Lenin como Francmasón

Lenin como Francmasón
Click to open popup



Tiempo de lectura: 3 minutos
lenin-y-trotsky-1917Lenín era francmasón ya en 1890, todavía no es posible determinarlo, pero normalmente trabajó de la misma manera como los grupos subversivos lo hicieron. El Illuminati, Gran Oriente, B’nai B’rith (los Hijos del Convenio), y otras Logias Masónicas estaban todas interesadas en agitar a los trabajadores hacia ciertas metas “útiles”.
Si Es importante enfatizar que Lenín y sus secuaces no trabajaban. Ellos podían permitirse el lujo de viajar alrededor de Europa (entonces relativamente más caro que ahora) y vivir en el lujo. Estos revolucionarios profesionales tenían sólo una tarea – agitar a los obreros. La actividad posterior de Lenín muestra claramente cómo él seguía la línea de Adam Weishaupt.
Varias fuentes revelan que Lenín se hizo francmasón mientras estaba en el extranjero (en 1908). Una de estas fuentes es una investigación completa: Nikolai Svitkov “Sobre la Francmasonería en el Destierro Ruso”, publicado en París en 1932.
Según Svitkov, los francmasones más importantes de Rusia eran Vladimir Ulyanov-Lenin, León Trotsky (Leiba Bronstein), Grigori Zinoviev (Gerson Radomyslsky), León Kamenev (Leiba Rosenfeld), Karl Radek (Tobiach Sobelsohn), Máxim Litvinov (Meyer Hennokh Wallakh), Yakov Sverdlov (Yankel-Aaron Solomon), L. Martov (Yuli Zederbaum), y Máxim Gorky (Alexei Peshkov), entre otros.
Según el trabajo del cientista político de Austria, Karl Steinhauser “EG – die Super-UdSSR von morgen”/ “EU la super URSS del mañana” (Viena, 1992, pág. 192), Lenín perteneció a la Logia Masónica Art et Travail (Arte y Trabajo). El famoso político británico Winston Churchill también confirmó que Lenín y Trotsky pertenecieron al círculo de los conspiradores Masónicos e Illumistas (Illustrated Sunday Herald, 8 de febrero de 1920).
Lenín, Zinoviev, Radek y Sverdlov también pertenecían a la Logia judía B’nai B’rith. Investigadores especializados en las actividades de B’nai B’rith, incluyendo a Schwartz-Bostunich, confirmaron esta información. (Viktor Ostretsov, la “Francmasonería, Cultura e Historia Rusa”, Moscú, 1999, pág, 582-583.) Lenín era un francmasón del grado 31, (Gran Inspector Comandante Inquisidor) y miembro de la Logia ‘Art et Travail’ en Suiza y Francia. (Oleg Platonov, “La Corona de Espinas de Rusia: La Historia Secreta de la Francmasonería”, Moscú, 2000, parte II, pág.
417.) Cuando Lenín visitó el cuartel central del Gran Oriente en la calle Rue Cadet en París, firmó el libro de visitantes. (Viktor Kuznetsov, “El Secreto del Golpe de Octubre”, St. Petersburg, 2001, pág. 42.) Lenín tomó parte en la Conferencia Masónica Internacional en Copenhague en 1910 junto con Trotsky. (Franz Weissin, “Der Weg zum Sozialismus” / “El Camino al Socialismo”, Munich, 1930, pág. 9.) La socialización de Europa estaba en la agenda.
Alexander Galpern, entonces secretario del Concejo Supremo Masónico, confirmó en 1916 que había bolcheviques entre los francmasones. Yo puedo mencionar a Nikolai Sukhanov (en la realidad Himmer) y N. Sokolov.
Según el testimonio de Galpern, los francmasones le dieron también ayuda financiera a Lenín para su actividad revolucionaria. Esto fue certificado por un conocido francmasón, Grigori Aronson, en su artículo los “Francmasones en la Política Rusa”, publicado en el Novoye Russkoye Slovo (Nueva York, 8th-12 de Octubre, 1959).
El historiador Boris Nikolayevsky también mencionó esto en su libro “Los Francmasones Rusos y la Revolución” (Moscú, 1990).
En 1914, dos bolcheviques, Ivan Skvortsov-Stepanov y Grigori Petrovsky, contactaron al francmasón Alexander Konovalov por ayuda económica. El último llegó a ser Ministro en el Gobierno Provisional.
Radio Rusia también habló de las actividades de Lenín como francmasón el 12 de agosto de 1991.

Volver al Índice del Libro: “Bajo el Signo del Escorpión”

4 Comments

  1. Es extraño que fuera masón porque el comunismo combate el libre pensamiento y la masonería está prohibida en todo los regímenes totalitarios

    • No tan raro, Patricio, Simón Bolivar, iniciado en la Masonería en 1805, también la eliminó cuando llegó al poder.

    • El comunismo no combate el libre pensamiento, combate el pensamiento burgués, liberal e idealista.
      El llamado “libre pensamiento” en esta época es solo la diversificación del pensamiento burgués y su mezcla con aquellos elementos ideológicos de etapas previas que le convienen y por tanto, eso quiere decir que todo lo que convenga a sostener o no derrumbe las bases de capitalismo, como el pensamiento religioso, idealista, socialdemócrata, pragmático, fascismo, etc. es aceptado sin tapujos y trata de regularlo para evitar el desborde hacia acciones delictivas que dificulten la dictadura burguesa.
      En socialismo lo que se pretende en el ámbito cultural es pues, eliminar esos rezagos de pensamiento burgués y retrógrada para apostar por la diversificación del pensamiento de la clase obrera, y algunos ejemplos de dicha diversificación está expresada por artistas como Victor Jara, Inti Illimani, Quilapayún, entre otros artistas progresistas latinoamericanos y en los desarrollos de muchos de los científicos soviéticos, en el realismo socialista, etc.

  2. Patricio: Tiene sentido. Ya sabes, la mentira es un arma revolucionaria. Todos los revolucionarios son sociópatas, vagos y maleantes, ya sean luteranos, jacobinos, comunistas o nazis.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.