvo finalmente el valor de abrir la puerta. Encontró que Stalin estaba en el suelo junto a la mesa de cenar, con un codo sostenido torpemente contra la alfombra. Al lado de él pg. 265 de 360 – 27 de septiembre de 2008 Por Juri Lina había un reloj de bolsillo y un ejemplar del Pravda. Estaba consciente, pero había perdido la capacidad de hablar.

Stratostin informó inmediatamente a Georgi Malenkov, Secretario General del Partido que le pidió que llamara también a Beria. Beria no quiso que alguien más se enterara de la enfermedad de Stalin.

Llegó a las tres de la mañana junto con Malenkov. No traían médicos consigo.

Escucharon a Stalin roncar ruidosamente durante algún tiempo. Entonces Beria se volvió a Lozgachev y le dijo en una voz amenazadora: “¿Está Usted intentando causar pánico, eh? …. ¿No ve Usted que el camarada Stalin está profundamente dormido?” Nikita Khrushchev llegó solamente a las 7:30 en la mañana del 2 de marzo, recién después de su llegada aparecieron los primeros doctores. Beria se había asegurado que Stalin no recibiera ayuda médica alguna durante las primeras 12 a 13 horas después de descubrirse su enfermedad. Stalin murió tres días más tarde, el 5 de marzo.

Beria fue nombrado Comisario del Pueblo para los Asuntos Internos por su contribución en el fallecimiento de Stalin. Al mismo tiempo, se hizo todo lo necesario para restablecer el control judío.

Stalin realmente había intentado lo mejor de sí, para librarse de los judíos extremistas en cuanto comenzó a desconfiar de ellos. Por ejemplo, Piotr Pospelov (en realidad Fogelson) había trabajado como el principal ideólogo del Partido Comunista entre 1940 y 1949. Stalin había sacado a Pospelov y le nombró director del Instituto para los estudios de Marx, Engels y Stalin. También fue despedido de este puesto en 1952.

Beria liberó a los judíos que trabajaban en cultura y a los doctores que habían sido encarcelados tan rápidamente como fuese posible. M. Ryumin y otros Chekistas que estaban envueltos en la investigación preliminar contra los principales doctores judíos fueron ejecutados en 1954. El Profesor B. Kogan llegó a ser un importante líder bolchevique que dio fuerza al régimen soviético en Volynia en 1954. (La revista del Soviet de Estonia Aja Pulss, No. 9, 1988, pág. 28.) pg. 266

Volver al Índice del Libro: “Bajo el Signo del Escorpión”

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *