La III Guerra Mundial es financiera: La Defensa de Sansón de Rusia

La III Guerra Mundial es financiera: La Defensa de Sansón de Rusia
Click to open popup



Os conté hace pocas semanas que Putin y su estado mayor se habían ido a un búnker: ¿recuerdas?

Lo que seguramente pocos esperábamos es que la guerra que estallara fuera financiera y no “tradicional”, pero esto es una Guerra, amigos, La Tercera Guerra Mundial ha estallado. Los dos bloques que se disputan el poder (el decadente sionismo del dinero-deuda y el ascendente BRICS del patrón-oro) están enzarzados en una guerra de la cual depende la Libertad y la Prosperidad del Ser Humano.

Por Rafapal

Los últimos conspiranoicos escépticos que todavía dudaban de que esto fuera “real” (y no una treta de los Iluminati) supongo que por fin deben estar despertando a la realidad ante el salvaje ataque a la moneda rusa que se está produciendo en estos días.

Como todos vosotros, llevo un par de días “de los nervios”, intentando, primero comprender la situación y después vislumbrar la reacción de Putin ante estos acontecimientos que evidentemente han sido la respuesta del bloque sionista ante las declaraciones triunfalistas de las últimas semanas que significaban la huida del petrodólar como divisa de intercambio mundial por parte de una gran cantidad de países.

La única reacción rusa que pude encontrar ayer fue la de la oficiosa portavoz de sus servicios secretos, Sorcha Faal, que ha sido parcialmente confirmada hoy por la propia RT: Rusia va a hacer uso de las enormes cantidades de divisas internacionales acumuladas en estos años de bonanza para hacer frente al brutal ataque sionista en lo que han calificado como “la defensa de Sansón”, una parodia de una táctica tradicionalmente israelí.

¿Que a qué se refiere con la defensa de Sansón?

Bueno, ya sabéis que Sansón fue aquel gigante con el pelo largo que fue seducido por la bella Dalila para robarle su poder y que, cuando ya no tenía nada que hacer, derribó los pilares del templo filisteo para hacerlo caer… aún a costa de perecer él también.

En otras palabras que, siendo todos sus indicadores macroeconómicos (deuda, balanza de pagos, reserva de divisas) infinitamente mejores que la UE y Estados Unidos, Rusia va a seguir el juego que los sionistas le están proponiendo (petróleo barato)… porque ellos mismos se van a destruir junto al rublo. Hay que decir que Estados Unidos ha apostado fuerte por el fracking como forma de extraer el petróleo, pero tiene unos costes de extracción muy superiores al precio que actualmente tiene el barril del crudo (por debajo de 60 $), por lo que las propias empresas USA van a acabar quebrando si la cosa sigue así. Mientras tanto, Rusia tiene unos seguros mercados ¡de casi 3.000 millones de personas! en India y China, por lo que puede soportar esta situación, siempre según fuentes rusas, claro, con holgura. Por supuesto, por el camino Rusia se va a deshacer de los bonos USA que tiene por lo que podemos esperar un pinchazo paralelo del dólar a corto plazo.

Como digo, esto es una guerra en toda la regla, pero hay que recordar una vez más que todo esto sucede cuando se estaba anunciando el nuevo sistema monetario, por lo que, por un lado, esta furibunda reacción sionista es prueba de que realmente está a la vuelta de la esquina y, por otro, Rusia sabe que si “este rublo” se deprecia, en realidad no le importa porque está comprometido con la solución del problema (el rublo-oro), mientras que los sionistas no tienen “Plan B”; es la final de la partida.

¿Comprendéis ahora por qué Putin se fue a un búnker hace escasas semanas?

Por cierto, Rusia siempre fue famosa por ser la primera potencia mundial en ajedrez… y el propio Wladimir Putin está considerado un buen jugador de este arte.

PD: No me escribáis preguntándome qué pasa a cada momento. Estoy tan nervioso (o más) como todos vosotros. En cuanto logro entender lo que está pasando, lo escribo en el blog. Me temo que quedan semanas así: hasta que el reseteo sea una realidad.

PD 2: Mirad lo que contó Max Keiser ayer sobre la situación.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *