Trotsky Como Una Eminencia Gris

Trotsky Como Una Eminencia Gris
Click to open popup



trotsky-3Entonces, en 1922, Lenín creó el puesto más importante, el de Secretario General del Comité Central, él deseaba que Trotsky tomara este puesto.

Trotsky lo rechazó ya que habría parecido mal al mundo exterior si estuviese un judío en la cima misma de la jerarquía comunista. Finalmente, tenían la opción de dos hombres para este puesto – el medio-judío Joseph Stalin (en la realidad Dzhugashvili), e Ivan Smirnov, ruso, amigo de Trotsky. El 3 de abril de 1922, Stalin fue finalmente escogido. Stalin ordenó que Smirnov fuese ejecutado en 1936.

León Trotsky quiso ser el guía espiritual de Joseph Stalin, una eminencia gris que pudiera gobernar el país a través de este Secretario General mediocre. Trotsky llamaba a Stalin la mancha gris y lo consideraba nada más que un inculto administrador. Esto fue, realmente, un juicio justo de él – Stalin seguiría siendo una persona totalmente ignorante hasta su muerte.

Varios años después quedó en evidencia que Stalin ya no permitiría ser controlado por Trotsky. Al contrario, él quiso tomar todas las decisiones por si mismo. ¡Pensaba que esto era posible! Al mismo tiempo, quiso reducir la influencia de los judíos en la política soviética.

Sin embargo, cuando él fue demasiado lejos contra los judíos extremistas, perdió su vida. Su esposa judía, Roza, lo envenenó bajo las órdenes de su hermano Lazar Kaganovich, según la confesión de este último en Moscú en 1981.

El escritor sionista y socialista, Arnold Zweig, creía que Trotsky era el justo heredero de Lenín. Zweig admitió que su propio sustento intelectual venía del Illuminatus Moisés Mendelssohn.

En cualquier caso, Stalin llevó a cabo, por lo menos, la mayoría de las ideas de Trotsky (le faltaban las propias). Stalin aprendió mucho de Trotsky, sobre todo cuando Trotsky, en el decimosegundo Congreso del Partido en mayo de 1923, enfatizó que el Partido estaba siempre en lo correcto.

Stalin nunca asesinó tan intensivamente como Trotsky. Si Trotsky se hubiera realmente tomado la Secretaría General, toda Rusia se habría ahogado en ríos de sangre.

En sus memorias, la segunda esposa de Trotsky, Natalya Sedovaya-Trotskaya, no mostró compasión en absoluto, para con cualquiera de los millones de víctimas de su marido. Ella era, de hecho, la hija de un banquero Sionista, Ivan Zhivolovsky (en la realidad Avram Zhivatovzo), quién ayudó financieramente a los Bolcheviques en la toma del poder, al principio en Rusia y luego en Estocolmo, vía Nya Banken (un banco sueco, de propiedad de la familia judía Aschberg).

Ésta fue otra razón por qué el francmasón León Trotsky siempre protegió los intereses internacionales de los judíos ricos. Ivan Zhivotovsky tenía conexiones íntimas con Warburgs y Schiffs.

Se han extendido mitos sobre el afable Trotsky también en Suecia: “Si sólo él hubiese ganado la lucha de poder, habría habido entonces libertad de discurso en la Unión Soviética“., “No habría sido inútil reformar el Comunismo si Trotsky hubiera estado en el poder.” Todos esto, claro, es una seria desinformación. Trotsky despreciaba la democracia parlamentaria y lanzaba vitriolo sobre la idea en cada oportunidad. De todos los Comunistas, era él quién más detestaba la democracia. Esto queda claro cuándo al leer su libro “¿Qué es la Unión Soviética y hacia dónde va?”, publicado en París en 1936. En página 219, él explica que los abogados de las clases liquidadas no tendrán ningún derecho a formar partidos políticos. Enfatizó que aquellos que apoyan el capitalismo en la Unión Soviética están actuando como Don Quijote y les falta incluso la habilidad para formar un Partido..

En 1922, Trotsky fue el antagonista más violento del grupo de oposición dentro del Partido. Exigió que aquellos debían ser liquidados inmediatamente. Sugirió que debían confiscarse las parcelas de tierra privada ya que ellas, en su opinión, podrían dar lugar a una infección ideológica entre los campesinos. Sin esas parcelas de tierra, habría una escasez inmediata de comida en las ciudades y con ellos sería más fácil de controlar a los intelectuales que todavía quedaban. El sistema que Trotsky quiso introducir era completamente centralizado. Habría creado tal horrible, tan surreal reino de terror que incluso Stalin y sus consejeros judíos no lograrían. Con Trotsky en el poder, Rusia habría enfrentado un destino mucho peor que aquel que tenía.

Las ideas de los Trotskistas sobre el socialismo militar fueron en parte implementadas por Mao Tse Tong en China durante la “Revolución Cultural”. Esos terribles experimentos alcanzaron una perfección aterradora en la Camboya de Pol Pot.

Todos esto es evidente al leer el libro de Trotsky “La Revolución Traicionada: Qué es la Unión Soviética y hacia dónde va?” Trotsky era tan poderoso en 1922 que saludó el desfile en el quinto aniversario de la Revolución de octubre solo, sin Lenín. Fue Trotsky quien, ya en 1924, exigió un fin inmediato a las concesiones de la NEP. Stalin comenzó a exigir esto tres años después – en 1927. La NEP fue abolida finalmente en diciembre de 1929. Trotsky fue el que estaba más activamente involucrado en la liquidación del mercado libre en la Unión Soviética.

También era Trotsky que estimuló a la dirección comunista para hacer nuevas conquistas. En enero de 1918 exigió que los 15.000 rojos finlandeses debían tomar el poder inmediatamente en Helsinki.

Para ese fin, Lenín prometió enviar armas a Jukka Rahja. Las armas llegaron.

Todo estaba listo para un golpe nacional comunista. Pero entonces los alemanes exigieron que los Bolcheviques se mantuviesen alejados de Polonia, Lituania, Courland y también Livonia, Estonia, Finlandia y de Ucrania. A los Bolcheviques no se les permitió aplastar a Finlandia. Lenín y Trotsky fueron forzados a obedecer las demandas alemanas el 3 de marzo de 1918. (Nootti, Helsinki, No. 4, 1989.) A principios de 1921, Trotsky deseaba la incorporación inmediata de Georgia en la Unión Soviética. Recibió el apoyo de Joseph Stalin y de Grigori (Sergo) Ordzhonikidze.

Trotsky tenía un plan operativo para ser usado de inmediato y los agentes soviéticos se tomaron el poder en la provincia de Borchalin el 12 de febrero de 1921. El 16 de febrero la República Soviética Georgiana fue declarada en Shulaveri y el Comité Revolucionario le pidió ayuda a Moscú. Un día después, las tropas soviéticas, que habían estado esperando en la frontera, comenzaron el ataque en la república Georgiana.

El 25 de febrero el Ejército Rojo tomó Tiflis (Tbilisi), la capital de Georgia. La acción fue completada. Los Bolcheviques inmediatamente comenzaron a matar a los intelectuales.

Trotsky también hizo planes para invadir Armenia e Irán, pero el último plan falló.

Trotsky estaba muy defraudado por la imposibilidad de ocupar los estados bálticos. En enero de 1918, Lenín se quejó a Trotsky: “Sería muy desafortunado si tenemos que entregar la Estonia Socialista.

Volver al Índice del Libro: “Bajo el Signo del Escorpión”

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *