El Regreso De Lenín Y Trotsky

El Regreso De Lenín Y Trotsky
Click to open popup



comunismo-1La conspiración continuó. Trotsky fue enviado desde Nueva York con un pasaporte norteamericano el 26 de marzo de 1917. Jacob Schiff comenzó a financiarlo en la primavera de 1917. De esta manera los Bolcheviques recibieron, vía Trotsky, un total de 20 millones de dólares, según Hillaire Belloc, Gary Allen y otros historiadores.

John Schiff también admitió en el periódico norteamericano, The New York Time, el 3 de febrero de 1949 que su abuelo “invirtió aproximadamente 20 millones de dólares para el triunfo final del Bolchevismo“.

Así, él gastó millones de dólares para deponer al Zar y luego puso aún más dinero para ayudar a los bolcheviques al poder … …

Ahora era tiempo para que Lenín también volviera. Cuando él leyó por primera vez en el Neue Zurcher Zeitung que el Zar había sido depuesto, pensó que era propaganda alemana.

El 31 de marzo, el vice Ministro alemán, le informó al embajador, Gisbert von Romberg en Berna, en un telegrama cifrado: El viaje de los “revolucionarios rusos a través de Alemania debe tener lugar tan pronto como sea posible, ya que los Aliados ya han comenzado contra ataques en Suiza. ¡Si es posible, las negociaciones deben acelerarse!” Count Ulrich von Brockdorff-Rantzau (1869-1928) envió un telegrama estrictamente confidencial desde Copenhagen al Ministerio del Interior en Berlín el 2 de abril de 1917: “Nosotros debemos intentar provocar inmediatamente el caos más extenso posible en Rusia. Al mismo tiempo, debemos evitar involucrarnos visiblemente en el curso de la revolución rusa. Pero en secreto, deberíamos hacer todo lo posible para incrementar el antagonismo entre los Partidos moderados y extremos, ya que estando bastante interesados en la victoria del último, el golpe de estado sería entonces inevitable.” Brockdorff-Rantzau fue Ministro del Exterior durante la República de Weimar y embajador en Moscú desde 1922.

Lenín le señaló al gobierno alemán el 4 de abril que estaba listo para volver a Rusia. Su viaje fue aceptado por el Canciller Theobald von Bethmann-Hollweg que pertenecía a la familia bancaria Bethmann en Frankfurt am Main, y por el Ministro de Estado, Arthur Zimmermann. Entonces estos hombres procedieron a organizar el viaje junto con Count Brockdorff-Rantzau y Alexander Parvus.

Ellos pensaron que lo mejor era que Lenín viajara a través de Suecia en dónde podría reunirse con su hombre de contacto, Jakob Furstenberg-Hanecki (Ganetsky).

(Antony Sutton, “Wall Street y la Revolución Bolchevique” (Morley, 1981, pág. 40).

Ganetsky era llamado “las manos y pies del Partido”.

El 9 de abril, Lenín y su grupo comenzó su viaje desde Berna a Rusia. Antes de que hubieran dejado Zurich, escucharon gritar desde la plataforma: “¡Espías alemanes! ¡Traidores!“.

El Staff de Generales alemanes no pudo imaginar que los Bolcheviques podrían alguna vez volverse contra Alemania y Europa. El Mayor General Max Hoffman escribió después: “Nosotros no supimos ni previmos el peligro para la humanidad por las consecuencias de este viaje de los Bolcheviques a Rusia.” (Antony Sutton, “Wall Street y la Revolución Bolchevique”, Morley, 1981, pág. 40.) Según el escritor Hans Bjorkegren, el vagón en que Lenín y sus 32 compañeros viajaron no estaba sellado, como otros mitos lo son.

Las autoridades alemanas les habían pedido a los “revolucionarios” que no dejaran el vagón dónde dos oficiales alemanes, que viajaban con los nombres rusos, Rybakov y Yegorov, los acompañaban. (Akim Arutiunov, “El Fenómeno Vladimir Ulyanov/Lenin”, Moscú, 1992, pág. 61.) Lenín y su compañía se unirían con Trotsky en Petrogrado y en el futuro tomarían el poder del Gobierno Provisional junto con otros fuerzas importantes para introducir la Dictadura del Proletariado(es decir La Dictadura del Judaísmo) .

El Kaiser Wilhelm II supo acerca de la operación cuando Lenín ya había llegado a Rusia.

El motivo de los alemanes era obtener un tratado de paz por separado y más tarde ventajas en el comercio con Rusia. Lenín sólo deseaba una dictadura comunista y la riqueza de los rusos para sí.

Los patriotas alemanes no sospechaban que las oscuras fuerzas del Illuminati sólo estaban usando oficialmente a Alemania para camuflar sus propias actividades … los compañeros de viaje de Lenín eran principalmente judíos extremistas. 19 de ellos eran Bolcheviques. Aquí nombraré sólo los más importante entre éstos: Nadezhda Krupskaya, Olga (Sarra) Ravich, Grigori Zinoviev (Ovsei Gershen Radomyslsky), su esposa Slata Radomyslskaya, su hijo Stefan Radomyslsky de 8 años, Moisei Kharitonov (Markovich que se transformó en el jefe de la Milicia en Petrogrado), Grigori Sokolnikov (en la realidad Brilliant, editor de Pravda y después Comisario del Pueblo para Asuntos Bancarios), David Rosenblum (a quien Stalin encarceló en 1937, en Leningrado), Alejandro Abramovich (quién llegó a ser un funcionario importante dentro de Comintern), Grigori Usiyevich (en la realidad Tinsky), Yelena Usiyevich-Kon (hija de un Bolchevique judío muy conocido, Félix Kon, de Polonia), Abram Skovno, Simón Scheineson, Georgi Safarov, Zalman Ryvkin, Dunya Pogovskaya (un activista dentro de la Unión de Obreros judíos, Bund), su hijo Ruvin de 4 años, Ilya Miringov (Mariengof), María Miringova, Mikhail Goberman (quién llegó a ser un poderoso funcionario dentro de Comintern), Meier Kivev Aizenud (Aizentuch), Shaya Abramovich, Fanya Grebelskaya (Bun), la amante de Lenín Inessa Armand (quién nació el 16 de junio, 1875, en París).

El viaje de Lenín fue considerado tan importante que el tren del Príncipe de la Corona tuvo que detenerse durante dos horas en Halle hasta que el tren de Lenín hubo pasado. Una parada fue hecha en Berlín dónde Lenín recibió nuevas instrucciones del Ministro del Exterior Alemán. La compañía se encontró con Ganetsky en Trelleborg (Suecia). Cuando el grupo llegó a Malmo, Brockdorff-Rantzau informó inmediatamente a Berlín.

Lenín llegó a la Estación Central de Estocolmo antes de las diez de la mañana del viernes 13 de abril de 1917. Karl Radek (en realidad Tobiach Sobelsohn), otro francmasón importante y “revolucionario”, llegó junto con él pero permaneció en la capital sueca para ayudar a Jakub Hanecki (Ftirstenberg). Fue este mismo Hanecki (conocido como Ganetsky) quién hacía llegar el dinero alemán a los Bolcheviques en Petrogrado vía el Nya Banken (Nuevo Banco) en Estocolmo y el francmasón Olof Aschberg (Obadiah Asch).

Karl Radek, ciudadano austriaco, mostró su “gratitud” a los alemanes después, tomando parte en actividades terroristas contra el Kaiser alemán y preparando un complot para deponerlo. El MOPR o Ayuda Roja le dio la tarea a Karl Radek de provocar a los obreros alemanes a una “revolución proletaria”. Él era miembro del Comité Central.

Stalin lo arrestó en 1937. Radek prontamente entregó evidencias contra otros Bolcheviques, pero esto no lo salvó.

Tres nuevos conspiradores se unieron al grupo de Lenín en Estocolmo: Rakhil Skovno, Yuri Kos y Alexander Grakas.

El objetivo de los conspiradores era dar fuerza a un Gobierno Illuminista en Rusia siguiendo el modelo de Weishaupt-Hess-Marx. Había un plan de reserva para una base comunista en caso que la toma del poder fallase. Los Comunistas habían escogido Suecia para este propósito, según el libro de Solzhenitsyn “Lenín en Zurich” (París, 1975, pág.

168).

Los Social Demócratas suecos ayudaron a estos criminales Bolcheviques por todos los medios posibles. Se permitió a Lenín y a sus criminales compañeros usar Suecia como su base más importante para el terrorismo estatal planeado en Rusia, gracias al francmasón y líder socialista Hjalmar Branting y la actitud útil de los Social Demócratas suecos. (Dagens Nyheter, 5 del 1985 de noviembre, pág. 4.) Ellos también ayudaron organizar el Cuarto Congreso del Partido Bolchevique en Folkets Hus (el centro Social Demócratal) en Estocolmo en abril-mayo 1906. Branting pronunció el discurso de bienvenida al congreso. Branting también supo sobre el financiamiento de las actividades de los bolcheviques (“Vem betalade ryska revolutionen? ” / “¿Quién Pagó por la Revolución rusa? “, Svenska Dagbladet, 31 de octubre de 1985).

El alcalde socialista de Estocolmo, Carl Lindhagen se reunió con Lenín y sus compañeros en la plataforma en la Estación Central de Estocolmo. Parvus también había viajado a Estocolmo a encontrarse con Lenín, según una fuente.

Había un político socialista, Erik Palmstierna que supuso cuán peligroso podría volverse Lenín y por ello sugirió organizar una provocación policial en la estación y dispararle a Lenín en el tumulto resultante. Los otros sólo se rieron de él (Svenska Dagbladet, 21 de octubre de 1990). Palmstierna se transformó en Ministro para la Defensa Naval el 19 de octubre de 1917.

Lenín se quedó más de 8 horas en Estocolmo. La mayoría de ese tiempo en el Hotel Regina en Drottninggatan. Continuó a Haparanda a las 6:37 en la misma tarde.

Antes de su salida, los socialistas suecos tuvieron tiempo para comprarle un traje y la gorra conocida mundialmente con él en Pub (un gran almacén en Estocolmo).

(Aftonbladet, 28 de agosto de 1989.) Al mismo tiempo Lenín se reunió con Hans Steinwachs, representante del Ministro del Exterior alemán. Steinwachs era el jefe de espionaje alemán en Escandinavia, según el libro de Hans Bjorkegren “Ryska posten” / “El Correo ruso” (Estocolmo, 1985, pág.

264).

El judío polaco Moisei (Mieczyslaw) Bronski-Warszawski que viajó bajo un nombre falso, también estaba entre los compañeros de Lenín. Él todavía estaba en Berna el 7 de abril, pero se unió a Lenín en Estocolmo el 13 abril. El socialista sueco Fredrik Strim que era responsable de la recepción de los conspiradores confirmó esto.

Steinwachs envió el siguiente telegrama a Berlín el 17 de abril: “El viaje de Lenín a Rusia marcha bien. Hará precisamente lo que deseamos de él” . (Zeman, “Alemania y la Revolución en Rusia 1915-18: Documentos de los Archivos del Ministerio del Exterior alemán”, Londres, 1958, pág. 51.) Fue el Ministro de Justicia del Gobierno Provisional, Alexander Kerensky quien directamente invitó a Lenín y a Trotsky a Rusia. Él hizo que el Primer Ministro Georgi Lvov y el Ministro del Exterior Pavel Milyukov, enviran las instrucciones para tal efecto, lo cual fue revelada en el libro de Nesta Webster “Boche y Bolchevique” (Nueva York, 1923, pág. 19). Hacia fines de abril, Milyukov no quiso ya ser miembro de este gobierno y de este modo renunció.

El gobierno alemán pagó por los boletos del grupo de Lenín en su viaje de Berna a Estocolmo. El gobierno alemán, y no el Staff de Generales, estaban detrás del viaje de Lenín, como lo ha revelado Nesta Webster y Kurt Kerlen en “Boche y Bolchevique” (pág.

25). El gobierno había sido influenciado fuertemente por los socialistas.

El Gobierno Provisional ruso pagó por los boletos para el viaje desde Estocolmo a Haparanda y de allí a Petrogrado. Lenín afirmó después que él no era bienvenido en Rusia y que le faltaba visa.

Incluso afirmó que el Gobierno Provisional lo habría encarcelado, ya que él viajó sin permiso. Esto es todo simplemente propaganda soviética. Todos recibieron una visa de grupo del Consulado General ruso en Estocolmo (salvo Fritz Platten, ya que él no era ciudadano ruso). Esta visa todavía se conserva en los Archivos de la ciudad de Helsinki, dónde puede verse que se emitió el 13 de abril de 1917. Lenín y sus 29 compañeros de viaje estaban todos en la lista. Algunos (Karl Radek por ejemplo) quedaron atrás. Tres nuevos conspiradores se unieron en cambio. Esto fue revelado por Hans Bjorkegren en su libro “El Correo ruso” (Estocolmo, 1985).

Lenín quiso aparecer como un revolucionario sumamente pobre. Por ello comenzó con sus bufonadas de mendigo en Suiza, que más tarde continuó en Suecia. Claro, él no dijo una palabra sobre el hecho que también había rogado por dinero de los fondos secretos de los Bolcheviques en Estocolmo.

Recibió a 3000 coronas de esta fuente, según Hans Bjorkegren. Alexander Parvus había financiado este fondo con la ayuda del banquero Max Warburg.

Telefoneé a la oficina principal de Svenska Handelsbanken (el Banco sueco de Comercio) el 24 de enero de 1991 y pregunté cuánto dinero eran 3000 coronas en 1917.

Este dinero era equivalente a 56.250 coronas (aproximadamente £ 5.000) en 1991.

3000 coronas eran casi equivalentes a dos años de sueldo de un obrero (3.256 coronas). Debo señalar aquí, que un obrero con un ingreso anual de 1.628 coronas en 1917 podía mantener a su esposa y sus niños. En 1991, los obreros recibían un promedio de 120.000 coronas por año. Es imposible de mantener a una esposa y niños con este sueldo sin confiar también en el sueldo de la esposa y de los varios beneficios (beneficio por hijo, de casa, etc). es decir: 3.000 coronas podrían haber sido entonces realmente más cerca en valor real a las 350.000 coronas en el 2002.

Lenín no estaba satisfecho con esto. En Haparanda recibió 300 coronas extras (más de dos meses sueldos para un obrero) como contribución del cónsul ruso. Lenín confirmó esto en una carta a un conspirador Sionista conocido, Alexander Shlyapnikov.

(Hans Bjorkegren, “Ryska posten” / “El Correo ruso”, Estocolmo, 1985, Pág. 264-265.) En 1913 un obrero sueco ganaba un promedio de 135 coronas al mes (135 x 100 = 13 500 hoy, 1.350 dólares norteamericanos). Mikhail Goberman había recolectado otros 1000 francos suizos. Los socialistas suizos habían, a través de Fritz Platten, donado otros 3.000 francos suizos a Lenín.

Platten, a propósito, estaba a cargo de resolver todos los problemas prácticos durante el viaje. Los bolcheviques de Petrogrado enviaron otros 500 rublos. Lenín envió cartas de mendicidad también a los socialistas suecos, quién lograron reunir varios cientos de coronas. Esos socialistas no tenían idea que Lenín en realidad, tenía suficiente dinero. Al final de marzo había escrito a Inessa Armand: “Hay más dinero del que esperé para el viaje.” Para Lenín nunca podría ser suficiente.

El sindicalista Fabian Mansson, organizó una colecta entre los miembros del parlamento. Incluso los políticos derechistas dieron dinero a Lenín, ya que el camarada Mansson había señalado que los bolcheviques estarían en el poder en Rusia ya al día siguiente. El Ministro del Exterior sueco Arvid Lindman, le dio 100 coronas a Lenín (mucho dinero entonces). El comité de refugiados sueco le dio 3.000 coronas también a Lenín.

Un boleto de segunda clase de Estocolmo a Haparanda sólo costaba 30 coronas en 1917. ¡Además, el gobierno ruso pagó por todos los boletos! En Finlandia, Lenín continuó su viaje a Petrogrado, pero ahora viajaba en tercera clase para que los rusos que lo recibieran vieran cuán pobre era…

Ésa fue la forma cómo fue organizado el viaje de Lenín a Rusia. Él llegó a la estación Finlandia de Petrogrado a las 11:10 por la noche del 16 de abril.

El francmasón Nikolai Chkheidze, que era el presidente del Soviet de Petrogrado vino con flores a encontrarle. Chkeidze incluso pronunció un discurso de bienvenida.

Stalin no estaba entre aquellos en la recepción.

Ninguna fotografía confirma la presencia de Stalin, a pesar del hecho que afirmó después, haber estado. Había incluso un automóvil blindado que esperaba allí. Lenín saltó hacia el automóvil y sostuvo un discurso de agitación en seguida. Lenín hablaba peor que Trotsky en público, según el comunista sueco, Anton Nilson .

Lenín recibió después la bienvenida en el Palacio de Invierno por un representante del Gobierno Provisional, el Ministro del Trabajo, Mikhail Skobelev, que era Menshevike y francmasón.

En abril de 1917, había aún muchos agentes británicos en Petrogrado que provocaban a los soldados para que se rebelaran y les dieron dinero. El 7 de abril, El General Yanin recibió un informe completo sobre las acciones y los lugares donde se escondían estos agentes británicos. Este informe todavía existe.

En mayo, otro grupo, aún más grande, de 200 “revolucionarios”, liderados por los Menshevikes, L. Martov y Pavel Axelrod, llegó de Suiza. Muchos otros le siguieron más tarde. Algunos de esos conspiradores viajaron a crédito. La Dirección de ferrocarriles nacionales de Suecia intentaron desesperadamente cobrar las 30.000 coronas que se les debían, pero simplemente los “revolucionarios” se rieron en su cara, según Hans Bjorkegren. Ellos creyeron que estaban ejerciendo su derecho “revolucionario” para no pagar.

Miles de conspiradores judíos también vinieron de los Estados Unidos. Un total de 25.000 “revolucionarios” internacionales llegaron a Rusia. El Dr. George A. Simons, sacerdote en la Embajada norteamericana, relató lo siguiente sobre estos eventos: “Había centenares de agitadores que habían seguido a Trotsky desde Nueva York. Estábamos sorprendidos por el hecho que el elemento judío dominó la escena desde el mismo principio.” Lenín comenzó publicando un gran número de periódicos y revistas, un total de 41, incluyendo 17 periódicos diarios. La circulación del Pravda aumentó de 3.000 copias a 300.000 en mayo de 1917. Se repartía gratis, también entre los soldados en el frente alemán. El periódico que era financiado por los alemanes, propagaba una paz por separado con Alemania.

El Ministro del Exterior alemán, Richard von Kiihlmann, escribió al Kaiser Wilhelm II, el 3 de diciembre de 1917: “No fue hasta que los Bolcheviques recibieron de nosotros un flujo constante de fondos a través de varios canales y bajo diferentes etiquetas, que ellos estuvieron en una posición para poder construir su órgano Pravda, para dirigir una enérgica propaganda y extender apreciablemente la base originalmente estrecha de su Partido.” (Anthony Sutton, “Wall Street y la Revolución Bolchevique”, pág. 39.) Los bolcheviques incluso compraron una imprenta por 260.000 rublos, según el descubrimiento del historiador Dmitri Volkogonov. Pero los bolcheviques aún eran impopulares a pesar de su inmensa maquinaria de propaganda.

El Congreso de Estados Unidos había declarado la guerra a Alemania el 6 de abril de 1917. Entre las personas que habían trabajado más duro para arrastrar a Norteamérica en la guerra mundial estaban los banqueros George Blumenthal e Isaac Seligman, los empresarios Daniel Guggenheim y Adolf Lewisohn, así como los rabinos David Philipson (1862-1949) y Stephen Samuel Wise.

manifestantes_frente_al_palacio_del_zar_en_Petrogrado_ahora_San_Petersburgo_en_1917 El rabino Isaac Wise (1819-1900), Presidente del B’nai B’rith con sede en Cincinnati, ha explicado: “La francmasonería es una institución judía, cuya historia, grados, cargos, contraseñas y explicaciones son judías de comienzo a fin.” (El Israelita de América, 3 de Agosto de 1866.) Claro, billones fue la ganancia hecha en la Primera Guerra Mundial. El Presidente Wilson “prometió” que ésta sería la última guerra en la historia del hombre.

El francmasón Winston Churchill enfatizó que si los norteamericanos no hubieran entrado en la Primera Guerra Mundial, la paz habría sido hecho con Alemania y el Zar ruso no habría sido depuesto. Entonces los Bolcheviques no habrían podido intentar o alcanzar el poder. (Revista de Justicia social, Nº 3, 1 de julio de 1939, pág. 4.) B’nai B’rith y el Illuminati quisieron crear un caos aún mayor en Europa, y tuvieron éxito en hacerlo. En la Conferencia Internacional de Grandes Maestros Masónicos en Interlaken, Suiza, el 25 de junio de 1916, el Dr. David prometió que los judíos, después de causar grandes baños de sangre de arios, tomarán el control del mundo entero. (Oleg Platonov, “La Historia Secreta de la Francmasonería”, Moscú, 1996, pág. 589.) Los eslóganes bolcheviques eran: “¡Paz! Pan! Tierra!” y “¡Todo el poder a los Soviets!” Los mismos eslóganes se usaron en el golpe de los Jacobinos en Francia en 1789, ya que el eslogan de los Jacobinos era: “¡Todo el poder a la Burguesía!” Los bolcheviques podrían actuar libremente. El propio Lenín admitió después de su llegada a Petrogrado que Rusia era la nación más libre en el mundo. Los bolcheviques no tuvieron exito al principio. Los Menshevikes y los Social Revolucionarios que apoyaban al Gobierno Provisional dominaron en los Soviets.

A pesar de esto, el Ministro del Exterior alemán, Richard von Kiihlmann, informó a su embajador en Berna,: “Aquéllos que apoyan la política de paz de Lenín están creciendo en número. La circulación de Pravda ha aumentado a 300.000. ” Los bolcheviques organizaron varias demostraciones grandes en mayo y junio. El Camarada Alexander Kerensky, entretanto, quiso preparar un ejército revolucionario ruso. La francmasonería fue legalizada en Rusia el 24 de junio de 1917. Al principio de julio, Trotsky se cambió oficialmente al Partido Bolchevique dónde fue inmediatamente hecho uno de los líderes más importantes.

Volver al Índice del Libro: “Bajo el Signo del Escorpión”

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *