La Contribución de Beria

La Contribución de Beria
Click to open popup



lavrentiy beria

Stalin se puso sumamente interesado en el fenómeno de los Ovnis. A Beria se le ordenó colectar información sobre ese enigma. Stalin también estaba interesado en otros asuntos misteriosos. Se sintió muy contento cuando, antes de la Segunda Guerra Mundial, el astrólogo y vidente judío de Hitler, Wolf Messing, fue a Rusia y ayudó a Stalin en todos los sentidos. Incluso pudo predecir que Hitler sería derrotado en mayo de 1945.

Stalin comenzó a confiar en Beria, ya que Beria lo había salvado de un atentado a su vida en el lago Ritsa en Abkhazia. Stalin y Kaganovich ejecutaron a Yezhov a través de Beria el 1º de abril de 1940, por la vía de la “broma del tonto de abril”. Yezhov había castigado a los ciudadanos sin razón”. (Todo esto según el periódico Ogonyok, febrero de 1988) La primera cosa que Lavrenti Beria hizo fue ablandar el régimen en los campos de prisión. La tortura cesó. Al mismo tiempo, empezó ejecutando a los viejos Chekistas inmediatamente. Quería a nuevos hombres que competirían entre sí, intentando encarcelar o ejecutar a tantas personas como fuese posible.

El General Leonid Reikhman se transformó en uno de sus Chekistas más importantes.

Beria odiaba a los niños. Por esta razón quería que tantos niños como fuese posible se enviaran a trabajo pesado esclavo. En octubre de 1940 sus Chekistas lograron encarcelar a un millón de niños entre 14 y 17 años de edad. Las unidades del NKVD habían secuestrado a esos niños en varias ciudades rusas e inmediatamente los habían reunido en rebaños como ganado fueron conducidos a los campos de prisión, dónde la mayoría de ellos murió de inanición y agotamiento. Desde 1943, los Chekistas lograron colectar dos millones de niños por año.

Beria se transformó en un terrible verdugo durante la Segunda Guerra Mundial, ya que pudo ocultar sus crímenes como trabajo de los Nazis. Tenía casi 20 millones de personas capturadas y enviadas a trabajar como esclavos en los campos de prisión.

Según las últimas estimaciones, la Unión Soviética perdió por lo menos 32 millones, posiblemente 45 millones, de ciudadanos durante la Segunda Guerra Mundial.

El historiador Nikolai Tolstoy afirma que la mayoría de ellos (probablemente 20 millones) fueron asesinados por orden de Lavrenti Beria. Todas esas muertes se culparon a los alemanes.

Durante la guerra, Beria había fundado una temible organización del terror, el Smersh (“¡Muerte a los espías!”) que asesinó a un inmenso número de personas. Esos verdugos estaban tan orgullosos de su trabajo que incluso filmaban mientras estaban en acción. El director Stanislav Govorukhin mostró unas tales filmaciones en su film “La Rusia que nosotros Perdimos”, dónde Smersh colgaba a los “enemigos del Pueblo” y alegremente aplaudían su crimen. Muchas personas terminaron en los campos especiales llamado ‘ChSIR’. Esos campos estaban destinados a los familiares de los traidores a la patria.

También se consideraban a todos los prisioneros de guerra como traidores.

Millones fueron capturados entre los años 1941-1942. Muchos de ellos fueron hambreados hasta la muerte ya que Lazar Kaganovich y Lavrenti Beria, en el nombre de Stalin, prohibieron a la Cruz Roja entregarle comida a los prisioneros. Muy extrañamente, la Cruz Roja cumplió, y aún más personas murieron.

Stalin, Kaganovich y Beria tuvieron el cuidado de destruir toda la comida guardada, antes que Leningrado fuera sitiada por los alemanes – quisieron destruir a todos los testigos comprometedores de los eventos históricos en esa ciudad. Ludmila Grunberg que vivió en Leningrado en ese momento confirmó esto.

Beria fue nombrado Mariscal de la Unión Soviética por su cruel terror durante la guerra. Semyon Ignatiev fue nombrado el nuevo jefe del NKVD. Beria fue designado Presidente de la Comisión Atómica en 1946. Aún tenía mucho poder como Comisario del Pueblo para los Asuntos Internos y continuó su campaña del terror también después de la guerra. Demostró que fue mil veces peor que Yagoda y Yezhov juntos.

Durante las campañas contra los “contra-revolucionarios y para la realización de la reforma agraria 1949-1952” fueron ejecutados por lo menos, cinco millones de personas, según estimaciones conservadoras. (Svenska Dagbladet, 27 de noviembre de 1988) Kaganovich y Beria fueron responsables de aquellos asesinatos masivos.

La historia de la Segunda Guerra Mundial también ha comenzado a ser revisada ahora en Rusia. El oficial Viktor Suvorov (Vladimir Rezun), desertor de la inteligencia rusa reveló en sus libros “El pica hielos” (Moscú, 1992) y “Día M” (Moscú, 1994) que realmente fue Stalin quien planificó atacar a Hitler y que Alemania fue forzada por consiguiente a un ataque preventivo.

El periodista judío Ilya Ehrenburg animaba a los soldados soviéticos a que violaran a las mujeres del enemigo, decía en centenares de sus Comunicados de Prensa durante las últimas semanas de la guerra. “¡Mátenlos! Nadie en Alemania es inocente. Ni los que viven, ni lo que aún no nacen. ¡Consideren las palabras del camarada Stalin y aplasten la bestia fascista en su cueva! ¡Rompan el orgullo racial de la mujer alemana! ¡Tómenla como legítimos despojos de guerra! Mátenlos, Ustedes valientes soldados del victorioso Ejército Rojo!” Su exhortación fue obedecida.

El Ejército Rojo, según ‘TV Rapport’ (Suecia, 8 de enero de 1994), violó a dos millones de mujeres alemanas (180.000 murieron como resultado). Las violaciones en grupos de mujeres alemanas tuvieron lugar. 300.000 niños, muchos de quienes murieron de desnutrición, nacieron como resultado.

Lavrenti Beria constantemente abusaba de su poder, mujeres rusas fueron obligadas a dormir con él para satisfacer sus caprichos. Se usaban automóviles policiales para secuestrar a muchachas hermosas que eran llevadas a Beria. Las violaba, luego de lo cual recibían un tiro y eran enterradas en el jardín de su pequeño palacio privado. Se encontraron varios esqueletos de mujeres jóvenes en este jardín en marzo de 1993. (Dagens Nyheter, 6 de abril de 1993). Beria también secuestraba, explotaba sexualmente y asesinaba a muchachos jóvenes.

Ordzhonikidze había advertido a Stalin sobre el hecho que Beria había sido agente del Musavatists en Baku entre 1918 y 1920. Los británicos controlaban la inteligencia de los Musavatists. En 1919, Beria comenzó a trabajar para los británicos. Stalin no se preocupó de esas imputaciones, ya que Beria se había transformado en un doble agente posteriormente para el NKVD. Por ello, todos lo que se atrevieron a mencionar este asunto, desaparecieron misteriosamente. Por esa misma razón, Grigori Kaminsky, Comisario del Pueblo para la Salud Pública, fue ejecutado. Algunos historiadores afirman que Beria era el amante homosexual de Stalin.

Stalin también había sido agente de la policía zarista, el Okhrana, después que había perdido su trabajo como ayudante de meteorólogo en Tiflis (ahora Tbilisi). Stalin había escrito muchos informes para el jefe del Okhrana, Vissarionov. En 1906, fue arrestado junto con otros Bolcheviques, pero fue liberado unas horas después. Pero cuando Stalin quiso librarse de su compañero agente, Roman Malinowski, le enviaron a Siberia. Malinowski fue atraído con un engaño a la Rusia Soviética en noviembre de 1918, dónde fue ejecutado por órdenes de Lenín.

Fue sólo el 14 de octubre de 1992 que una copia de la decisión firmada por Stalin y aprobada por Molotov, Kaganovich, Kalinin y otros, fue entregada al Presidente polaco Lech Walesa por el gobierno ruso. No fue demasiado extraño que los Chekistas judíos también hubiesen ejecutado a oficiales polacos judíos (incluyendo a Abram Engel, Samuel Rosen, Isaak Gutman, Isaak Feinkel y otros) quienes había servido en el ejército polaco.

————

¡Después de todo, el Antiguo Testamento declara que Yahweh es igualmente despiadado contra su propio Pueblo Elegido (Joshua 24:19). Ellos eran considerados como traidores! El Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Franklin Delano Roosevelt, y el Primer Ministro británico, Anthony Eden, prohibieron toda la publicidad sobre este asesinato masivo.

Roosevelt afirmó oficialmente que los eventos en Katyn eran un complot de los alemanes. Winston Churchill advirtió a sus Ministros: “¡Todo este asunto debe evitarse!”.

Al mismo tiempo, le aseguró a Stalin que haría todo lo que pudiese para imponer silencio los periódicos del exilio polaco en Londres.

La Voice of América, incluso en los años setenta, no se le permitió decir que los bolcheviques habían matado a los oficiales polacos. Hans Holzapfel, el jefe judío de la sección europea, fue el responsable de la censura.

Ahora se conoce exactamente lo que sucedió. Los asesinatos masivos comenzaron en abril de 1940. Los oficiales polacos, vistiendo sus uniformes de invierno, fueron llevados en grupos pequeños de 30 o 40 hombres cada vez, hasta el sitio de ejecución.

Fueron entonces disparados en la nuca, uno por uno, mientras estaban de pie en el borde de la inmensa fosa común.

El NKVD continuó trabajando todos los días durante casi seis semanas. Un total de los cuerpos de 4.143 oficiales han sido encontrados. Asesinaron a 4.421 personas en los bosques de Katyn, según los documentos. Se ha demostrado en todos los cuerpos identificados, que estos eran prisioneros en Kozielsk. Los prisioneros que habían sido encarcelados en Starobielsk (cerca de Kharkov) y Ostashkov (cerca de Kalinin) fueron asesinados en otros lugares. En el último, sumaban a 10.131 (3.820 + 6.311) personas.

Otros 7.305 ciudadanos polacos fueron asesinados en Bielorusia y en Ucrania. Los documentos relacionados con estas muertes estaban marcados “¡Nunca debe abrirse!” Kaganovich fundó verdaderos campos de esclavos, dónde los presos trabajaban pg. 261 de 360 – 27 de septiembre de 2008 Por Juri Lina encadenados. Los comandantes judíos más importantes de estos campos (Aaron Soltz, Naftali Frenkel – un judío turco -, Yakov Berman, Sergei Zhuk, Yakov Rapoport, Nakhimson, Yakov Moroz, Abramson, Pliner, Matvei Berman, Samuil Kogan, Samuil Firin, Biskon, Finkelstein, Serpukhovsky). Lazar Kogan fue sacado por ser insuficiente en su efectividad. Fue ejecutado en 1938 y reemplazado por otro judío.

Kaganovich hizo una importante contribución a la fundación del estado de Israel.

Moscú declaró a principios de mayo de 1947 que Palestina debía ser dividida en un estado árabe y un estado judío.

Entretanto, los judíos Sionistas marchaban en Palestina cantando la “Internacional”. Algo después, el momento astrológico perfecto para el nacimiento del nuevo estado estaba a punto.

Astrológicamente, favorecía a ambos, a la dirección y a los ciudadanos. Por consiguiente, el estado de Israel se proclamó el 14 de mayo de 1948 a las 4:37 de la tarde. La Asamblea General de la ONU, sin embargo, ya había tomado la decisión que daba luz verde a este proyecto, el 29 de septiembre de 1947.

Los Zionistas, liderados por el primer Presidente de Israel, Chaim Weizman (quién venía de Polonia), supo que las mejores armas disponibles venían de Checoslovaquia, pero el gobierno derechista de ese país se negaba a vender algo a los judíos. Así que Stalin organizó un golpe comunista en Praga (liderado por Klement Gottwald) en febrero de 1948 y en el verano del mismo año, 6 meses después del golpe, los pilotos europeos occidentales (incluyendo a suecos) comenzaron a pasar de contrabando los bienes de la Checoslovaquia comunista al nuevo estado de Israel.

Fue David Ben-Gurion quién tomó la iniciativa para los contratos de armas. Stalin y Kaganovich se habían preocupado que todas aquellas entregas de armas fueran efectuadas por una compañía de aerolíneas norteamericana. Instructores norteamericanos en un campamento secreto fuera de Praga entrenaron a los pilotos israelitas. (Dagens Nyheter, 23 de diciembre de 1990, “Svenskar hjalpte Stalin” / “Suecos ayudaron a Stalin” por Anders Persson.) Todas esas armas se fabricaron en 1944-1945 para la Alemania Nazi de Hitler y estaban destinadas a los Árabes anti-británicos. La munición usada después contra los Árabes estaba marcada con esvásticas y letras árabes.

Incluso Issaac Deutscher admitió que Stalin envió tanta ayuda financiera como material eficiente a los judíos en Palestina. (“El judío Un-judío”, Estocolmo, 1969, pag.99.) Stalin comenzó a luchar contra los líderes Sionistas en 1949. Sus perturbaciones psicológicas se habían puesto mucho peores. Ésa fue la razón por la cual comenzó la campaña contra los “Cosmopolitas” en noviembre. Pensó que ya era tiempo de empezar a perseguir a los judíos y ultrajar a los Zionistas. Stalin encarceló al escritor judío Samuil Persov, arrestado el 18 de enero de 1949 y ejecutado el 23 de noviembre de 1950.

Samuil Gordon tuvo el mismo destino al ser ejecutado el 21 de julio de 1951.

Stalin empezó a perseguir a todos los tipos de trabajadores culturales judíos en agosto de 1952. El 12 de agosto de 1952, 24 trabajadores culturales judíos (incluyendo autores en el idioma yídish) fueron arrestados y 23 de ellos ejecutados.

En la misma tarde, otros 217 poetas y prosistas judíos, 108 actores, 87 artistas y pg. 262 de 360 – 27 de septiembre de 2008 Por Juri Lina 19 músicos también desaparecieron sin dejar rastro. Los autores David Bergelson, Fefer Itsik y David Hofstein estaban entre aquellos asesinados.

Luego Stalin comenzó a limpiar el aparato gubernamental de los elementos judíos, no sólo en la Unión Soviética sino también en sus estados satélites. El juicio de Praga contra Rudolf Slanski (en realidad Salzmann), Vlado Clementi y otros fue muy discutido.

Stalin, Kaganovich y Beria habían ejecutado a 25.700 ciudadanos polacos en abril de 1940. El asesinato de más de 4.000 oficiales polacos (incluyendo a muchos de sangre judía) en Katyn fue sacado a la luz por los alemanes. Fue Ivan Krivozhertsev quien informó a los alemanes sobre las tumbas masivas en los bosques de Katyn. Nadie quiso escuchar la denuncia de los Nazis, diciendo que estos asesinatos habían sido el trabajo de los Bolcheviques, ya que la Unión Soviética había culpado previamente a los alemanes.

Ahora se conoce exactamente lo que sucedió. Los asesinatos masivos comenzaron en abril de 1940. Los oficiales polacos, vistiendo sus uniformes de invierno, fueron llevados en grupos pequeños de 30 o 40 hombres cada vez, hasta el sitio de ejecución.

Volver al Índice del Libro: “Bajo el Signo del Escorpión”

1 Comment

  1. se repiten parrafos del libro… editen por favor….

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *