El Presidente Abraham Lincoln

El Presidente Abraham Lincoln
Click to open popup



Abraham_LincolnEn el 1856, el esclavo que se había escapado llamado Dred Scout había intentado obtener su libertad en el estado de Kansas, ya que éste era un estado libre. El caso fue tan importante que llegó hasta la Corte Suprema. La decisión infame del caso de Dred Scott fue hecha por el juez católico romano Taney, quien era el Juez principal de los Estados Unidos en ese tiempo. La decisión de Taney fue de que el negro no tenía ningún derecho que los blancos tuviesen que respetar. Esto básicamente significaba que el negro no tenía ningun derecho y que era inferior a los blancos. Abraham Lincoln, cuando era niño había vivido la venta de jóvenes negros en su pequeño pueblo de Illinois. Cuando él y su amigo pasaron por un lugar donde se estaba llevando a cabo una subasta de esclavos, Lincoln le dijo a su amigo: ― ¡Algún día le daré duro!‖ En noviembre de 1885, Charles Chiniquy, un sacerdote católico de Kankakee, Illinois había sido atacado en una serie de casos de corte por el obispo de la diócesis de Chicago. Chiniquy había hablado frecuentemente acerca del tema del control y los males del licor. Ya que muchos de los sacerdotes eran alcohólicos y muchos de los otros eran bebedores sociales, los mensajes de Chiniquy eran rechazados. Chiniquy citaba la Biblia frecuentemente en defensa de las posiciones que él tomaba. Esto provocó el coraje del obispo de Chicago contra él. Para poder silenciarlo, Chiniquy fue acusado de haber cometido un acto de indecencia por una prima suya que supuestamente él había cometido contra ella.

El caso de Chiniquy había sido publicado en la prensa de Illinois y muy pocos abogados estaban dispuestos a defenderlo. Los abogados sabían que no estaban únicamente peleando en contra del sacerdote en Chicago; sabían que estarían peleando contra la iglesia católica. Charles Chiniquy escuchó hablar de Abe Lincoln, quien era un abogado recto y leal en Illinois. Chiniquy le envió un telegrama a Lincoln pidiéndole que le sirviera de abogado y 20 minutos más tarde recibió una respuesta de Lincoln que decía, ―Sí, defenderé su honor y su vida en el próximo término de la corte en mayo en Urbana firmado por A. Lincoln.‖ Chiniquy relata lo siguiente: Llegado el momento en el que el alguacil de Kankakee me arrastró otra vez como un criminal y un prisionero a Urbana y me dejó en las manos del alguacil de esa ciudad. ―Llegué allí el 20 de octubre con mis abogados, Messrs, Osgood y Paddock y una docena de testigos. Mr. Abraham Lincoln me había precedido por sólo varios minutos desde Springfield‖. — Charles Chiniquy, Cincuenta años en la iglesia de Roma.Chick Publications, p. 273.

Cuando Charles Chiniquy fue defendido por Abraham Lincoln leemos, Él describió la carrera de Charles Chiniquy mostrando como había sido perseguido injustamente, concluyendo dijo ―Mientras Dios me dé un corazón para sentir, un cerebro para pensar y una mano para ejecutar mi voluntad dedicaré todo mi esfuerzo a combatir ese poder que ha atentado utilizar la maquinaria de las cortes para destruir los derechos y el carácter de un ciudadano americano‖. Y esa promesa hecha por Abraham Lincoln, él la mantuvo hasta sus años de mayor madurez. — Burke McCarty, The Suppressed Truth about the Assasination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing, p. 41.

Lincoln sabía que a Chiniquy se le había acusado injustamente. La noche antes de que Chiniquy fuese condenado a prisión por un delito que no había cometido, un testigo ocular que había escuchado todo el complot que había sido creado para destruir a Chiniquy se levantó y Chiniquy pudo salvarse de la acusación.

Abraham Lincoln se ganó muchos enemigos como resultado del juicio de Chiniquy. Cuando salieron de la corte, Charles Chiniquy estaba llorando y Abraham Lincoln le preguntó,Padre Chiniquy, ¿Porqué llora? ―Querido señor Lincoln, permítanme decirle que el gozo que debería sentir naturalmente por la victoria obtenida me está consumiendo la mente por temor a lo que podría costarle esta victoria a usted. En la corte había por lo menos diez o doce Jesuitas de Chicago y de San Louis que vinieron a ver mi sentencia de condenación a la cárcel…Lo que me preocupa en el alma en este momento y me hace derramar estas lágrimas es que me parece haber leído su sentencia de muerte en los malvados ojos de ellos. ¡Cuantas más víctimas inocentes han caído a los pies de esos verdugos de la iglesia de Roma y de sus patronos los sionistas judíos. Charles Chiniquy, Cincuenta años en la iglesia de Roma, p.p. 280-281.

Abraham Lincoln, desde el 1855 o 1856 era ya un hombre marcado por Roma y por el sionismo, para ser destruido.

Cuatro años después en el 1860, Abraham Lincoln fue electo presidente de los Estados Unidos. De camino de Illinois a Washington, D.C. tendría que pasar por la ciudad de Baltimore. Más adelante él mismo le dijo a Charles Chiniquy: Estoy contento de haberte encontrado otra vez… Ya ves que tus amigos, los Jesuitas aun no me han matado. Pero lo hubiesen hecho sin duda cuando pasé por su ciudad favorita, Baltimore si no hubiese pasado como incógnito unas cuantas horas antes de la hora en que ellos esperaban que yo pasara. Tenemos pruebas de que la compañía que me estaba esperando para matarme estaba siendo dirigida por un rabino católico romano llamado Byme; la compañía estaba compuesta casi en su totalidad de católicos romanos; más aun habían dos sacerdotes encubiertos entre ellos dirigiéndolos y motivándolos… Yo vi al Sr. Morse, el inventor del telégrafo; me dijo que cuando estaba en Roma no hacía mucho tiempo encontró las pruebas de que existe una conspiración formidable en contra de este país y de sus instituciones. Sin duda le debemos a las intrigas y a los emisarios del papa la mayor parte del terror que estamos viviendo con esta guerra civil que está amenazando con cubrir todo el país de sangre y de ruinas.

Lamento mucho que el señor Morse haya abandonado Roma antes de que tuviera más información sobre los planes secretos que tienen los Jesuitas contra las libertades y la existencia de este país. ——Ibid. P. 292.

Se habían contratado veinte hombres en Baltimore para asesinar al recién electo presidente cuando fuese de camino a Washington. El líder de la banda era un refugiado italiano, un barbero bien conocido en Baltimore. El plan de ellos era el siguiente: Cuando Lincoln llegara a esa cuidad los asesinos se mezclarían en la multitud y llegarían lo más cerca posible de él y ahí le dispararían. Si el presidente se encontraba en un carruaje se habían preparado granadas de mano llenas de un polvo detonador como el que había usado Orsini cuando intentó asesinar a Luis Napoleón. Se suponía que las granadas se tirarían dentro del carruaje y para asegurarse de que el trabajo estaría bien hecho, se le dispararía también al mismo tiempo. Los asesinos tenían una embarcación preparada para recibirlos en el puerto y de ahí se les movería por tierra hasta el estado de Alabama. — John Smith Dye. The Adder’s Den, p 113.

Un barbero italiano, bien conocido en Baltimore, un católico romano se supone que lo apuñaleara en su carruaje en el momento de su salida. — Burke McCarty, The Suppressed Truth about the Assasination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing, p. 66.

Afortunadamente, el primer plan de los Jesuitas para asesinar a Lincoln había fallado, ellos querían matarlo antes de que llegara a la Casa Blanca.

Mientras iba en un tren se le cayó una carta a John Wilkes Booth que le había sido enviada por Charles Shelby. La carta fue enviada al Presidente Lincoln quien después de haberla leído escribió la palabra ASESINATO sobre ella y la archivó en su oficina en donde fue encontrada después de su muerte y fue utilizada como evidencia en corte.

— Ibid. P. 131.

A continuación un abstracto de la carta: Abe debe morir y debe ser ahora. Pueden escoger sus armas, la copa, las balas o el cuchillo. La copa (veneno) nos falló una vez y podría volver a fallarnos… Sabes donde encontrar tus amigos. Tus disfraces son tan perfectos y completos… Realicen su misión por su hogar, por su país, aprovechen su tiempo, asegúrense de hacer lo que tienen que hacer. — Ibid. P. 132 (énfasis provisto).

Esta carta se utilizó para convencer a la Sra. Mary E. Surrat y algunos de los otros conspiradores en los juicios del asesinato de Lincoln.

Querían apuñalearlo. Si eso fallaba lo acribillarían a balazos. Todo esto habiendo fallado trataron de envenenarlo.

―Ellos‖ eran los emisarios del Papa, los Jesuitas. John Smith Dye, quien fue testigo de estos eventos nos dice: Fué un día oscuro en la historia de nuestro país cuando un guardia armado que rondaba el hotel (Willars) en el que el primer mandatario se encontraba hospedándose de forma temporera para prevenir su asesinato. Y en el día, (marzo 4, 1861) , el día de su inauguración como presidente, fue escoltado hasta la Avenida Pennsylvania acompañado de la caballería y bajo la más estricta vigilancia dirigida por el General Scout para prevenir que se le asesinara de camino al Capitolio en donde pronunciaría su mensaje inaugural desde el pórtico este. Eran tiempos terribles… — John Smith Dye, The Adder’s Den, p. 135.

Cuándo se recuerda el Congreso de Viena, Metternitch, los planes del Papa y de la Orden Jesuita para destruir este país, su libertad, destruir el Protestantismo y asesinar a los presidentes, ¿Qué nos dice todo esto acerca de los planes malvados y del carácter malicioso de los Jesuitas? Cuándo recordamos los ataques contra Andrew Jackson, el asesinato de Zachary Taylor, el intento de asesinato de James Buchanan y de Abraham Lincoln y finalmente su asesinato, ¿qué nos dice todo esto acerca de la iglesia católica? Nos muestra que su fachada de ser una iglesia, es sólo eso una fachada. Se esconden detrás de una máscara de religiosidad para no ser sospechosos de tantas abominaciones que perpetran diariamente en este país y alrededor del mundo. Que Dios nos libre de formar parte de una organización tan satánica como ésta.( y lo que no saben y los asombraría es que esa organización no es sino un brazo armado de otra organización mucho más siniestra, todopoderosa económicamente y despiadada que son los judíos sionistas, los jefes de los jesuitas.

Abraham Lincoln declaró lo siguiente: Se han fraguado tantos planes para atentar contra mi vida, que es un verdadero milagro que hayan fallado especialmente si consideramos que la mayor parte de los planes han estado en manos de los diestros asesinos católicos romanos quienes han sido adiestrados por los Jesuitas. ¿Esperamos que Dios haga un milagro perpetuo par salvar mi vida? Yo creo que no. Los Jesuitas son tan expertos en esos actos sangrientos que Enrique IV dijo que era imposible escaparse de ellos y él se convirtió en una de sus víctimas a pesar de que hizo lo imposible por protegerse. Mi escape de ellos desde la carta del Papa a Jeff Davis se ha afilado más el arma para destruirme, sería un milagro si lograra sobrevivir.

Pero tal y como Dios no escuchó el murmullo de los labios de Moisés cuando le dijo que tenía que morir antes de cruzar el Jordán, por los pecados del pueblo; así mismo espero que no escuche ni un murmullo de mis labios cuando yo caiga por el bien de mi nación.

Los únicos favores que le pido a Dios son, primero que muera por la santa causa con la que estoy comprometido ya que soy el que porta los derechos y las libertades de mi nación.

El segundo favor que le pido a Dios es que cuando yo me haya ido mi amado hijo Robert sea uno de los que enarbole la bandera de la libertad que cubrirá mi tumba y que la lleve con honor y fidelidad hasta el fin de su vida, tal y como hizo su padre aun rodeado de millones que le llamarán a pelear y a morir en defensa y por el honor de su país. — Charles Chiniquy. Cincuenta Años en la Iglesia de Roma, Chick Publications, pp. 302, 303.

Abraham Lincoln entendió que ese tiempo se aproximaba.

En medio de un éxito sin precedentes mientras todas las campanas de la nación repicaban de alegría, cayó una calamidad sobre la nación que provocó consternación y sorpresa. En la tarde del viernes 14 de abril, el Presidente Lincoln asistió al teatro Ford en Washington. Estaba sentado en su palco observando y escuchando el drama que se estaba presentando, cuando un hombre entró por la puerta del pasillo y entró al palco cerrando la puerta tras de sí.

Acercándose al presidente, sacó una pistola de su bolsillo y le disparó en la parte posterior de la cabeza. Cuando el Presidente cayó sin conocimiento herido de muerte y el grito de su esposa quien estaba sentada a su lado se escuchó en todo el teatro, el asesino saltó del palco de una altura de nueve pies y al correr por el escenario su cabeza desnuda sacó un cuchillo y exclamó: ―Sic siemper tyranuss ¡‖ y se escapó por el lado del escenario.— Ibid.

Pp. 307-308.

El noble Abraham, fiel descendiente del padre de los fieles, honesto en todos sus deberes, humilde como un niño, tierno de corazón como una mujer, quien no podía concebir herir a sus más terribles enemigos; quien en el momento del triunfo se entristeció por la derrota de sus adversarios con su lema ― caridad para todos, malicia para ninguno‖, poseía sentido común y una inteligencia nunca vista y un poder intelectual que le permitía vencer a sus más grandes enemigos en batallas. Desarrolló habilidades como hombre de estado que le hicieron merecedor del agradecimiento del pueblo y de la admiración del mundo. Con gracia y amabilidad atrajo a muchos corazones generosos; ¡y murió abaleado por un asesino! Pero ¿quién fue ese asesino? Booth era nada más y nada menos que una herramienta de los Jesuitas. Fue Roma quien dirigió su brazo después de haber corrompido su corazón y condenado su alma. — Ibid. P. 308.

Luego de veinte años y de las más difíciles y constantes búsquedas yo vengo delante de la gente de la nación Americana sin temor a decir y a probar que el Presidente Lincoln fue asesinado por los sacerdotes y los Jesuitas de Roma (colaborando con los judíos sionistas que también querían la muerte de Lincoln por no haber éste obedecido sus órdenes).

En el libro de los testimonios dados en la persecución y el asesinato de Lincoln, publicado por Ben Pittman en el 1867, y en los dos volúmenes del juicio de John Surratt tenemos pruebas legales irrefutables de que el plan del asesinato de Lincoln fue uno maduro [cuidadosamente planificado] que comenzó en la casa de Mary Surratt, 561 de la calle H. en Washington, D. C. Los testimonios bajo juramento muestran que esta casa era el punto de encuentro de los sacerdotes en Washington. ¿Qué le muestra al mundo la presencia de tantos sacerdotes en un solo lugar? Ningún hombre que posea sentido común y que sepa algo de los sacerdotes de Roma pondría en duda el hecho de que ellos eran los consejeros, los planificadores de ese plan infernal.( claro eran los colaboradores de los judíos sionistas, que querían matar al mejor de los going, o simplemente a un Presidente que se oponía a sus órdenes.) Esos sacerdotes quienes eran los amigos personales y los padres confesores de Booth, John Surratt y Mary Surrat no hubiesen podido estar en esa casa todo el tiempo si saber lo que estaba pasando, particularmente cuando sabemos que cada uno de ellos era un rebelde de corazón. Cada uno de esos sacerdotes sabiendo que el Papa infalible había llamado a Jeff Davis ―su hijo amado‖ y habían tomado la Confederación del Sur bajo su protección, estaban atados a creer que lo más santo que hombre alguno pudiera hacer era combatir por la causa del Sur destruyendo a aquellos que fuesen considerados enemigos.

Lea la historia del asesinato del Almirante Coligny, de Enrique III y Enrique IV y de Guillermo el Taciturno perpetradas por los asesinos de los Jesuitas, compárelas con el asesinato de Abraham Lincoln y encontrará que se asemejan tanto como dos gotas de agua. ¡Comprenderá que todas provienen de una misma fuente — Roma!( la aliada principal del sionismo judío) — Ibid. P. 309.

El archi rebelde [Jeff Davis] pudo haber puesto el dinero( mentiras, el dinero lo pusieron los judíos); pero los Jesuitas seleccionarían los asesinos, los adiestrarían y les mostrarían la corona de gloria en el cielo si asesinaban al autor del derramamiento de sangre, el famoso apóstata- el enemigo del Papa y de la iglesia — Lincoln.

¿Quién no es capaz de ver las lecciones que le ofrecieron los Jesuitas a Booth, en sus reuniones diarias en la casa de Mary Surratt cuando se leyeron las últimas líneas escritas por Booth antes de su muerte? ―Nunca podré arrepentirme, Dios me hizo el instrumento de su castigo‖ Compare esas palabras con las doctrinas y principios que se enseñan en los concilios, los decretos del Papa y las leyes de la Santa Inquisición y encontrará que los sentimientos y las creencias de Booth emanaban de esos principios, como el río que fluye desde su fuente.

Y la piadosa señorita Surratt, quien al día siguiente de la muerte de Lincoln dijo sin ningún reparo en presencia de varios testigos: ― La muerte de Abraham Lincoln no es más que la muerte de cualquier negro en el ejército‖ ¿De dónde pudo haber sacado esa expresión sino de su iglesia? ¿No había proclamado la iglesia recientemente mediante el juez católico Taney en su decisión en el caso Dred Scout que los negros no tienen ningún derecho por el cuál los blancos tengan que respetarlos? Al comparar al Presidente con el más bajo de los negros, Roma estaba diciendo que el presidente no tenía siquiera derecho a la vida. —Ibid. p. 310.

Justo después de la muerte de Lincoln, John Surratt quien era parte de la conspiración para asesinar al Presidente tomó un vuelo a Montreal. Desde Montreal fue llevado a Liverpool, Inglaterra y después a Roma. Cuando un oficial de los Estados Unidos finalmente lo encontró ya formaba parte del ejército personal del Papa. ¡Un conspirador del asesinato de Abraham Lincoln era miembro del ejército personal del Papa! Tres o cuatro horas antes del asesinato de Lincoln en Washington, el 14 de abril 1865 ese asesinato no era conocido sólo por algunos sino que circulaba en todas las calles y en las casas del pueblo católico de San José, Minnesota. El hecho es innegable; los testimonios reales y no había ni tren ni ningún otro medio de comunicación cerca del pueblo, el más cercano quedaba a unas treinta o cuarenta millas de distancia del pueblo…

El Señor Linneman quien era un católico romano nos dice que a pesar de haber escuchado esto de labios de muchas personas en su tienda y en las calles, no recuerda el nombre de una sóla persona que se lo hubiese dicho….pero si la memoria del Señor Linneman es tan deficiente en cuanto a ese asunto en particular podemos recordarle lo que se decía con precisión matemática…

…Los sacerdotes del pueblo de San José visitaban Washington con frecuencia y pernoctaban posiblemente en la casa de la señorita Surratt… esos sacerdotes de Washington se comunicaban diariamente con sus colegas rebeldes del pueblo de San José, ellos eran sus íntimos amigos. No había secretos entre ellos. Los detalles de la muerte y el día seleccionado para su ejecución eran conocidos por los sacerdotes del pueblo de San José ya que ellos estaban entre los de Washington…

¿Cómo fue posible que los sacerdotes pudieran esconder su plan del Señor Linneman si el era su confidente? El era su proveedor, la mano derecha de los fieles de San José…

Los sacerdotes romanos sabían y habían circulado la muerte de Lincoln cuatro horas antes de que sucediera en su pueblo católico de San José, Minnesota. — Ibid. pp. 316, 317.

Hay mucho más material.

En el juicio de John Surratt, un ministro francés de nombre Rufus King dijo lo siguiente: ―Yo creo que él (John Surratt) está protegido por el clero y que el asesinato ha sido producto de un plan profundo, no sólo contra la vida del Presidente Lincoln sino también contra la existencia de ésta república, ya que sabemos que el sacerdocio y la realeza se han opuesto y siempre se opondrán a la libertad‖( y también por supuesto sus jefes los judíos sionistas) — Burke,McCarty, The suppressed Truth About the Assasination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing, P.

185.

Cuatro personas fueron juzgadas, convictos y ejecutados por medio de la horca por el asesinato de Abraham Lincoln. Sus nombres eran Davy Harold, Lewis Payne, Geoge Atzerodt y Mary E. Surratt. Estos eran todos católicos romanos. Esa información se encuentra en el Teatro Ford en varias vitrinas que muestran muchas cosas acerca de Lincoln, la Guerra Civil y su asesinato. Como Abraham Lincoln fue asesinado hubo un intento de asesinar a William Stuart también, el Secretario de Estado. Hubo también un intento de asesinar a Ulysses S. Grant, pero Grant tuvo que hacer un viaje de emergencia a New Jersey para estar al lado del lecho de muerte de un familiar. Andrew Johnson, el Vicepresidente de los Estados Unidos, también estaba programado para ser asesinado en ese momento. El hombre que le iba a asesinar se asustó y huyó al campo montado a caballo y no llevó a cabo su parte del plan.

Lewis Payne conocido como el niño de Florida, un gigante atlético quien se había unido a la conspiración varios meses antes, llegó hasta el frente de la residencia del Secretario de Estado, William Stuart.

William Stuart había estado enfermo durante tres semanas, sufriendo de una fractura en la mandíbula que sufrió como consecuencia de que sus caballos se desenfrenaran y estaba bajo el cuidado constante de enfermeros.

Payne tocó el timbre de la puerta y le contestó un negro mayordomo. Le dijo al mismo que él había sido enviado con algunas medicinas que debía llevar al cuarto del enfermo. El negro mayordomo rehusó permitirle entrar, diciéndole que tenía órdenes de no permitirle a nadie entrar al cuarto del Seño Stuart. El extraño [Lewis Payne] después de haber luchado por un rato con el mayordomo, lo tumbó al piso y subió las escaleras. Corrió hasta el cuarto del enfermo, luego de haber tumbado al piso a los dos hijos del Secretario…El, [Lewis Payne] corrió hasta donde estaba el enfermo y lo apuñaleó tres veces. Por un esfuerzo sobrehumano, el último combatió a su asesino quien le dejó tirado en el piso, sangrando por las heridas que le había infligido. Después de su ataque mortal a Stuart, el rufián corrió escaleras abajo, gritando a viva voz ― ¡Estoy loco, estoy loco!‖, y posiblemente lo estaba.

Estaba completamente bajo el control de las influencias hipnóticas de la gente perversa en cuyo poder se había entregado.— Ibid, pp.121,122.

Eso era parte del plan de Michael O‘ Laughlin uno de los conspiradores de Baltimore, el asesinar al General Grant esa noche. Esto no fue posible debido a los cambios en los planes del General.

Fue a Atzerodt, le correspondió asesinar al Presidente Johnson, pero sintió temor y pasó el día en el campo montando a caballo…… fue encontrado varios días después con unos familiares en la parte baja de Washington. Él hizo una confesión escrita antes de ser ejecutado que confirmaba la presencia de Surratt en Washington en ese día fatal y lo confirmaba como un hecho que nueve testigos de buena reputación habían jurado.— Ibid, p. 122.

Ciertamente tenemos una conspiración para matar, no únicamente al Presidente sino también de llevar al gobierno de los Estados Unidos a un caos total. ¿No hemos visto el cumplimiento del Concilio de Viena y de Verona en función en el 1865? ¿No hemos visto la mano de la Orden Jesuita y de la Iglesia Católica Romana dispuesta a destruir a esta gran nación (y por supuesto ellos eran comandados y colaboraban con sus jefes los sionistas judíos).? Fue un momento terrible en la historia de los Estados Unidos.

Hemos visto ya que la iglesia católica romana sembró la semilla de la división entre los dos grandes sectores de esta nación, dividiendo el Norte del Sur en el asunto candente de la esclavitud.

Esa división era su oportunidad de oro para lograr que uno demoliera al otro, y poder reinar sobre las ruinas sangrantes de ambos, ahí está la clave y la oportunidad que estaban esperando los judíos sionistas de apoderarse de grandes extensiones de tierras en el sur, según lo dicen claramente sus Protocolos.

Habiendo disfrutado de una política largamente favorecida, esperaba que la hora de su triunfo supremo sobre este continente habría llegado. Le ordenó al Emperador de Francia a preparar un ejército en Méjico para proveerle apoyo al Sur, y convenció a todos los católicos a que se unieran bajo la bandera de la esclavitud uniéndose al Partido Demócrata. — Charles Chiniquy, Cincuenta años en la Iglesia de Roma. Publicaciones Chick. p. 291.

Abraham Lincoln le dijo a Charles Chiniquy, Yo estaré eternamente agradecido por las palabras de advertencia que me has dado en cuanto a los peligros de parte de Roma que me asechan y ponen mi vida en peligro. Yo sé que no son peligros imaginarios. Si estuviese peleando contra un Sur Protestante, como nación no habría ningún peligro de asesinato contra mí. Las naciones que leen la Biblia pelean con valentía en el campo de batalla, pero no asesinan a sus enemigos. El Papa y los Jesuitas y sus amos el sionismo judío, son el único poder organizado en el mundo que han recurrido a las armas asesinas para matar a aquellos a quienes no pueden convencer con sus argumentos o conquistar con su espada por eso estas dos organizaciones satánicas colaboran entre si y son aliadas secretas pues tienen intereses en común, como es dominar el mundo y tenerlo sometido en secreto, pero quien manda realmente y quien tiene el poder económico para hacerlo es el sionismo judio. Desgraciadamente, siento más y más cada día que la lucha que estoy librando no es únicamente contra los americanos del Sur, es más que nada en contra de los judíos sionistas y sus colaboraqdores y esclavos fieles el Papa En el 1856, el esclavo que se había escapado llamado Dred Scout había intentado obtener su libertad en el estado de Kansas, ya que éste era un estado libre. El caso fue tan importante que llegó hasta la Corte Suprema. La decisión infame del caso de Dred Scott fue hecha por el juez católico romano Taney, quien era el Juez principal de los Estados Unidos en ese tiempo. La decisión de Taney fue de que el negro no tenía ningún derecho que los blancos tuviesen que respetar. Esto básicamente significaba que el negro no tenía ningun derecho y que era inferior a los blancos. Abraham Lincoln, cuando era niño había vivido la venta de jóvenes negros en su pequeño pueblo de Illinois. Cuando él y su amigo pasaron por un lugar donde se estaba llevando a cabo una subasta de esclavos, Lincoln le dijo a su amigo: ― ¡Algún día le daré duro!‖ En noviembre de 1885, Charles Chiniquy, un sacerdote católico de Kankakee, Illinois había sido atacado en una serie de casos de corte por el obispo de la diócesis de Chicago. Chiniquy había hablado frecuentemente acerca del tema del control y los males del licor. Ya que muchos de los sacerdotes eran alcohólicos y muchos de los otros eran 21 bebedores sociales, los mensajes de Chiniquy eran rechazados. Chiniquy citaba la Biblia frecuentemente en defensa de las posiciones que él tomaba. Esto provocó el coraje del obispo de Chicago contra él. Para poder silenciarlo, Chiniquy fue acusado de haber cometido un acto de indecencia por una prima suya que supuestamente él había cometido contra ella.

El caso de Chiniquy había sido publicado en la prensa de Illinois y muy pocos abogados estaban dispuestos a defenderlo. Los abogados sabían que no estaban únicamente peleando en contra del sacerdote en Chicago; sabían que estarían peleando contra la iglesia católica. Charles Chiniquy escuchó hablar de Abe Lincoln, quien era un abogado recto y leal en Illinois. Chiniquy le envió un telegrama a Lincoln pidiéndole que le sirviera de abogado y 20 minutos más tarde recibió una respuesta de Lincoln que decía, ―Sí, defenderé su honor y su vida en el próximo término de la corte en mayo en Urbana firmado por A. Lincoln.‖ Chiniquy relata lo siguiente: Llegado el momento en el que el alguacil de Kankakee me arrastró otra vez como un criminal y un prisionero a Urbana y me dejó en las manos del alguacil de esa ciudad. ―Llegué allí el 20 de octubre con mis abogados, Messrs, Osgood y Paddock y una docena de testigos. Mr. Abraham Lincoln me había precedido por sólo varios minutos desde Springfield‖. — Charles Chiniquy, Cincuenta años en la iglesia de Roma.Chick Publications, p. 273.

Cuando Charles Chiniquy fue defendido por Abraham Lincoln leemos, Él describió la carrera de Charles Chiniquy mostrando como había sido perseguido injustamente, concluyendo dijo ―Mientras Dios me dé un corazón para sentir, un cerebro para pensar y una mano para ejecutar mi voluntad dedicaré todo mi esfuerzo a combatir ese poder que ha atentado utilizar la maquinaria de las cortes para destruir los derechos y el carácter de un ciudadano americano‖. Y esa promesa hecha por Abraham Lincoln, él la mantuvo hasta sus años de mayor madurez. — Burke McCarty, The Suppressed Truth about the Assasination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing, p. 41.

Lincoln sabía que a Chiniquy se le había acusado injustamente. La noche antes de que Chiniquy fuese condenado a prisión por un delito que no había cometido, un testigo ocular que había escuchado todo el complot que había sido creado para destruir a Chiniquy se levantó y Chiniquy pudo salvarse de la acusación.

Abraham Lincoln se ganó muchos enemigos como resultado del juicio de Chiniquy. Cuando salieron de la corte, Charles Chiniquy estaba llorando y Abraham Lincoln le preguntó,Padre Chiniquy, ¿Porqué llora? ―Querido señor Lincoln, permítanme decirle que el gozo que debería sentir naturalmente por la victoria obtenida me está consumiendo la mente por temor a lo que podría costarle esta victoria a usted. En la corte había por lo menos diez o doce Jesuitas de Chicago y de San Louis que vinieron a ver mi sentencia de condenación a la cárcel…Lo que me preocupa en el alma en este momento y me hace derramar estas lágrimas es que me parece haber leído su sentencia de muerte en los malvados ojos de ellos. ¡Cuantas más víctimas inocentes han caído a los pies de esos verdugos de la iglesia de Roma y de sus patronos los sionistas judíos. Charles Chiniquy, Cincuenta años en la iglesia de Roma, p.p. 280-281.

Abraham Lincoln, desde el 1855 o 1856 era ya un hombre marcado por Roma y por el sionismo, para ser destruido.

Cuatro años después en el 1860, Abraham Lincoln fue electo presidente de los Estados Unidos. De camino de Illinois a Washington, D.C. tendría que pasar por la ciudad de Baltimore. Más adelante él mismo le dijo a Charles Chiniquy: Estoy contento de haberte encontrado otra vez… Ya ves que tus amigos, los Jesuitas aun no me han matado. Pero lo hubiesen hecho sin duda cuando pasé por su ciudad favorita, Baltimore si no hubiese pasado como incógnito unas cuantas horas antes de la hora en que ellos esperaban que yo pasara. Tenemos pruebas de que la compañía que me estaba esperando para matarme estaba siendo dirigida por un rabino católico romano llamado Byme; la compañía 22 estaba compuesta casi en su totalidad de católicos romanos; más aun habían dos sacerdotes encubiertos entre ellos dirigiéndolos y motivándolos… Yo vi al Sr. Morse, el inventor del telégrafo; me dijo que cuando estaba en Roma no hacía mucho tiempo encontró las pruebas de que existe una conspiración formidable en contra de este país y de sus instituciones. Sin duda le debemos a las intrigas y a los emisarios del papa la mayor parte del terror que estamos viviendo con esta guerra civil que está amenazando con cubrir todo el país de sangre y de ruinas.

Lamento mucho que el señor Morse haya abandonado Roma antes de que tuviera más información sobre los planes secretos que tienen los Jesuitas contra las libertades y la existencia de este país. ——Ibid. P. 292.

Se habían contratado veinte hombres en Baltimore para asesinar al recién electo presidente cuando fuese de camino a Washington. El líder de la banda era un refugiado italiano, un barbero bien conocido en Baltimore. El plan de ellos era el siguiente: Cuando Lincoln llegara a esa cuidad los asesinos se mezclarían en la multitud y llegarían lo más cerca posible de él y ahí le dispararían. Si el presidente se encontraba en un carruaje se habían preparado granadas de mano llenas de un polvo detonador como el que había usado Orsini cuando intentó asesinar a Luis Napoleón. Se suponía que las granadas se tirarían dentro del carruaje y para asegurarse de que el trabajo estaría bien hecho, se le dispararía también al mismo tiempo. Los asesinos tenían una embarcación preparada para recibirlos en el puerto y de ahí se les movería por tierra hasta el estado de Alabama. — John Smith Dye. The Adder’s Den, p 113.

Un barbero italiano, bien conocido en Baltimore, un católico romano se supone que lo apuñaleara en su carruaje en el momento de su salida. — Burke McCarty, The Suppressed Truth about the Assasination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing, p. 66.

Afortunadamente, el primer plan de los Jesuitas para asesinar a Lincoln había fallado, ellos querían matarlo antes de que llegara a la Casa Blanca.

Mientras iba en un tren se le cayó una carta a John Wilkes Booth que le había sido enviada por Charles Shelby. La carta fue enviada al Presidente Lincoln quien después de haberla leído escribió la palabra ASESINATO sobre ella y la archivó en su oficina en donde fue encontrada después de su muerte y fue utilizada como evidencia en corte.

— Ibid. P. 131.

A continuación un abstracto de la carta: Abe debe morir y debe ser ahora. Pueden escoger sus armas, la copa, las balas o el cuchillo. La copa (veneno) nos falló una vez y podría volver a fallarnos… Sabes donde encontrar tus amigos. Tus disfraces son tan perfectos y completos… Realicen su misión por su hogar, por su país, aprovechen su tiempo, asegúrense de hacer lo que tienen que hacer. — Ibid. P. 132 (énfasis provisto).

Esta carta se utilizó para convencer a la Sra. Mary E. Surrat y algunos de los otros conspiradores en los juicios del asesinato de Lincoln.

Querían apuñalearlo. Si eso fallaba lo acribillarían a balazos. Todo esto habiendo fallado trataron de envenenarlo.

―Ellos‖ eran los emisarios del Papa, los Jesuitas. John Smith Dye, quien fue testigo de estos eventos nos dice: Fué un día oscuro en la historia de nuestro país cuando un guardia armado que rondaba el hotel (Willars) en el que el primer mandatario se encontraba hospedándose de forma temporera para prevenir su asesinato. Y en el día, (marzo 4, 1861) , el día de su inauguración como presidente, fue escoltado hasta la Avenida Pennsylvania acompañado de la caballería y bajo la más estricta vigilancia dirigida por el General Scout para prevenir que se le asesinara de camino al Capitolio en donde pronunciaría su mensaje inaugural desde el pórtico este. Eran tiempos terribles… — John Smith Dye, The Adder’s Den, p. 135.

23 Cuándo se recuerda el Congreso de Viena, Metternitch, los planes del Papa y de la Orden Jesuita para destruir este país, su libertad, destruir el Protestantismo y asesinar a los presidentes, ¿Qué nos dice todo esto acerca de los planes malvados y del carácter malicioso de los Jesuitas? Cuándo recordamos los ataques contra Andrew Jackson, el asesinato de Zachary Taylor, el intento de asesinato de James Buchanan y de Abraham Lincoln y finalmente su asesinato, ¿qué nos dice todo esto acerca de la iglesia católica? Nos muestra que su fachada de ser una iglesia, es sólo eso una fachada. Se esconden detrás de una máscara de religiosidad para no ser sospechosos de tantas abominaciones que perpetran diariamente en este país y alrededor del mundo. Que Dios nos libre de formar parte de una organización tan satánica como ésta.( y lo que no saben y los asombraría es que esa organización no es sino un brazo armado de otra organización mucho más siniestra, todopoderosa económicamente y despiadada que son los judíos sionistas, los jefes de los jesuitas.

Abraham Lincoln declaró lo siguiente: Se han fraguado tantos planes para atentar contra mi vida, que es un verdadero milagro que hayan fallado especialmente si consideramos que la mayor parte de los planes han estado en manos de los diestros asesinos católicos romanos quienes han sido adiestrados por los Jesuitas. ¿Esperamos que Dios haga un milagro perpetuo par salvar mi vida? Yo creo que no. Los Jesuitas son tan expertos en esos actos sangrientos que Enrique IV dijo que era imposible escaparse de ellos y él se convirtió en una de sus víctimas a pesar de que hizo lo imposible por protegerse. Mi escape de ellos desde la carta del Papa a Jeff Davis se ha afilado más el arma para destruirme, sería un milagro si lograra sobrevivir.

Pero tal y como Dios no escuchó el murmullo de los labios de Moisés cuando le dijo que tenía que morir antes de cruzar el Jordán, por los pecados del pueblo; así mismo espero que no escuche ni un murmullo de mis labios cuando yo caiga por el bien de mi nación.

Los únicos favores que le pido a Dios son, primero que muera por la santa causa con la que estoy comprometido ya que soy el que porta los derechos y las libertades de mi nación.

El segundo favor que le pido a Dios es que cuando yo me haya ido mi amado hijo Robert sea uno de los que enarbole la bandera de la libertad que cubrirá mi tumba y que la lleve con honor y fidelidad hasta el fin de su vida, tal y como hizo su padre aun rodeado de millones que le llamarán a pelear y a morir en defensa y por el honor de su país. — Charles Chiniquy. Cincuenta Años en la Iglesia de Roma, Chick Publications, pp. 302, 303.

Abraham Lincoln entendió que ese tiempo se aproximaba.

En medio de un éxito sin precedentes mientras todas las campanas de la nación repicaban de alegría, cayó una calamidad sobre la nación que provocó consternación y sorpresa. En la tarde del viernes 14 de abril, el Presidente Lincoln asistió al teatro Ford en Washington. Estaba sentado en su palco observando y escuchando el drama que se estaba presentando, cuando un hombre entró por la puerta del pasillo y entró al palco cerrando la puerta tras de sí.

Acercándose al presidente, sacó una pistola de su bolsillo y le disparó en la parte posterior de la cabeza. Cuando el Presidente cayó sin conocimiento herido de muerte y el grito de su esposa quien estaba sentada a su lado se escuchó en todo el teatro, el asesino saltó del palco de una altura de nueve pies y al correr por el escenario su cabeza desnuda sacó un cuchillo y exclamó: ―Sic siemper tyranuss ¡‖ y se escapó por el lado del escenario.— Ibid.

Pp. 307-308.

El noble Abraham, fiel descendiente del padre de los fieles, honesto en todos sus deberes, humilde como un niño, tierno de corazón como una mujer, quien no podía concebir herir a sus más terribles enemigos; quien en el momento del triunfo se entristeció por la derrota de sus adversarios con su lema ― caridad para todos, malicia para ninguno‖, poseía sentido común y una inteligencia nunca vista y un poder intelectual que le permitía vencer a sus más grandes enemigos en batallas. Desarrolló habilidades como hombre de estado que le hicieron merecedor del 24 agradecimiento del pueblo y de la admiración del mundo. Con gracia y amabilidad atrajo a muchos corazones generosos; ¡y murió abaleado por un asesino! Pero ¿quién fue ese asesino? Booth era nada más y nada menos que una herramienta de los Jesuitas. Fue Roma quien dirigió su brazo después de haber corrompido su corazón y condenado su alma. — Ibid. P. 308.

Luego de veinte años y de las más difíciles y constantes búsquedas yo vengo delante de la gente de la nación Americana sin temor a decir y a probar que el Presidente Lincoln fue asesinado por los sacerdotes y los Jesuitas de Roma (colaborando con los judíos sionistas que también querían la muerte de Lincoln por no haber éste obedecido sus órdenes).

En el libro de los testimonios dados en la persecución y el asesinato de Lincoln, publicado por Ben Pittman en el 1867, y en los dos volúmenes del juicio de John Surratt tenemos pruebas legales irrefutables de que el plan del asesinato de Lincoln fue uno maduro [cuidadosamente planificado] que comenzó en la casa de Mary Surratt, 561 de la calle H. en Washington, D. C. Los testimonios bajo juramento muestran que esta casa era el punto de encuentro de los sacerdotes en Washington. ¿Qué le muestra al mundo la presencia de tantos sacerdotes en un solo lugar? Ningún hombre que posea sentido común y que sepa algo de los sacerdotes de Roma pondría en duda el hecho de que ellos eran los consejeros, los planificadores de ese plan infernal.( claro eran los colaboradores de los judíos sionistas, que querían matar al mejor de los going, o simplemente a un Presidente que se oponía a sus órdenes.) Esos sacerdotes quienes eran los amigos personales y los padres confesores de Booth, John Surratt y Mary Surrat no hubiesen podido estar en esa casa todo el tiempo si saber lo que estaba pasando, particularmente cuando sabemos que cada uno de ellos era un rebelde de corazón. Cada uno de esos sacerdotes sabiendo que el Papa infalible había llamado a Jeff Davis ―su hijo amado‖ y habían tomado la Confederación del Sur bajo su protección, estaban atados a creer que lo más santo que hombre alguno pudiera hacer era combatir por la causa del Sur destruyendo a aquellos que fuesen considerados enemigos.

Lea la historia del asesinato del Almirante Coligny, de Enrique III y Enrique IV y de Guillermo el Taciturno perpetradas por los asesinos de los Jesuitas, compárelas con el asesinato de Abraham Lincoln y encontrará que se asemejan tanto como dos gotas de agua. ¡Comprenderá que todas provienen de una misma fuente — Roma!( la aliada principal del sionismo judío) — Ibid. P. 309.

El archi rebelde [Jeff Davis] pudo haber puesto el dinero( mentiras, el dinero lo pusieron los judíos); pero los Jesuitas seleccionarían los asesinos, los adiestrarían y les mostrarían la corona de gloria en el cielo si asesinaban al autor del derramamiento de sangre, el famoso apóstata- el enemigo del Papa y de la iglesia — Lincoln.

¿Quién no es capaz de ver las lecciones que le ofrecieron los Jesuitas a Booth, en sus reuniones diarias en la casa de Mary Surratt cuando se leyeron las últimas líneas escritas por Booth antes de su muerte? ―Nunca podré arrepentirme, Dios me hizo el instrumento de su castigo‖ Compare esas palabras con las doctrinas y principios que se enseñan en los concilios, los decretos del Papa y las leyes de la Santa Inquisición y encontrará que los sentimientos y las creencias de Booth emanaban de esos principios, como el río que fluye desde su fuente.

Y la piadosa señorita Surratt, quien al día siguiente de la muerte de Lincoln dijo sin ningún reparo en presencia de varios testigos: ― La muerte de Abraham Lincoln no es más que la muerte de cualquier negro en el ejército‖ ¿De dónde pudo haber sacado esa expresión sino de su iglesia? ¿No había proclamado la iglesia recientemente mediante el juez católico Taney en su decisión en el caso Dred Scout que los negros no tienen ningún derecho por el cuál los blancos tengan que respetarlos? Al comparar al Presidente con el más bajo de los negros, Roma estaba diciendo que el presidente no tenía siquiera derecho a la vida. —Ibid. p. 310.

25 Justo después de la muerte de Lincoln, John Surratt quien era parte de la conspiración para asesinar al Presidente tomó un vuelo a Montreal. Desde Montreal fue llevado a Liverpool, Inglaterra y después a Roma. Cuando un oficial de los Estados Unidos finalmente lo encontró ya formaba parte del ejército personal del Papa. ¡Un conspirador del asesinato de Abraham Lincoln era miembro del ejército personal del Papa! Tres o cuatro horas antes del asesinato de Lincoln en Washington, el 14 de abril 1865 ese asesinato no era conocido sólo por algunos sino que circulaba en todas las calles y en las casas del pueblo católico de San José, Minnesota. El hecho es innegable; los testimonios reales y no había ni tren ni ningún otro medio de comunicación cerca del pueblo, el más cercano quedaba a unas treinta o cuarenta millas de distancia del pueblo…

El Señor Linneman quien era un católico romano nos dice que a pesar de haber escuchado esto de labios de muchas personas en su tienda y en las calles, no recuerda el nombre de una sóla persona que se lo hubiese dicho….pero si la memoria del Señor Linneman es tan deficiente en cuanto a ese asunto en particular podemos recordarle lo que se decía con precisión matemática…

…Los sacerdotes del pueblo de San José visitaban Washington con frecuencia y pernoctaban posiblemente en la casa de la señorita Surratt… esos sacerdotes de Washington se comunicaban diariamente con sus colegas rebeldes del pueblo de San José, ellos eran sus íntimos amigos. No había secretos entre ellos. Los detalles de la muerte y el día seleccionado para su ejecución eran conocidos por los sacerdotes del pueblo de San José ya que ellos estaban entre los de Washington…

¿Cómo fue posible que los sacerdotes pudieran esconder su plan del Señor Linneman si el era su confidente? El era su proveedor, la mano derecha de los fieles de San José…

Los sacerdotes romanos sabían y habían circulado la muerte de Lincoln cuatro horas antes de que sucediera en su pueblo católico de San José, Minnesota. — Ibid. pp. 316, 317.

Hay mucho más material.

En el juicio de John Surratt, un ministro francés de nombre Rufus King dijo lo siguiente: ―Yo creo que él (John Surratt) está protegido por el clero y que el asesinato ha sido producto de un plan profundo, no sólo contra la vida del Presidente Lincoln sino también contra la existencia de ésta república, ya que sabemos que el sacerdocio y la realeza se han opuesto y siempre se opondrán a la libertad‖( y también por supuesto sus jefes los judíos sionistas) — Burke,McCarty, The suppressed Truth About the Assasination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing, P.

185.

Cuatro personas fueron juzgadas, convictos y ejecutados por medio de la horca por el asesinato de Abraham Lincoln. Sus nombres eran Davy Harold, Lewis Payne, Geoge Atzerodt y Mary E. Surratt. Estos eran todos católicos romanos. Esa información se encuentra en el Teatro Ford en varias vitrinas que muestran muchas cosas acerca de Lincoln, la Guerra Civil y su asesinato. Como Abraham Lincoln fue asesinado hubo un intento de asesinar a William Stuart también, el Secretario de Estado. Hubo también un intento de asesinar a Ulysses S. Grant, pero Grant tuvo que hacer un viaje de emergencia a New Jersey para estar al lado del lecho de muerte de un familiar. Andrew Johnson, el Vicepresidente de los Estados Unidos, también estaba programado para ser asesinado en ese momento. El hombre que le iba a asesinar se asustó y huyó al campo montado a caballo y no llevó a cabo su parte del plan.

Lewis Payne conocido como el niño de Florida, un gigante atlético quien se había unido a la conspiración varios meses antes, llegó hasta el frente de la residencia del Secretario de Estado, William Stuart.

William Stuart había estado enfermo durante tres semanas, sufriendo de una fractura en la mandíbula que sufrió como consecuencia de que sus caballos se desenfrenaran y estaba bajo el cuidado constante de enfermeros.

26 Payne tocó el timbre de la puerta y le contestó un negro mayordomo. Le dijo al mismo que él había sido enviado con algunas medicinas que debía llevar al cuarto del enfermo. El negro mayordomo rehusó permitirle entrar, diciéndole que tenía órdenes de no permitirle a nadie entrar al cuarto del Seño Stuart. El extraño [Lewis Payne] después de haber luchado por un rato con el mayordomo, lo tumbó al piso y subió las escaleras. Corrió hasta el cuarto del enfermo, luego de haber tumbado al piso a los dos hijos del Secretario…El, [Lewis Payne] corrió hasta donde estaba el enfermo y lo apuñaleó tres veces. Por un esfuerzo sobrehumano, el último combatió a su asesino quien le dejó tirado en el piso, sangrando por las heridas que le había infligido. Después de su ataque mortal a Stuart, el rufián corrió escaleras abajo, gritando a viva voz ― ¡Estoy loco, estoy loco!‖, y posiblemente lo estaba.

Estaba completamente bajo el control de las influencias hipnóticas de la gente perversa en cuyo poder se había entregado.— Ibid, pp.121,122.

Eso era parte del plan de Michael O‘ Laughlin uno de los conspiradores de Baltimore, el asesinar al General Grant esa noche. Esto no fue posible debido a los cambios en los planes del General.

Fue a Atzerodt, le correspondió asesinar al Presidente Johnson, pero sintió temor y pasó el día en el campo montando a caballo…… fue encontrado varios días después con unos familiares en la parte baja de Washington. Él hizo una confesión escrita antes de ser ejecutado que confirmaba la presencia de Surratt en Washington en ese día fatal y lo confirmaba como un hecho que nueve testigos de buena reputación habían jurado.— Ibid, p. 122.

Ciertamente tenemos una conspiración para matar, no únicamente al Presidente sino también de llevar al gobierno de los Estados Unidos a un caos total. ¿No hemos visto el cumplimiento del Concilio de Viena y de Verona en función en el 1865? ¿No hemos visto la mano de la Orden Jesuita y de la Iglesia Católica Romana dispuesta a destruir a esta gran nación (y por supuesto ellos eran comandados y colaboraban con sus jefes los sionistas judíos).? Fue un momento terrible en la historia de los Estados Unidos.

Hemos visto ya que la iglesia católica romana sembró la semilla de la división entre los dos grandes sectores de esta nación, dividiendo el Norte del Sur en el asunto candente de la esclavitud.

Esa división era su oportunidad de oro para lograr que uno demoliera al otro, y poder reinar sobre las ruinas sangrantes de ambos, ahí está la clave y la oportunidad que estaban esperando los judíos sionistas de apoderarse de grandes extensiones de tierras en el sur, según lo dicen claramente sus Protocolos.

Habiendo disfrutado de una política largamente favorecida, esperaba que la hora de su triunfo supremo sobre este continente habría llegado. Le ordenó al Emperador de Francia a preparar un ejército en Méjico para proveerle apoyo al Sur, y convenció a todos los católicos a que se unieran bajo la bandera de la esclavitud uniéndose al Partido Demócrata. — Charles Chiniquy, Cincuenta años en la Iglesia de Roma. Publicaciones Chick. p. 291.

Abraham Lincoln le dijo a Charles Chiniquy, Yo estaré eternamente agradecido por las palabras de advertencia que me has dado en cuanto a los peligros de parte de Roma que me asechan y ponen mi vida en peligro. Yo sé que no son peligros imaginarios. Si estuviese peleando contra un Sur Protestante, como nación no habría ningún peligro de asesinato contra mí. Las naciones que leen la Biblia pelean con valentía en el campo de batalla, pero no asesinan a sus enemigos. El Papa y los Jesuitas y sus amos el sionismo judío, son el único poder organizado en el mundo que han recurrido a las armas asesinas para matar a aquellos a quienes no pueden convencer con sus argumentos o conquistar con su espada por eso estas dos organizaciones satánicas colaboran entre si y son aliadas secretas pues tienen intereses en común, como es dominar el mundo y tenerlo sometido en secreto, pero quien manda realmente y quien tiene el poder económico para hacerlo es el sionismo judio. Desgraciadamente, siento más y más cada día que la lucha que estoy librando no es únicamente contra los americanos del Sur, es más que nada en contra de los judíos sionistas y sus colaboraqdores y esclavos fieles el Papa 27 de Roma, sus perversos Jesuitas y sus esclavos ciegos y sedientos de sangre. Mientras esperen conquistar el Norte, ellos salvarán mi vida; pero el día que eliminemos su ejército, tomemos sus ciudades y los forcemos a someterse entonces me da la impresión de que los sionistas y sus esclavos los Jesuitas quienes son los gobernadores principales del Sur harán lo que casi invariablemente han hecho en el pasado. El cuchillo o la pistola lograrán lo que los guerreros no pueden lograr. La guerra civil parece ser un mero asunto político para aquellos que no ven lo que yo veo. El secreto surge de ese drama terrible. Pero es una guerra más religiosa que civil. Es Roma la que quiere gobernar y degradar al Norte como ya ha gobernado y degradado al Sur, desde el mismo día de su descubrimiento. Hay sólo unos pocos de los líderes del Sur quienes no están bajo la influencia de los judios sionistas a través de sus esposas, parientes y sus amigos. Algunos miembros de la familia de Jeff Davis pertenecen a la iglesia de Roma, y están bajo la influencia sionista.

Si la gente americana supiera del odio feroz que le tienen los sacerdotes romanos y sus amos los sionistas a nuestras instituciones, nuestras escuelas, nuestros más sagrados derechos y nuestras atesoradas libertades nos las quitarían mañana mismo o nos matarían por traidores. Pero tú eres al único a quien revelo estos tristes secretos porque sé que lo sabías antes que yo. La historia de estos últimos mil años nos dice que en aquellos lugares en los que el sionismo judío y la iglesia católica no son un arma de destrucción para destruir el corazón de las naciones libres, éstas naciones libres con gobiernos progresistas y no sionistas se convierten en un obstáculo de los planes sionistas y católicos para paralizar y prevenir sus adelantos en el camino a la civilización, la ciencia, la inteligencia, la felicidad y la libertad, la equidad económica y la verdadera democracia.

Lincoln dijo: Esta guerra nunca hubiera sido una realidad sin la intervención siniestra de los sionistas y sus esclavos el papa de Roma y sus esbirros Jesuitas, y sus siniestras organizaciones como el opus dei, etc.

Le debemos al Papado que ahora veamos nuestra tierra roja manchada de la sangre de sus hijos más nobles.

Estás completamente en lo correcto cuando dices que se deberían haber sacado a los judíos y alos católicos romanos de nuestro ejército. Desde la publicación de esto la carta del Papa un gran número de ellos ha desertado sus banderas y se han convertido en traidores. Es también cierto que Meade ha permanecido con nosotros y que ha ganado la sangrienta batalla de Gettysburg. Pero ¿cómo podría haberla perdido cuando estaba rodeado de héroes tales como Howard, Reynolds, Beuford, Wadsworth, Cutler, Slocum, Sickles, Hancock, Barnes, etc. Pero es evidente que sus ideas prosionistas y su romanismo era mayor que su patriotismo después de la batalla. Le permitió al ejército de Lee escapar cuando pudo haberlo obligado a rendirse después de haber perdido la mitad de sus soldados en los últimos tres días.

Cuando Mead iba a ordenar la persecución del ejército llegó un extraño a toda prisa al cuartel, ese extraño era un Jesuita disfrazado. Después de tres minutos de conversación con el Mead hizo arreglos para la persecución del enemigo que ¡escapó sin ser tocado habiendo perdido sólo dos armas! — Ibid p. 298.

Lincoln dijo: La gente común ve y escucha las ruedas ruidosas de los carros de la Confederación del Sur: les llaman Jeff Davis, Lee, Toombs, Beauregart, Semmes, etc., y ellos piensan con toda honestidad que ellos son el poder motivador, la primera causa de nuestros problemas. Pero eso es un error. El verdadero poder motivador está encerrado en las logias secretas sionistas judías y en las gruesas paredes del Vaticano, los colegios y las escuelas de los Jesuitas, los conventos de las monjas y los confesionarios de Roma, y en las sinagogas sionistas que son en realidad las que planifican todo.

Para cumplir el Consejo de Viena, Verona y Chieri, el sionismo judio y la iglesia católica, su instrumento, dividieron al Norte y al Sur a través de su agente John C. Calhoun. Pretendían destruir la economía a través de 28 Nicholas Biddle ( judío sionista) y entonces utilizaron la copa del veneno y las balas asesinas para asesinar y para intentar asesinar a un total de cinco presidentes dentro de un periodo de tiempo de veinticinco años. Mancharon el suelo americano con la sangre de miles hombres jóvenes americanos durante la terrible Guerra Civil. ¡Tenemos los ojos para ver que Roma y los sionistas nunca cambian! Lo que hicieron antes, lo siguen haciendo hoy en día. Dios nos ayude a entender la maldad del sionismo judío y de su instrumento asociado el Papado Romano, tanto la de antes como la de ahora, y que el enemigo principal de la humanidad es el sionismo judío, que es el que planifica y manda todas estas maldades y aberraciones contra la humanidad.

de Roma, sus perversos Jesuitas y sus esclavos ciegos y sedientos de sangre. Mientras esperen conquistar el Norte, ellos salvarán mi vida; pero el día que eliminemos su ejército, tomemos sus ciudades y los forcemos a someterse entonces me da la impresión de que los sionistas y sus esclavos los Jesuitas quienes son los gobernadores principales del Sur harán lo que casi invariablemente han hecho en el pasado. El cuchillo o la pistola lograrán lo que los guerreros no pueden lograr. La guerra civil parece ser un mero asunto político para aquellos que no ven lo que yo veo. El secreto surge de ese drama terrible. Pero es una guerra más religiosa que civil. Es Roma la que quiere gobernar y degradar al Norte como ya ha gobernado y degradado al Sur, desde el mismo día de su descubrimiento. Hay sólo unos pocos de los líderes del Sur quienes no están bajo la influencia de los judios sionistas a través de sus esposas, parientes y sus amigos. Algunos miembros de la familia de Jeff Davis pertenecen a la iglesia de Roma, y están bajo la influencia sionista.

Si la gente americana supiera del odio feroz que le tienen los sacerdotes romanos y sus amos los sionistas a nuestras instituciones, nuestras escuelas, nuestros más sagrados derechos y nuestras atesoradas libertades nos las quitarían mañana mismo o nos matarían por traidores. Pero tú eres al único a quien revelo estos tristes secretos porque sé que lo sabías antes que yo. La historia de estos últimos mil años nos dice que en aquellos lugares en los que el sionismo judío y la iglesia católica no son un arma de destrucción para destruir el corazón de las naciones libres, éstas naciones libres con gobiernos progresistas y no sionistas se convierten en un obstáculo de los planes sionistas y católicos para paralizar y prevenir sus adelantos en el camino a la civilización, la ciencia, la inteligencia, la felicidad y la libertad, la equidad económica y la verdadera democracia.

Lincoln dijo: Esta guerra nunca hubiera sido una realidad sin la intervención siniestra de los sionistas y sus esclavos el papa de Roma y sus esbirros Jesuitas, y sus siniestras organizaciones como el opus dei, etc.

Le debemos al Papado que ahora veamos nuestra tierra roja manchada de la sangre de sus hijos más nobles.

Estás completamente en lo correcto cuando dices que se deberían haber sacado a los judíos y alos católicos romanos de nuestro ejército. Desde la publicación de esto la carta del Papa un gran número de ellos ha desertado sus banderas y se han convertido en traidores. Es también cierto que Meade ha permanecido con nosotros y que ha ganado la sangrienta batalla de Gettysburg. Pero ¿cómo podría haberla perdido cuando estaba rodeado de héroes tales como Howard, Reynolds, Beuford, Wadsworth, Cutler, Slocum, Sickles, Hancock, Barnes, etc. Pero es evidente que sus ideas prosionistas y su romanismo era mayor que su patriotismo después de la batalla. Le permitió al ejército de Lee escapar cuando pudo haberlo obligado a rendirse después de haber perdido la mitad de sus soldados en los últimos tres días.

Cuando Mead iba a ordenar la persecución del ejército llegó un extraño a toda prisa al cuartel, ese extraño era un Jesuita disfrazado. Después de tres minutos de conversación con el Mead hizo arreglos para la persecución del enemigo que ¡escapó sin ser tocado habiendo perdido sólo dos armas! — Ibid p. 298.

Lincoln dijo: La gente común ve y escucha las ruedas ruidosas de los carros de la Confederación del Sur: les llaman Jeff Davis, Lee, Toombs, Beauregart, Semmes, etc., y ellos piensan con toda honestidad que ellos son el poder motivador, la primera causa de nuestros problemas. Pero eso es un error. El verdadero poder motivador está encerrado en las logias secretas sionistas judías y en las gruesas paredes del Vaticano, los colegios y las escuelas de los Jesuitas, los conventos de las monjas y los confesionarios de Roma, y en las sinagogas sionistas que son en realidad las que planifican todo.

Para cumplir el Consejo de Viena, Verona y Chieri, el sionismo judio y la iglesia católica, su instrumento, dividieron al Norte y al Sur a través de su agente John C. Calhoun. Pretendían destruir la economía a través de Nicholas Biddle ( judío sionista) y entonces utilizaron la copa del veneno y las balas asesinas para asesinar y para intentar asesinar a un total de cinco presidentes dentro de un periodo de tiempo de veinticinco años. Mancharon el suelo americano con la sangre de miles hombres jóvenes americanos durante la terrible Guerra Civil. ¡Tenemos los ojos para ver que Roma y los sionistas nunca cambian! Lo que hicieron antes, lo siguen haciendo hoy en día. Dios nos ayude a entender la maldad del sionismo judío y de su instrumento asociado el Papado Romano, tanto la de antes como la de ahora, y que el enemigo principal de la humanidad es el sionismo judío, que es el que planifica y manda todas estas maldades y aberraciones contra la humanidad.

Volver al Índice: “Los Terroristas Secretos

2 Comments

  1. si Dios es amor. Ellos practican todo lo contrario,

  2. Los sacerdotes Viven en la opulencia y el vaticano tiene grandes riquezas y parte de sus construcciones tiene incrustaciones de oro. Muchos países viven en la miseria, pobreza y en plena hambruna. Hay que leer la Biblia y lean la vida de Jesucristo cuando anduvo en la tierra el no vivió en la riqueza, compartió lo que tenia; el practicó con el ejemplo.
    Y Los representantes????….. de Dios….. que hacen.?

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *