La Pereza y las Naturales Ruedas de la Vida

La Pereza y las Naturales Ruedas de la Vida
Click to open popup



Sabed Pueblo de Dios, que el tiempo que se considera como tiempo de vida en una vida relativa de los muertos andantes, es considerado solo el tiempo que estén despiertos en el dormir común de las gentes, puesto que el sueño es el símbolo de la muerte

LIVRA 21 DE EL ☾☀⌛ 2016 DÍA DE LUNA
Después del nacimiento de Jesucristo el Gran SHILHOH
Según el calendario gregoriano septiembre 26 del año 2010 día Domingo.

Dice el Venerable Mensajero de Elohim, El Sin Simvre:

Soy el Sin Simvre (nombre). Gratitudes a Adonaí y los demás Elohims (energía de Dios) de la creación por poderme reportar ante vosotros este día, la salud para vosotros en este día, es que tengáis de presente que en las naturales ruedas de la vida, al paso por el reino animal: las que hoy son tortugas machos y hembras, son hombres y mujeres que fueron demasiado lentos en los milenios pasados y al paso por el Reino Vegetal, los árboles de centenarios y milenarios años de vida, son aquellos hombres y mujeres que perdieron su tiempo parados sin estar haciendo actividad alguna, los minutos de pérdida de tiempo en esa forma le son sumados cósmicamente para completar el tiempo como árboles; y los que duermen demasiado, más del tiempo que han de reposar, al igual que las que duermen demasiado más del el tiempo que han de reposar, dependiendo lo castos o castas o fornicarios o fornicarias que sean, al pasar por los minerales son las milenarias piedras que todavía yacen durmiendo y ayudando a sostener la Gea.

Sabed Pueblo de Dios, que el tiempo que se considera como tiempo de vida en una vida relativa de los muertos andantes, es considerado solo el tiempo que estén despiertos en el dormir común de las gentes, puesto que el sueño es el símbolo de la muerte y quien está dormido o dormida, está más muerto que los muertos andantes; de modo que si tiene 80 años, un hombre o una mujer y durmió doce horas diarias, solo vivió como muerto andante 40 años, el resto de vida estuvo muerto o muerta.

Basados y basadas ya en esta cuenta, cada quien haga la cuenta de cuánto tiempo ha vivido como muerto andante o como muerta andante, y cuánto tiempo a estado muerto o muerta, aquí estoy hablando del mundo profano, del mundo común y corriente. Los hijos de Dios es un poco diferente, los que se han preocupado por despertar su conciencia y que logran reposar consientes, aunque son muy pocos, si los hay… Ojalá vuestra merced sea una de ellas o uno de ellos que han logrado el despertar de la conciencia y reposen consientes, estos son los despiertos; luche vuestra merced por ser una de esas y uno de esos, el resto aun teniendo la doctrina en su cabeza y corriendo por sus venas, estando enmarcada en sus huesos y en sus genes, solo han vivido como muertos andantes el tiempo que han estado despiertos, y de igual forma si en una edad de 100 años o heliokrones, si durmió 12 horas diarias, solo vivió 50 años como muerto andante o como muerta andante.

De aquí para adelante hagan sus cuentas, recuerden la pereza que han practicado y el tiempo que han perdido o el tiempo que han aprovechado, ¿cuánto tiempo han vivido? y ¿cuánto tiempo han estado muertos? y ¿cuánto tiempo han vivido? Y ¿cuánto tiempo han estado muertas? Y ahí saben si no pueden viajar a los soles, qué les espera en los gires de las rueda: Si ser tortuga, ser árbol, ser piedra y los siglos que les esperan en los infiernos o paraísos vegetales, en los infiernos o paraísos animales, y en los infiernos o paraísos minerales. Se considera como un paraíso mineral las piedras preciosas, pero esos paraísos minerales tienen su infierno; el infierno de los paraísos minerales tal vez es el peor de todos: es el del oro, las esmeraldas, las perlas, y los diamantes que adornan el sanitario del papa, pues ¿qué paraíso mineral puede ser ese? ¿Que un acecino de la humanidad le evacue con estiércol la cara barias veces al día? Mejor es que luchen por escaparse de la rueda, pero para eso hay que estar vivamente consientes de los errores que están dentro de cada uno, y los errores que están en su entorno.

Esto es lo que escribimos en las sagradas escrituras, donde decimos: “Sed templados y velad; porque el enemigo de las almas, cual león rugiente anda alrededor buscando a quien devorar”, y ese león rugiente está dentro de cada uno con los errores constantes que practica, y ese león rugiente está en su entorno con los errores que pasa sería de usted y que usted pasa sería de ellos; Si no los ve, si no los siente, si no los detecta, está siendo víctima de las fauces de ese enemigo de las almas que busca a quien devorar, escape de esa bestia que está dentro y fuera de usted mismo o usted misma.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *