Los Comunistas Toman El Poder en Estonia

Los Comunistas Toman El Poder en Estonia
Click to open popup



914-estonia-postLa diferencia en el estándar de vida entre la Unión Soviética y sus estados vecinos (sobre todo Finlandia y los estados bálticos Estonia, Letonia y Lituania que se habían salvado del Bolchevismo) era demasiado obvia para incluso no ver esta diferencia, Moscú hizo las preparaciones para incorporar a esos estados en el Imperio soviético. La élite financiera internacional le dio manos libres a Stalin para actuar. Los estados bálticos habrían sido la base de la Unión Soviética para su ataque planeado contra Alemania. (Carl O. Nordling, “¿Defensa o Imperialismo? Un Aspecto de la política Militar y de exterior de Stalin”, Uppsala, 1984.) Los judíos extremistas por supuesto, jugaron el rol importante en esta acción. Una cierta parte de la población judía (los iniciados) que vivían en los estados bálticos, se habían preparado para la toma del poder durante mucho tiempo. En Moscú, las preparaciones estaban acabadas ya en 1937, cuando el Kremlin tenía los primeros mapas de los estados bálticos impresos con los nombres “Latvian SSR” y Estonian SSR”. Los libros de frases en estonio, latvian y lituano ya habían sido impresos para los soldados soviéticos en 1940 (justo antes de la ocupación).

Las preparaciones también incluían los planes para la deportación de ciudadanos bálticos. La información acerca de esto se extendió inmediatamente a las organizaciones Sionistas internacionales.

Vladimir Jabotinsky (nacido en Odessa 1880, murió en 1940), activista Sionista muy conocido que también fundó la organización terrorista los Guerreros de Sión, escribió una carta a uno de los funcionarios Sionistas más importante en los Estados Unidos el 2 de noviembre de 1939. La carta versaba sobre el tratamiento a los Palestinos, a quienes los Sionistas deseaban deportar de Palestina.

Había una frase muy notable en la carta acerca de los planes para una deportación futura de los Palestinos: “Si es posible transferir a los pueblos bálticos, también es posible mover a los palestinos.” La carta de Jabotinsky esta conservada en los Archivos Nacionales israelitas. (The Washington Post, 7 de febrero de 1988) La carta fue citada y comentada por el nacionalista judío David Ben-Gurion en “Diario de Guerra”, Vol. III, pág. 788.

Ningún político común tenía algo de conocimiento en ese momento, de la futura ocupación soviética de los estados bálticos. Mucho menos pudo cualquiera imaginar algo tan despreciable como la deportación de la población original. Una decisión estrictamente secreta para deportar a los elementos anti-soviético de los estados bálticos fue firmada por Ivan Serov (quién era el Vice Comisario del Pueblo para la Seguridad) en Moscú el 11 de octubre de 1939.

El líder Sionista Vladimir Jabotinsky, no solamente sabía de este planificado crimen, sino que también tenía una actitud positiva hacia él. Jabotinsky ni siquiera era un Comunista – él era un extremista de derechas.

Se deportaron decenas de miles de personas a Siberia de los tres estados bálticos en la noche antes del 14 de junio de 1941. Se deportaron más de 10.000 personas de Estonia. Los Comunistas querían deportar más de 700.000 estonios para dejar simplemente 358.000 detrás de los administradores, pero no hubo bastante tiempo. Una nueva deportación tuvo lugar en Estonia el 25 de marzo de 1949, cuando se enviaron más de 20.000 personas lejos. También se deportaron personas de los otros estados bálticos en el mismo año (43.231 de Letonia). En 1951 se deportaron 259 Cristianos de Estonia.

750.000 Palestinos fueron expulsados o amedrentados fuera de su patria el 2 de diciembre de 1947. Las mayores ciudades árabes Jaffa y Haifa fueron vaciadas completamente. Las fuerzas judías forzaron a los Palestinos a salir de centenares de pueblos.

En un pueblo, Deir Yassin, 250 personas de las 254 que allí vivían, fueron asesinadas para asustar a las personas que dejaran sus casas en los villorios vecinos. En un futuro 400 pueblos Palestinos fueron vaciados o arrasados. El historiador israelita Benny Morris describe esos eventos en su libro “El Nacimiento del Problema de los Refugiados Palestinos, 1947-1949” (Cambridge University Press, 1988). Los documentos correspondientes en los archivos israelitas fueron clasificados secretos en cuanto Morris comenzó a publicar esta información.

El conocido escritor Sionista, Jon Kimche, describió en su libro “Los Siete Pilares Caídos” cómo el General Moshe Dayan, disparaba como un loco a los habitantes del pueblo de Lydda el 11 de julio de 1948. Los 30.000 árabes sobrevivientes huyeron. Un similar estallido de violencia ocurrió en el pueblo cercano de Ramallah al día siguiente.

Kimche relató en este punto cómo las posesiones de los árabes habían sido saqueadas.

Así, la deportación de los Palestinos fue planificada de antemano y llevada a cabo bárbaramente con el brutal terror, según un documental de cine que se mostró en la televisión sueca en el otoño de 1993. Pero aún quedaban 150.000 Palestinos en el país. Algunos de ellos fueron apiñados en rebaños en “reservas”. Israel, para ganar la entrada a la ONU, prometió permitirle a los Palestinos la vuelta a sus hogares, pero como de costumbre rompió su promesa.

Dos organizaciones culturales judías, Licht (luz) en Tallinn y Schalom Aleichem (Paz sea con usted) en Tartu, jugaron un rol importante en la introducción del Bolchevismo en Estonia. El mismo modelo de eventos se repitió en los otros dos estados bálticos.

Licht fue fundado en 1926. Era un movimiento subversivo desde sus inicios, según un documento (2197-2-3-227) en los Archivos Nacionales Estonios. La organización recibía sus instrucciones principalmente desde Moscú. Licht cooperó con MOPR o Ayuda Roja Internacional, una organización subversiva que camuflaba sus actividades detrás de contribuciones de ayuda a varios prisioneros (rojos) políticos. Licht mantenía contactos con la oficina de organización del Partido Comunista Estonio que estaba en Suecia. Licht también distribuía literatura comunista clandestina, (Todo según la Enciclopedia Soviético-Estonia, Tallinn, 1972. Vol. 4, pág. 432.) La mayoría de los aproximadamente 120 miembros de Licht eran Socialistas Sionistas o Comunistas que empezaron sistemáticamente a planear el golpe contra la República Estonia ya en 1936. Muchos activistas (Moisei Pekker, Simón Perlman, Lazar pg. 322 de 360 – 27 de septiembre de 2008 Por Juri Lina Vseviov, Ksenia Aisenstadt, Leo Aisenstadt, Hans Grabbe, Sosia Schmotkin, Josef Goldman, Viktor Feigin y otros) entraron como miembros al Partido Comunista de Estonia (EKP) en 1936.

Debo señalar aquí que este Partido tenía 387 miembros en 1934, de los cuales solamente 133 permanecían en 1939. Entre esos años, Stalin había asesinado a 254 Comunistas Estonios. (Vladimir Karassev-Orgussaar, “Molotov, Voroshilov y Nosotros”, Estocolmo, 1988, pág. 115.) Hasta ahora se ha mantenido en secreto cuántos de los 133 miembros restantes eran judíos, pero información que se ha encontrado en 1945, pone el número de miembros judíos en el EKP en 69.(“EKP en Números, 1920-1980”, Tallinn, 1983.) Esto significa casi con certeza que la mitad de los miembros de los Comunistas en Estonia en 1940, (justo antes que los Comunistas tomaran el poder) eran judíos. En 1979, 1.131 de los 4.966 judíos en Estonia eran miembros del Partido comunista.

Comparado con otros grupos, los judíos eran muy fieles al Partido comunista y estaban sobre representados enormemente en sus actividades, tal como fue el caso también en otros países.

Nuevos Chekistas judíos llegaron a Estonia después de la Segunda Guerra Mundial y cometieron terribles atrocidades contra el pueblo Estonio.

El presidente de Licht en 1938 se llamaba Moisés Sachs. Trabajó estrechamente con otros Comunistas conectados con Licht, como Idel Jakobson, Viktor Feigin y Gerschon Zimbalov.

La literatura Marxista y el periódico Kommunist era impreso en el piso del Gerente de Banco Leo Aisenstadt. Las impresoras eran Ksenia Aisenstadt y Sosia Schmotkin. La Policía de Seguridad de Estonia, que no entendió la conexión Sionista, difícilmente pudo sospechar algo así del gerente del banco.

El líder de la comunidad judía, Hirsch Aisenstadt (de la misma familia) era, según un documento secreto ahora conocido, también agente de la Agencia Judía en Estonia.

Más adelante se unió a uno de los batallones de exterminio del NKVD, bajo el nombre de Grigori Aisenstadt. Él después, fue una víctima de los castigos arbitrarios en 1949.

Después de haberle dado un ultimátum a Estonia, la Unión Soviética comenzó la ocupación de esa república el 17 de junio de 1940. La dirección política y militar de Estonia, encabezada por el Presidente Konstantin Pats y el Comandante en jefe Johan Laidoner, (ambos pertenecían a una Logia Masónica en Suecia), se negaron a resistir. Los golpes de Estado fueron organizados para ocurrir simultáneamente en los tres estados bálticos el 21 de junio. Después, un mito fue diseminado, que los pueblos bálticos se habían sublevado para esclavizarse ellos mismos.

“Un gran número de miembros de Licht tomaron parte en la revolución socialista en 1940”, según la Enciclopedia Soviético-Estonia (Tallinn, 1972, Vol. 4, pág. 432).

Los hombres que bajaron la bandera Estonia de la torre Tall Hermann e izaron el estandarte Rojo el 17 de junio fueron: Herman Gutkin de 25 años, hijo de un adinerado comerciante judío, Heinrich Gutkin, y el traficante Viktor Feigin. (Chicago Tribune, 24 de junio de 1940). Los dos eran miembros de Licht.

El corresponsal del Chicago Tribune, Donald Day, había informado de los eventos en los estados bálticos durante 22 años. Sus informes imparciales son muy interesantes.

Él relató cómo judíos extremistas, dirigidos por Herman Gutkin, marcharon a través de Tallinn a la Embajada soviética dónde los judíos rompieron la bandera de Estonia. Ese evento es confirmado por lo menos por una fotografía. Donald Day señaló en sus memorias que el editor había borrado las palabras “los judíos” de su texto como fue impreso en el periódico.

Los Rojos tomaron el segundo pueblo más grande de Estonia, Tartu, esta toma fue dirigida por la organización cultural judía Schalom Aleichem junto con el Partido comunista. El Comité de los Jóvenes Revolucionarios fue fundado el 22 de junio de 1940 la judía Selda Pats (en realidad Zelda Paatz) y Moisei Sverdlov.

El mismo Moisei Sverdlov dirigía a los jóvenes comunistas en Tartu. (Olaf Kuuli, “La Revolución en Estonia 1940”, Tallinn, 1980, pág. 112.) Toda la actividad anti-Estonia en Tartu fue coordinada por Selda Pats y su hermano Jaakov Pesah de Schalom Aleichem.

Los judíos tenían libertad ilimitada en Estonia antes de la ocupación soviética.

Tenían todos tipo de organizaciones, sus propias escuelas y periódicos, dentro de la estructura de autonomía cultural. (Judisk Kronika, No. 10, 1986.) Existía un puesto de profesor de estudios Judaicos en la universidad de Tartu.

Los círculos judíos internacionales han negado todo esto después. Max I. Dimont escribió en su libro “Judíos, Dios y la Historia” (Nueva York, 1962, pag. 374 – 375) que el antisemitismo prevalecía en la República de Estonia y que los judíos fueron perseguidos.

Él afirmó que Estonia no tenía democracia y ese antisemitismo se “transformó en la forma más perfecta del arte de gobernar”. según él, los estonios exigían una solución al problema judío. Afirmó que “los judíos estaban por ley fuera de las profesiones”.

Supuestamente los estonios hicieron que esta legislación “antisemita fuese aumentada.” Dimont, sin embargo, conocía perfectamente la situación real ya que él estaba estudiando en Finlandia en el momento. Dagens Nyheter (un periódico liberal-socialista) Osmo Vatanen ha ayudado extender estos mitos. Él afirmó que los judíos no podían encontrar trabajo en Estonia antes de 1940. (Postimees, 21 de febrero, 1992.) ¿Realmente que era? Había sólo 4.434 judíos en Estonia en 1934.

Según el profesor de historia Hain Rebas, Estonia abrió sus fronteras a los judíos austriacos. Un número pequeño de judíos poseía el 11 por ciento de la industria y controlaba una parte aún mayor. (E. Martinson, “Profesión – la Felonía”, Tallinn, 1970, pág. 22.) Más de la mitad de las tiendas en el viejo Pueblo de Tallinn eran poseídas por judíos. Heinrich Gutkin, mercader adinerado (nacido en 1879) representaba los intereses judíos en el Parlamento.

Junto con los judíos rusos, muchos judíos Estonios comenzaron a dirigir el terror contra el pueblo Estonio en conexión con la ocupación soviética.

Hans Grabbe (en realidad Hasa Hoff), un miembro de la dirección de la organización cultural judía Licht, se transformó en uno de los jefes del NKVD. Llegó a ser el peor criminal en masa en la historia moderna de Estonia. Él carga la principal responsabilidad por todas las atrocidades comunistas y las deportaciones.

Hans Grabbe también dio las órdenes para que los oficiales Estonios fueran ejecutados en masa.

El judío Idel Jakobson no tenía ninguna razón para odiar a Estonia. Era un ciudadano Letón y vino de Letonia para poner fin a la República de Estonia e introducir la dictadura del proletariado (es decir la dictadura de los judíos extremistas).

Fue detenido en una imprenta subterránea en Tallinn y fue juzgado en 1931.

Nunca fue juzgado después de la caída del comunismo. Trabajó de 1940 a 1941 como sub-jefe del departamento de investigación del NKVD. Nunca liberó a sus propios prisioneros.

Agitaba con discursos de propaganda comunista durante el tiempo de la independencia de Estonia. Introdujo varios métodos de ‘persuasión’ en la forma de crueles torturas poco comunes cuando trabajaba como Chekista. Una vez hirió seriamente a una muchacha con el extremo de su fusil durante un interrogatorio. Esa mujer se tranformó en una famosa escritora posteriormente.

En abril de 1942, Idel Jakobson, como principal investigador, firmó una orden para asesinar a 621 estonios en el campo de prisioneros de Vostok-Uralsky en Sosva, aunque ningún juicio se había llevado a cabo y no había sentencia dictada. Jakobson murió a los 93 años de edad, en noviembre de 1996 en Tallinn. Nunca fue arrestado por el asesinato masivo de ciudadanos Estonios y por otros crímenes durante la ocupación soviética.

Muchos otros judíos tuvieron exitosas carreras dentro de la policía política, por ejemplo el empresario Leo Epstein, el abogado Josef Markovitsch, el abogado Kroppman, el fotógrafo Schuras, los empresarios Mirvitz, Gens, Bakszt, Kofkin, Himmelhoch… El judío Feodotov fue jefe del departamento de prisiones. El judío ruso Lobonovich se hizo sub-Comisario para los asuntos Internos (en la práctica él dirigía el Comisariato).

El miembro de Licht, Viktor Feigin, que también era el líder de la temida organización terrorista Guardianes del Pueblo (RO), llegó a ser director de la cárcel central en Tallinn. El Comandante del NKVD Arnold Brenner, también se ganó una mala reputación. Feigin y Brenner habían luchado juntos en el lado de los Comunistas en la Guerra Civil española. (Olaf Kuuli, “La Revolución en Estonia 1940”, Tallinn, 1980, pag.

111.) Fueron principalmente los judíos quienes usaban la tortura. El dentista Budas se ganó una mala reputación en el pueblo de Kuressaare, en la isla de Saaremaa. Introducía las manos y pies de sus víctimas en agua hirviente para que su piel hinchada se soltara como guantes o calcetines.

Los médicos judíos del NKVD, A. Tuch y B.

Gluckmann, que tenían conexiones con Licht, eran verdugos especialmente crueles, tal como lo fue la fiscal Stella Schliefstein, una mujer jorobada que llegó a ser famosa bajo el nombre “La Araña”. Era una experta en torturar a sus víctimas, rompiendo sus brazos y músculos de la pierna. (Periódico semanal Estonio ‘Vaba Eesti Sona’, Nueva York, 25 de junio de 1981) Hirsch Aisenstadt que fue Presidente del Concejo para la autonomía cultural judía admitió que los Chekistas judíos eran los peores. (Sirp, 24 de diciembre de 1991, el artículo de Andrés Kiing “Sobre los Estonios y los Judíos Estonios”.) Sosia Schmotkin y Leo Aisenstadt también se transformaron en funcionarios soviéticos importantes, esto lo dice el profesor israelita Dov Levin. (Los judíos Estonios en la URSS, 1941-45″, Yad Vashem Studies, Vol. II, Jerusalén, 1976, pág. 277.) Muchos miembros de Licht se unieron a la milicia soviética, según los documentos que estudié en los Archivos Nacionales en Tallinn en abeil de 1993. Entre éstos se encontraba Manne Epstein, Hirsch Kitt, Gerschon Zimbalov y otros.

Diplomáticos extranjeros y observadores militares cuyos informes relataron cómo los judíos Estonios se transformaron súbitamente en Comisarios Políticos de varios tipos, en alcaldes, en ayudantes de Comisarios del Pueblo y en verdugos en el NKVD, también han confirmado que una gran proporción de judíos extremistas traicionaron a la República Estonia que les había dado una existencia segura a través de una autonomía cultural y comenzaron a torturar y asesinar a los estonios que eran buenas personas.

Aquí puedo citar un informe del 4 de abril de 1941, enviados desde Estonia al la Oficina Central del Servicio Secreto sueco del Staff General. Este informe trata de los cambios políticos que habían ocurrido en Estonia después de la ocupación soviética: “Durante la reorganización del sistema judicial, personas con un pasado turbio, incluyendo a muchos judíos, ha sido designados jueces … ” El número de judíos dentro del NKVD es especialmente notable. Se afirmó que casi todos los judíos Estonios están directamente o indirectamente al servicio del NKVD.

Los judíos antes tenían sus propias escuelas. Éstas han sido ahora disueltas y sus alumnos han sido ubicados como agentes comunistas en las escuelas Estonias.

Los judíos también se han tomado los negocios, bancos, etc.”, (Dagens Nyheter, 11 de enero de 1993, B 2.) Los judíos Dr. Gens y Leo Aisenstadt han sido elegidos como representantes del gobierno títere Soviético-estonio en Moscú, según Dov Levin. Los bolcheviques en el Kremlin no podrían confiar en nadie más.

El cuadro fue exactamente el mismo en Letonia y Lituania. La misma historia también fue repetida después (1948) en el resto de Europa Oriental. Los activistas judíos dirigían el terror contra los “enemigos del pueblo” en sus países nativos. Aquí puedo mencionar a la Ministra del exterior Ana Pauker (hija del Rabino Zvi Rabinson), Josef Kisinevsky (en realidad Jakob Brotman), al Ministro del Interior Teohar Georgescu (en realidad Burach Tescovich), el jefe de la Policía de Seguridad, General Zamfirl (en realidad Laurian Rechler) en Rumania; Jakub Berman como jefe supremo de la Policía de Seguridad en Polonia; Rudolf Slanski (en realidad Salzmann) y Stefan Reis en Checoslovaquia; Matyas Rakosi (en realidad Roth Rosenkrantz), Erno Gero (en realidad Singer), los francmasones Laszlo Rajk y Zoltan Vas (Weinberger), todos los cuales eran ciudadanos soviéticos, en Hungría. Sus víctimas primarias eran los representantes y los pilares de la sensata sociedad que ellos buscaban destruir.

¿Por qué rencorosos judíos extremistas siempre han predominado a la cabeza de revoluciones violentas, golpes de estado, asesinatos políticos y otras actividades terroristas a lo largo de la historia? ¿Es esto realmente una coincidencia o fue planeado así? Mis lectores deben buscar por sí mismos la respuesta a esta pregunta.

El shock al ver a los judíos que toman el rol principal en la introducción del Comunismo fue especialmente grande en Estonia, dónde los 4.434 judíos Estonios habían sido tratados muy bien.

Más de 10 millones de libros fueron destruidos después que los soviéticos tomaron el poder en Estonia en 1940, una cifra que nunca es mencionada en la propaganda de la quema de libros. Después de esto, los Comunistas comenzaron a extender su propias “verdades.” El terror en Letonia fue dirigido por los siguientes judíos: Presidente del tribunal del NKVD era Simón Shustin (quién vino de Moscú y después emigró a Israel), Isaac Bucinskis se hizo jefe de las milicias de Letonia, Alfons Noviks era Comisario de Asuntos Internos. El médico judío Moisés Zitron, infame como verdugo en la cárcel de Daugavpils.

En 1991, el Presidente del Soviet Supremo en Letonia, Anatolis Gorbunovs, condenó las atrocidades cometidas por judíos comunistas en el país. La Televisión sueca informó esto directamente. Dagens Nyheter escribió el 12 de abril de 1994 que Alfons Noviks, de 86 años, había sido arrestado y después sentenciado a encarcelamiento perpetuo por sus crímenes de guerra. Fue responsable de las crueles deportaciones masivas de Letones a Siberia. Muchos de ellos no sobrevivieron en los campos de castigo. Noviks fue nombrado jefe del NKVD en Daugavpils en 1940. Huyó a la Unión Soviética antes de que las tropas alemanas entraran, pero volvió en 1945.

Él fue nombrado entonces, Comisario de Asuntos Internos y jefe del NKVD en Letonia. Noviks fue acusado de genocidio, ya que el había organizado el terrible reino del terror y muchas de las ejecuciones en Letonia.

El método usual de Noviks, según los testimonios de sobrevivientes, era torturar y golpear a los prisioneros para lograr las “confesiones” de ellos. Fue descrito ahora como el “Verdugo del Pueblo” en los periódicos letones. El caso fue investigado por una Comisión gubernamental especial para la investigación de los crímenes políticos cometidos en Letonia durante los años de la ocupación.

El NKVD comenzó ejecutando patriotas letones inmediatamente después de la toma del poder soviético. Se descubrieron listas de 978 personas ejecutadas después de la retirada de los Bolshevikes en julio de 1941. Un documento que los Chekistas no habían tenido tiempo para destruir fue encontrado.

Era una orden de Simón Shustin de fusilar a 74 personas, incluyendo a seis mujeres. Se encontraron cuerpos descuartizados de las víctimas del terror Rojo enterradas en el patio de la Prisión Central en Riga. Simón Shustin había firmado esta orden de ejecución el 26 de junio de 1941 y había agregado lo siguiente con tinta roja: “Considerado el peligro público que constituyen, todos deben ser fusilados.” No era ninguna coincidencia que él fuese llamado el “verdugo de Letonia”.

¿Por qué estas víctimas eran tan peligrosas? J. Krischmanis había hablado en favor de una Letonia y Estonia Libre. Viktor Somovits había cantado canciones folklóricas letonas. Otros habían criticado el régimen soviético … Esos mártires habían sido objeto de torturas e indescriptibles sufrimientos terribles antes que sus vidas fuesen apagadas con un disparo en la nuca. Muchos cuerpos habían sido mutilados de tal manera que no eran reconocibles.

¿Es extraño entonces, considerando todos estos crímenes horribles contra la humanidad, que surgiera una actitud antisemita en Letonia dónde vivieron 95.000 judíos? Esto también habría pasado en Suecia o cualquier otro país.

Había judíos, ostensiblemente non-comunista en el Parlamento Letón. Estaba el Rabino Nurok que fue deportado a la Unión Soviética el 14 de junio de 1941. Sobrevivió, aunque parezca extraño y después se transformó en miembro del Knesset israelita.

(Expressen, 24 de marzo de 1969) El terror judío (Bernson, Gorlitsky y otros) contra el pueblo de Lituania fue excepcionalmente cruel. 34.000 mujeres y niños desaparecieron exclusivamente en 1940. Me faltan las palabras para describir todas esas atrocidades.

El médico y ex-comunista Joseph Schmollers, intentó describir el rol de los judíos extremistas en el terror Rojo, en su libro, “Vorkuta, La Historia de una Ciudad de Esclavos en el Ártico Soviético” (Londres, pag 108-110). Había 250.000 judíos en Lituania. 70.000 vivieron en Vilnius. Ellos eran ultra-ortodoxos y por consiguiente ávidamente dieron la bienvenida al Comunismo que les dio un pretexto oficial para mostrar lo que ellos realmente pensaban de los lituanos.

No fue sorpresa cuando el judío sueco Mose Apelblat, llamó a la nueva ocupación soviética de Lituania en 1944, “la liberación del Ejército Rojo” en Dagens Nyheter el 27 de enero de 1987.

Los lituanos, si se cree en la propaganda oficial, mataron a casi todos los judíos.

Si esto es verdad, ¿Por qué más del 20 por ciento de los nombres en la guía telefónica de Kaunas todavía tenían nombres de judíos después de la guerra? El Rabino de los judíos más famoso, Maimonides (Moshe Ben Maimon) fue el autor del libro “More Nebochim”, una nueva edición que fue impresa en Varsovia en 1872. En este libro Maimonides escribió, entre otras cosas: “Es indudablemente que el deseo de Yahweh es que todos los gentiles deben ser asesinados, incluyendo a los niños pequeños con sus padres y a los padres de sus padres, sin discriminación. Este decreto se encuentra a menudo en la Torah.” (Op. cit.. Vol. 1, capítulo 54, pág. 81b).

Confucius dijo: “El hombre de mente noble busca alcanzar el bien en otros y no su mal. El hombre de pensamiento pequeño es todo lo contrario de esto.” (Confucius, The Analects, 12:16. Traducido por W. E. Soothill. London.1910.) Los Illuministas judíos siempre han sido hombres de pensamiento pequeño. Nuestro infortunio es un resultado de esto.

Licht comenzó persiguiendo a los judíos no-comunistas “reaccionarios” activamente. La propiedad de las organizaciones no-socialistas fueron confiscadas. Licht intentó destruir al empresario judío Salomón Klutschik. El comerciante de 56 años, Salomón Epstein también tuvo confrontaciones con los judíos Marxistas fanáticos. Los judíos “progresistas” no permitieron que alguna empresa lo empleara.

Los alemanes ilegalmente lo enviaron después a un campo de concentración.

Merece la pena hacer notar que por lo menos 14 estonios se atrevieron a defenderlo.

(Eugenia Gurin-Loov, “El Gran Holocausto”, Tallinn, 1994, pág. 115.) Los alemanes lo ejecutaron. Los judíos comunistas habían arrestado a su hijo y lo habían enviado a Rusia.

El 7 de septiembre de 1940, Licht empezó a publicar el periódico semanal Na Leben (Nueva Vida) para otros judíos Estonios. El editor en jefe era Simón Perlman (nacido en 1902). Licht, encabezado por Moisei Scheer y Leo Epstein, decidieron cerrar todas las organizaciones judías que perturbaban las actividades Marxistas. Sus fondos y recursos fueron tomados por Licht, según los documentos en los Archivos Nacionales Estonios.

Licht fue abolido el otoño de 1940. Había servido a su propósito – la República de Estonia había sido eliminada. Los judíos “revolucionarios” prefirieron después, trabajar detrás de bastidores.

Las fuerzas de Hitler atacaron al Imperio soviético el 22 de junio de 1941. Un rápido retiro del Ejército Rojo de las grandes áreas (incluyendo los estados bálticos recientemente adquiridos) era necesario. El 26 de junio de 1941, el Mayor General Rakutin, comandante de las tropas de fronteras del NKVD en los países bálticos, ordenó la formación de batallones especiales de exterminio, de 320 hombres cada uno, conforme al decreto de Beria del 24 de junio de 1941.

El terrible sufrimiento del pueblo estonio y también de los judíos “reaccionarios” y de otros grupos étnico fue organizado por judíos Marxistas.

Mikhail Pasternak tenía el Comando Supremo de los batallones de exterminio. Una calle en Tallinn fue nombrada en su nombre. Los batallones de exterminio del NKVD de Josef Goldman realizó algunas de las acciones especialmente brutales en julio de 1941.

Goldman era un miembro de Licht.

Cuando yo comparé la lista de los miembros de Licht con los nombres de aquellos en los batallones de exterminio, me quedé sorprendido al ver cuántos miembros de Licht estaban comprometidos en la destrucción y los asesinatos. Ellos tenían incluso planes para envenenar los pozos de agua.

Aquí sigue una lista de los criminales más activos: Zemach Delski, Jakob Vigderhaus, Moisei Zimbalov, Refoel Goldmann, Isaak Halupovitsch, Schimon (Semjon) Hoff, Simón Strassman, Abram Vseviov, Isaak Bulkin, Meier Minsker, Isaak Minsker, Gerschon Zimbalov, Moisei Schimschelevitsch, Leo Epstein, Boruch Schor, Grinstein y otros.

Por lo menos 120 judíos Estonios estaban entre los 8.980 hombres en los 27 batallones de exterminio, según Dov Levin. Esa información es falsa. El Primer Ministro burgués de Estonia Mart Laar, reveló en su libro “Los Hermanos del Bosque” (Tallinn, 1993, pág. 24) que había un batallón de exterminio exclusivamente de judíos en Estonia. 320 es igual a 120 – ésas son las matemáticas Sionistas.

Los judíos estaban, en cualquier caso, masivamente sobre-representados en esas unidades despiadadas. Algunos historiadores juzgan que los judíos constituyeron el 6 por ciento de los batallones de exterminio, es decir por lo menos 540 hombres. (Eesti Ekspress, 7 de junio de 1991) Su porcentaje de la población era sólo 0.4 por ciento. La pregunta más importante es ¿Quiénes eran los líderes del terror?.

Sólo el 40 por ciento de los miembros de los batallones de exterminio eran estonios. Muchos de éstos vinieron a Estonia como ciudadanos soviéticos desde Rusia, después del golpe comunista en junio de 1940. Los criminales Estonios comunes también se unieron esos batallones y por supuesto, también esos estonios eran agentes soviéticos. El resto eran rusos y otros nacionales, incluyendo a muchos judíos. La composición étnica de esos batallones era un secreto estatal, como también lo era del EKP (Partido comunista estonio).

Los batallones de exterminio trabajaron a menudo junto con el Ejército Rojo. Los exterminadores también llevaban “uniformes”: usaban overoles con un brazalete rojo.

Sólo los líderes llevaban el uniforme del NKVD o de la milicia. La mayoría de ellos también usaba una estrella roja de 5 puntas en sus gorras. Los Comunistas de bajaclasificación jerárquica en la guerra civil española a menudo también usaban los overoles de trabajo. Esto indicaba su trasfondo ideológico.

Algunos de los miembros de Schalom Aleichem en Tartu también se ofrecieron para unirse a los batallones de exterminio. Entre éstos estaba Selda Pats y su hermano Jaakov Pesah y también Josef Mjasnikov que fundó el movimiento Sionista Netzach en Estonia, según Dov Levin.

Movsa Michelson, presidente de la organización cultural judía en Tartu, admitió lo siguiente en una entrevista en el periódico Edasi (26 de febrero de 1989): “al principio de la guerra muchos [judíos] se unieron a los “batallones de exterminio”. El miliciano Gerschon Zimbalov fue uno de aquéllos que unieron.

Los batallones de exterminio eran conocidos por su crueldad y brutalidad casi indescriptible, sobre todo hacia las mujeres y niños. Las víctimas eran lanzadas vivas al fuego, partes de sus cuerpos eran arrancados, eran clavados en los muros…

Todos esto también pasó en la Rusia soviética. El terror Rojo reinó Estonia durante dos meses hasta el 28 de agosto de 1941, cuando las stormtroops fueron derrotadas.

Los exterminadores tenían órdenes de liquidar todo en su camino, encarcelar a los antagonistas del sistema comunista y eliminarlos sobre la marcha si era necesario.

Los tristemente famosos Boris Friedman y Jershik Schigol aterrorizaron el área cerca del pueblo de Voru, Jakob Jolanski en Parnu, Shustov y otros en Kuressaare.

¿Qué tipo de actos hacían estos violento criminales? Aquí hay algunos ejemplos típicos, bien documentados que no han adquirido la anonimidad de las grandes olas del terror. Josef Goldman que comandaba uno de estos batallones de exterminio, dio las órdenes al efecto, que todas las mujeres y muchachas encontradas en los caminos, granjas o en los campos debían ser violadas en primer lugar, luego debía cortarse sus pechos y finalmente debían ser quemadas vivas. También los hombres debían ser tratados de una manera similar: primero ellos perdían sus órganos genitales, luego sus ojos, después su estómagos eran abiertos para ser finalmente asesinados tan lentamente como fuese posible. Siendo un miembro de Licht, el Camarada Josef Goldman realmente representaba una sumamente extraña, salvaje y peculiar “cultura” .

Veinte hombres fueron arrestados por los exterminadores en la estación del ferrocarril en Viluvere. Fueron llevados a Tallinn dónde serían interrogados. El comandante judío del séptimo batallón de exterminio, L. Rubinov, dio la orden para asesinar a estos hombres en el bosque de Liiva. Antes de que fueran asesinados, fueron atados con alambres de púas haciendo un corte a través de las palmas de sus manos y sus orejas fueron arrancadas.

Selma Ratsep en Kudina, el granjero Rudolf Pall cerca de Tartu, Anna Kivimae y sus hijas Ulanda y Armilda cerca de Tartu, Lembit Ital en Kuusalu y muchos otros también fueron asesinados por los exterminadores después de haber sido torturados. La cabeza de Anna Kivimae había sido aplastada, sus hijas habían sido violadas, sus ojos arrancados de sus cuencas. En Estonia occidental, August Savir (40 años de edad) le abrieron su estómago y luego aplastaron su cabeza.

Tres exterminadores comandados por el judío Leo Epstein, atacaron la casa de Karolina Muhlbaum de 83 años en Jarva-Jaani el 24 de julio de 1941. Su casa fue saqueada y le obligaron a que los acompañara. Su cuerpo fue encontrado después en un camino que lleva a Kaagvere. Los asesinos habían destrozado su cara.

El jardinero Albert Palu fue quemado vivo en Helme el 5 de julio de 1941. Albert Simm y su esposa en Puhajoe sufrieron el mismo destino. El niño Tiit Kartes de 14 años fue arrestado después en Aseri, en el mismo día. Fue torturado cruelmente después que le habían cortado sus órganos genitales y luego fue asesinado. Su cuerpo se encontró en el bosque.

Los exterminadores desollaron vivas a algunas de sus víctimas, cortando sus dedos, arrancando sus brazos. Un muchacho pastor fue destrozado tirándolo con dos automóviles cerca de Haapsalu. Anette Lenk en Kuressaare fue torturada con agua hirviente.

Las juventudes judías, actuando como agentes para Moscú, le disparaban a los peatones en Tartu desde las ventanas. Unos pocos de estos asesinos fueron capturados.

Llevaban botellas de gasolina para comenzar incendios. Otros llevaban veneno para envenenar los pozos de agua.

El Vikerkaar, periódico Soviético-estonio, publicó un artículo, en noviembre de 1988, del historiador Mart Laar (quién llegó a ser Primer Ministro de derecha de Estonia en el otoño de 1992), bajo el título “El Momento de los Horrores”. El artículo describió los crímenes de los batallones de exterminio.

Esto por supuesto, perturbó a las autoridades soviéticas y ellos quisieron llevar a Mart Laar a la corte por divulgar falsa información, ya que estos actos inhumanos parecían improbables. Todo fue después confirmado por otras fuentes.

Aquí hay solamente unos pocos ejemplos de los horribles crímenes que describió Mart Laar. Los Comunistas destruyeron a tres pueblos Estonios y todos sus habitantes de una forma especialmente cruel. Los niños fueron clavados a los árboles, mujeres embarazadas fueron golpeadas hasta la muerte. En el pueblo de Ehavere, niños fueron clavados a los pechos de su madre con bayonetas. Las lenguas y los pechos de las mujeres habían sido cortados.

Encontré información después, cómo a veces, alimentaron los cerdos con los cadáveres de los Hermanos del Bosque (soldados de la guerrilla Estonia).

Los judíos Hans Grabbe (Hasa Hoff) y Mikhail Pasternak cargan la responsabilidad última por esos atroces crímenes.

La Nación Estonia perdió el 25 por ciento de su población (alrededor de 250.000 personas) durante los primeros diez años de la ocupación soviética. Los más educados y los más activos ciudadanos fueron aquellos que más sufrieron.

Imagine poniendo a cada estonio – hombres, mujeres, viejos y niños – en una larga línea y ellos disparando a uno de cada 4 personas. ¡Esto fue lo que ellos hicieron en Estonia! Otros crímenes parecen patéticos en comparación. El papel activo de los judíos extremistas fue una sorpresa completa. Para los estonios se sintió como una bofetada en la cara.

Un judío Estonio, Joosep Frank que emigró a Israel admitió en el periódico del destierro Estonio Meie Elu (Toronto) el 10 de julio de 1986 que “los estonios nunca fueron hostiles hacia los judíos“.

El líder de los judíos Estonios, Samuil Lazikin, dijo al periodista sueco Jan Lindstrom en 1989: “Durante el tiempo de la República de Estonia, no había ningún tipo de antisemitismo oficial, en absoluto, en Estonia.” Lindstrom le preguntó “¿Vivían bien entonces los judíos en Estonia?” Lazikin contestó: “Naturalmente, por supuesto!” (Expressen, 4 de septiembre de 1989.) Entonces, esto no fue un asunto de venganza. A pesar de esto, todos los empleados judíos de ciertas compañías en Tallinn, se unieron a los batallones de exterminio. Puedo mencionar la fábrica Rauaniit, su dueño era judío y dónde cada judío que trabajaban allí, con el gerente Zemach Delski a la cabeza, se unió los exterminadores.

Ellos no eran fieles a la República de Estonia sino a un poder extranjero.

La judía Irina Stelmach, admitió en el periódico Hommikuleht (de Tallinn) el 17 de diciembre de 1993 que había muchos judíos en los batallones de exterminio.

La Estonia soviética se había transformado en la tierra prometida de los judíos, según Augustina Gerber, jefe de redacción del periódico judío Hasahar en Tallinn. De hecho, los judíos se transformaron en los jefes de más alto nivel dentro del aparato de poder soviético en la Estonia ocupada.

Ellos controlaban la radio (Ado Slutsk), la televisión, la industria de grabaciones, el desarrollo científico y, por supuesto, la propaganda. Los científicos políticos judíos,, Herbert Vainu, Gabriel Hazak y Simón Joffe eran los comentaristas de radio más importantes.

La falsificación de la historia fue controlada por el “dictador judío de la historia” Herbert-Armin Lebbin quien continuó publicando mentiras comunistas acerca de cómo los estonios se unieron voluntariamente a la Unión Soviética y escogieron el camino del socialismo progresista en el periódico Aja Pulss (Nº. 11 y Nº. 12), hasta junio de 1988.

En 1980 él publicó el libro de propaganda “Al Servicio del Anti-comunismo”, su audacia excedió todos los otros libros de su tipo. La ideología en las universidades estaba bajo el control de los siguientes judíos : Rem Blum (profesor de sociología en la Universidad de Tartu), y Eugenia Gurin-Loov (disertante en filosofía en el Instituto de Educación en Tallinn).

Cuando unos pocos estonios en el exilio, por primera vez y en cierta magnitud, se les permitió hablar con la prensa sueca sobre el importante rol de los judíos en los crímenes de los Batallones de Exterminio, el abogado judío, Hans W. Levy, de Gothenburg, intentó explicar que “las palabras ‘batallón de exterminio‘ estaba reservado para los grupos Einsatzkommando Nazis”. (Svenska Dagbladet, 6 de febrero de 1992).

Con toda seriedad, él quiso decir que los judíos nunca habían estado involucrados en exterminios. Hans Levy está equivocado. Los alemanes nunca cometieron atrocidades tan grandes y terribles como las que he mencionado cuando ellos estuvieron en los estados bálticos.

Necesito mencionar aquí que Moses Hess vio el Comunismo como el mejor método para extender la aniquilación.

Si nosotros comparamos los testimonios sobre la forma como los Batallones de Exterminio asolaron Estonia, con los informes de los territorios Palestinos ocupados por Israel, podemos ver que los crímenes cometidos por los Sionistas de hoy, es de la misma naturaleza que aquellos cometidos durante la introducción del Comunismo en los estados bálticos en 1940-1941.

Aquí hay algunos de los titulares típicos de la prensa sueca acerca de los crímenes contra los Palestinos: “Palestino Torturado hasta la muerte” (Aftonbladet, 9 de Febrero de 1988), “Terror Judío contra los Palestinos” (Svenska Dagbladet, 9 de Junio de 1987), “Soldado Golpea a Niño de 15 años hasta la Muerte” (Aftonbladet, 9 de febrero de 1988), “Joven de 17 años muerto de un disparo en Gaza” (Aftonbladet, 10 de enero de 1988), “Diez Palestinos quemados vivos” (Aftonbladet, 29 de febrero de 1988), “Israelitas Asesinan a 2 Niños” (Aftonbladet, 6 de junio de 1990), “Matanza “israelita en Pueblo Palestino – Seis Personas Mueren por Disparos” (Expressen, 14 de abril de 1989), “Soldados Rompen Brazos de Prisioneros” (Expressen, 27 de febrero de 1988), “Policía Dispara a Muerte a los Niños” (Expressen, 2 de abril de 1989), “Jugando, Niño de Cinco Años Muere de un Disparo” (Expressen, 19 de octubre de 1988), “Guerra Química Contra Palestinos” (Dagens Nyheter, 23 de marzo de 1988).

Que los soldados israelitas rompan los brazos de prisioneros Palestinos no es un acto de arbitrariedad individual. El modelo de este acto puede encontrarse en el Antiguo Testamento, Salmos 10:15-16 y 37:17. El primer pasaje lee: “Rompa el brazo del malo y del hombre torcido: busque su maldad hasta que no encuentre nada. El SEÑOR es para siempre jamás el Rey: los paganos perecerán fuera de su tierra.” En febrero de 1988, el estudiante de 15 años Iyad Mohammed fue sacado de su casa y golpeado hasta la muerte con las culatas de los fusiles. Testigos declaran que los soldados israelitas habían destrozado su cabeza completamente. (Svenska Dagbladet, 9 de febrero de 1988).

En la primavera de 1988, cuatro Palestinos fueron obligados a tenderse en el suelo, mientras una retro excavadora los cubrió con tierra en Kafir, cerca de Nablus, en la franja Oriental. Los lugareños lograron desenterrarlos vivos después. (Svenska Dagbladet, 16 de mayo de 1988) Representantes de ‘Salvemos los Niños’ han llegado a denunciar ahora, que los soldados israelitas disparan a los niños a propósito. Por lo menos 64 niños fueron asesinados durante los primeros 11 meses, desde el comienzo de la Intifada (Dagens Nyheter, 8 de diciembre de 1988) En defensa, los Zionistas dicen que tienen que disparar a las personas que tiran piedras contra ellos. Extranjeros (incluyendo a musulmanes) han tirado piedras a la policía en Francia e Inglaterra sin conseguir un disparo a cambio. Un joven de 23 años en Malmo (Suecia) lanzó una piedra a la policía en la primavera de 1993. La corte lo multó.

(Dagens Nyheter, 30 de octubre de 1993) Esto tendrá que ser suficiente. Los hechos muestran claramente, sin embargo, que los judíos Sionistas están involucrados en formas horribles, extraordinariamente violentas de exterminio en “varios de sus proyectos”.

Los hogares Palestinos han sido volados con explosivos, se han arrasado muchos pueblos. Estos métodos son escasamente compatibles con las políticas de un país democrático. ¿Con qué propósito Israel firmó la Convención de Ginebra? El periódico semanal israelita Ha’olam Hazzeh publicó el 5 de enero de 1974, el folleto del Teniente Coronel Avidan “La Pureza de las Armas”. Él también es el rabino del Comando Militar de la Región Central.

En ese folleto instruye a sus lectores sobre su tarea de matar civiles. Los soldados no sólo tienen el derecho, sino el deber de matar civiles. Eso es Mitzvah – es decir, una buena acción para Yahweh.

El régimen soviético en Estonia se debilitó considerablemente en 1988. El lucha por la libertad comenzó seriamente. Los ideólogos y funcionarios se desesperaron – ellos no querían perder sus privilegios como miembros de la nomenclatura (nomenklatura – la élite del Poder Marxista).

Al mismo tiempo, querían hacer lo imposible para evitar la aparición de cualquier actitud antisemita en el país. Esa fue la razón por la cual, la KGB planificó una operación de castigo en Estonia entre el 20 y el 26 de noviembre de 1988.

La Operación planificada fue llamada ‘El Desobediente’. Se llevó a cabo bajo la dirección del Coronel de la KGB Samuil Mikbailov (en realidad Samuil Michelson), un judío nacido en Parnu, Estonia. Era el jefe de la sección báltica de la KGB. (Nadalaleht, 19 de octubre de 1991) Sin embargo, el régimen soviético en Estonia acabó. El país logró su independencia en agosto de 1991. Eso fue algo duro de tragar para los judíos Marxistas.

El judío Yevgeni Kogan estaba a la cabeza de los llamados ‘Internacionalistas’ que intentaron sabotear el desarrollo de la independiente Estonia de cualquier forma posible.

Ninguna medida se tomó contra él.

Las organizaciones culturales judías recientemente fundadas en Tallinn comenzaron una campaña de calumnias en Suecia para dañar la imagen de Estonia en el extranjero. Esa fue la forma cómo ellos premiaron a los estonios que amablemente les permitieron fundar estos nuevos clubes judíos de desinformación.

El 18 de noviembre de 1991, un facsímil sobre una supuesta reunión de hombres de la SS Estonios y de asesinos de judíos fue enviada al Comité sueco por los judíos soviéticos. La reunión fue, en el hecho real, para veteranos de guerra Estonios, del ex Ejército Rojo así como soldados de la Wehrmacht. Ellos se habían reunido para lograr reconciliación y para discutir materias de sus pensiones y otros problemas que ellos tenían en común. Pero el estúpido Ministro de Ayuda Exterior, Alf Svensson, que había hecho varias tonteras en ocasiones anteriores, tragó el cebo y advirtió sobre el peligro del fascismo en Estonia.

Los judíos Marxistas en Estonia, encabezados por Gennadi Gramberg, estaba dichosos por esta contribución a sus esfuerzos de recobrar algunos de sus privilegios anteriores. Un Letón judío, Samuil Zivs, ex vicepresidente de asociación de abogados de la Unión Soviética, también ha difundido calumnias y desinformación similar.

El 17 de enero de 1992, Kiichi Miyazawa, Primer Ministro japonés, se disculpó por sus soldados que habían usado decenas de miles de mujeres coreanas como esclavas sexuales durante la Segunda Guerra Mundial. (Dagens Nyheter, 18 de enero de 1992).

También el Primer Ministro japonés Tomiichi Murayama se disculpó por los otros crímenes de guerra el 15 de agosto de 1995.

Yo ingenuamente esperaba un gesto similar de los judíos de Estonia. Estaba equivocado. Recibí en realidad lo contrario. El 8 de abril de 1992, el periódico semanal Eesti Aeg (de Tallinn) publicó un largo artículo dónde describí las contribuciones de las dos organizaciones culturales judías (Licht y Schalom Aleichem) al terror comunista en 1940-1941.

En la conclusión, le pedía a la unión cultural judía actual, distanciarse de esos crímenes y disculparse con el pueblo estonio. Los judíos extremistas fanáticos se enfurecieron y contra-atacaron. Ellos definitivamente, se han negado a disculparse.

Afirman que el pueblo estonio debe asumir la culpa y responsabilidad colectivamente por los crímenes que las fuerzas de ocupación alemanas cometieron contra los judíos Chekistas y terroristas.

El gobierno Estonio realmente pidió disculpas a los judíos. Estonia incluso se unió en la vergonzosa decisión para abolir la resolución de la ONU que el Sionismo era una forma de racismo. Los judíos, en contraste, intentaron negar los crímenes que ellos cometieron durante la primera ocupación soviética. Acusaron que el pueblo estonio carga la responsabilidad colectiva por las “masas” de judíos asesinados en el país. Los judíos, por otro lado, no cargan la responsabilidad colectiva por los crímenes que “quizás unos pocos judíos cometieron”, según la Judía marxista Eugenia Gurin-Loov. (Eesti Maa, 3 de febrero de 1993).

La Enciclopedia Judaica afirmó en 1971 que 1.000 judíos habían sido asesinados en Estonia. Luego Expressen en Suecia publicó las mentiras soviéticas al efecto que 12.000 judíos (una cifra imposible) fueron asesinados solamente en Tartu, incluyendo mujeres y niños. (Expressen, 21 de abril de 1987, pág. 9.) Pero solamente 200 judíos fueron asesinados en Tartu según la información israelita. La mayoría de ellos eran culpable de violentos crímenes. La judía Eugenia Gurin-Loov pone la figura de judíos muertos en Tartu en 159.

El New York Times publicó un informe de los procedimientos con el testigo ocular Oskar Art, que había manejado el autobús Volvo, llevando a los prisioneros al lugar de ejecución. Afirma que 50 judíos solamente fueron fusilados en Tartu, “pero ningún niño”.

¿Cuál de estas cifras pareciera ser más probable la verdad? Los alemanes no lograron organizar disturbios anti-judíos entre los estonios – ellos no quisieron tomar parte, a pesar de los crímenes terribles que los judíos habían cometido contra ellos. Ningún pogromo judío ha tenido lugar alguna vez en Estonia.

Incluso los mismos judíos admiten esto. Aún así hay todavía sionistas que denuncian que los estonios comenzaron a matar judíos antes que las fuerzas alemanas llegaran. Uno de éstos fue Salomón Schulman que publicó su visión en Expressen, entonces el periódico más grande en Escandinavia, el 10 de enero de 1992.

Quedaban menos de 1.000 judíos en Estonia en el otoño de 1941, según el profesor judío Dov Levin. (921 según el informe del jefe de la Policía de seguridad de los alemanes, Martin Sandberger). 3.000 judíos fueron evacuado a Rusia. Los judíos Estonios sólo pudieron presentar 474 nombres de judíos que fueron asesinados.

Sólo 475 judíos habían sido asesinados antes de que Estonia fuera declarada “limpia de judíos” en enero de 1942, según documento 180-L que fue usado en el Juicio de Nuremberg (Sirp, 24 de diciembre de 1991).

Eugenia Gurin-Loov presentó los nombres de 929 judíos ejecutados en su libro “El Gran Holocausto” (Tallinn, 1994). La misma propagandista afirmó en el periódico Horisont en 1991 que 2.000 judíos estonios habían sido ejecutados.

Esta cifra era realmente más alta que el número total de judíos en Estonia en el momento. Uno podría pensar que ni uno solo de los judíos se salvó en Estonia. Los hechos cuentan una historia diferente.

Valev Uibopuu, un famoso lingüista y escritor Estonio exiliado en Suecia, confirmó que algunos judíos Estonios que eran bastante inocentes de los crímenes cometidos por el régimen soviético, sobrevivieron la ocupación alemana. Él escribió: “A principios de la primavera de 1943, me sentaba en la silla de una dentista en Nomme (un suburbio de Tallinn). Mi dentista que era una mujer, era también judía. Fue la última vez que la vi, desde que dejé Estonia aquel verano, para escapar de la incluso, más molesta, ocupación alemana. Después oí que mi dentista se había movido a Estonia del sur dónde había continuado con su trabajo. Sobrevivió a la guerra, es decir, nadie informó de ella. Su hija que era una joven estudiante también sobrevivió y es ahora médico en Tartu.” (Estniska Dagbladet, Estocolmo, l0 de enero de 1992) Este informe había sido escrito para Sydsvenska Dagbladet que se negó a publicarlo.

La propaganda soviética constantemente acusó a los estonios (colectivamente) de participar en asesinatos masivos de judíos. Incluso el exiliado escritor estonio Andrés Kiing fue clasificado como criminal de guerra, a pesar del hecho que él ni siquiera había nacido en el momento de la guerra. (Dagen, 5 de marzo de 1987).

Los activistas judíos continúan cometiendo crímenes contra Estonia al afirmar, que los judíos no tenían nada que ver con el régimen soviético. Recientemente ellos han admitido que había unos “simpatizantes solitarios” entre los judíos. Este es un verdadero ejemplo de audacia judía – chutzpah- (ser caradura en hebreo). La Enciclopedia Judaica da a un ejemplo de esto: el hijo mató a sus padres y luego fue al Fondo de Ayuda de la sinagoga para pedir los beneficios por ser huérfano….

Había 4.613 judíos en Estonia en 1989 (y había 5.436 en 1959).

Sólo el 8.4 por ciento de ellos hablaba estonio, mientras que el 34.5 por ciento entendía el idioma. (Aja Pulss, Nº. 1, 1991.) ¡Esto es cómo los judíos muestran su respeto por la cultura Estonia! La verdad deberá aflorar en el futuro. Aquellos que ocultan un crimen se vuelven cómplices. No obstante, los activistas judíos han hecho todo lo que está en su poder para impedir que la verdad aflore sobre los crímenes de los marxistas judíos contra el pueblo Estonio en 1940-1941. Ellos se niegan a revelar cuántos judíos estonios trabajaron para el régimen soviético. Todavía desean vengarse de aquellos que se atreven a decir la verdad.

Durante el tiempo del régimen del terror Rojo, no era permitido ni tan siquiera decir que la vida era mejor en la Estonia burguesa que en la Unión Soviética comunista.

Oskar Sommer lo dijo sin embargo. Fue sentenciado a diez años en un campo de trabajo forzado.

Los sionistas desean que no se les mencione revelando los artículos sobre los crímenes judíos en Estonia. El Rabino León Mark Perlman incluso declaró el 17 de agosto de 1992 en el Goteborgs-Posten que “la democracia en los estados Bálticos está amenazada” como resultado de artículos que revelan el rol de los judíos en el terror comunista. ¡Esto es ser caradura! (chutzpah) Al mismo tiempo, uno puede leer en los periódicos cómo el mundo financiero judío ha comenzado a infiltrar la economía Estonia. (Rahva Haal, 16 de julio de 1993) El Primer Ministro estonio Mart Laar se volvió de pronto sumamente cooperativo en este aspecto. Los judíos parecen tener una vez más, el control total de la situación económica e ideológica en los estados bálticos. La capital letona, Riga, se ha transformado en el centro de la élite financiera judía en los estados bálticos, según Eesti Ekspress. (29 de octubre de 1993, A 7.) Así los Latvianos se han puesto bajo custodia en materia de asuntos internacionales que también son importante para el Sionismo internacional.

Una extensa indicación de esta situación fue la apertura de la Logia Masónica Fooniks ( Fénix) en Tallinn a mediado de junio de 1993. Ésta será la principal herramienta de los sionistas en Estonia. Los fondos para financiar la Logia venían de Suecia.

Ya hay representantes de la organización Masónica judía internacional B’nai B’rith en Estonia. El abogado judío León Glickman en Estonia, se unió como miembro a esta organización en1989, según una entrevista publicada en Eesti Ekspress. (20 de agosto de 1993).

A los círculos gobernantes en Tallinn les gustaría ver a Estonia en la Unión Europea. Ellos no están interesados en el bien del país.

Las autoridades de la ocupación comunista en Estonia causaron un enorme daño a la sociedad Estonia. Envenenaron el ambiente espiritual y físico, destruyeron la moral de las personas con mentiras audaces e hipocresía, dañaron la salud pública con el alcohol barato y la comida chatarra y limitaron las oportunidades de desarrollo espiritual de las personas.

El régimen soviético dañó a Estonia también económicamente. La ocupación le costó a Estonia 10.000 millones dólares por año desde 1940, según información que fue hecha pública en la televisión sueca el 5 de julio de 1991. Los otros países comunistas fueron similarmente afectados y China, Vietnam, Cuba y otros estados Comunista restantes, todavía están sufriendo bajo este sistema.

Los niños con retraso mental en instituciones cerradas recibieron un tratamiento mucho peor en Estonia que los animales reciben en occidente. En 1965, antes que turistas Occidentales fuesen permitidos en Estonia, las autoridades soviéticas dieron órdenes para reunir a todos los inválidos de guerra que mendigan en las calles y plazas en un solo día. Los que tenían mejor salud fueron enviados a los campos de concentración especial en la isla Valam, dónde fueron puestos a trabajar. Los otros fueron destruidos.

Esto debería ser suficiente. Es imposible describir todos los crímenes de los Comunistas aquí. Las oscuras fuerzas financieras y los líderes comunistas judíos se niegan a asumir culpa o responsabilidad.

¿Quién llevará esta culpa entonces, por todas las personas que fueron degradadas, oprimidas y desvalidas en los grilletes del Comunismo? La desvalidez es debida al hecho que el sistema comunista permite sólo a un grupo especialmente escogido de esclavos convenientes, que serán los que sobrevivirán, un grupo que no tiene la visión o el juicio para liderar a los otros.

Cuando tal nación mal herida, en gran desorden y con graves deficiencias, lentamente intenta volver nuevamente a la vida, es fácil engañar a las masas con ostensibles nuevas ideas, promesas justas y fantásticos planes de reestructuración (también en el mapa político), todo bajo aparentes nuevos líderes con un nuevo aparato de control.

La situación hace recordar un chiste húngaro muy conocido: al final de la Segunda Guerra Mundial, había un grupo de judíos en un refugio anti-aéreo en Budapest. Estaban discutiendo sobre la situación. Cuando el bombardeo había acabado, decidieron enviar a un muchacho judío afuera para averiguar en que orden estaba la sociedad, para que ellos pudieran adaptarse para satisfacerlo desde el mismo principio. El muchacho preguntó: “¿Cómo lo sabré?” Un judío más viejo contestó: “Es muy simple. Si los judíos jóvenes están en el poder, es Comunismo, pero si los judíos viejos están en el poder, entonces es Capitalismo.” Aquí es necesario citar al judío danés, Samuel Beskow, que dijo lo siguiente en un discurso público el 8 de diciembre de 1935: “Nosotros los judíos hemos tomado nuestro lugar al centro de la sociedad: mercados accionarios, bancos, ministerios, periódicos, editoras, cortes de justicia, compañías de seguros, hospitales y universidades. Nosotros estamos por todas partes, ya que no es sólo una cuestión de tomar la posesión del oro en nuestra lucha contra los Gentiles”. (Berlingske Tidende, 9 de diciembre, 1935.) El líder socialista sueco y Miembro de Parlamento, Arthur Engberg, declaró en el periódico Arbetet el 12 de marzo de 1921: “Hay justificación en la denuncia que la Dictadura del Proletariado en Rusia en realidad significa la Dictadura del Judío sobre el Ruso.” Engberg era el jefe de redacción del periódico Arbetet en Malmo.

¿Puede el hecho que los judíos extremistas no se han disculpado, significar, que ellos piensan continuar sus actividades en el futuro?

Volver al Índice del Libro: “Bajo el Signo del Escorpión”

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *