Comentan Quienes le Conocieron en Aquellos Días

Comentan Quienes le Conocieron en Aquellos Días
Click to open popup



karlmarxHay muchos mitos sobre Marx: que era pobre y sólo apoyado por Engels, que estaba contra el terrorismo, que era muy tolerante y que no tenía ningún deseo de destruir las ideas de otros. ¿Quién era realmente? Según el mito más famoso, Marx no tenía el dinero y era económicamente dependiente de su “amigo” Engels. En la realidad lo financiaba Nathan Rothschild. Esto fue revelado por íntimo asociado, Mikhail Bakunín, en su “Polemique contre les Juifs” (“Polémica Contra los Judíos”). Bakunin rompió con Marx y sus compañeros, porque “ellos tenían un pie en el banco y el otro pie en el movimiento socialista”.

El eslogan central del Frankista Illuminati era:”Ninguna pared es tan alta que un asno cargado con oro no pueda superarla.” Después, Engels caracterizó a Marx como un monstruo, que estaba lívido con el odio “como si diez mil diablos le hubieran cogido por el pelo”. El beber incontrolado de Marx y sus salvajes y caras orgías, sólo aumentaron su furia a su entorno. Todas las reuniones en París tuvieron que ser sostenidas a puertas y ventanas cerradas, para que Marx rugiendo no se le escuchara en la calle.

Karl Marx sentía un gran placer por las comidas más finas y el vino francés, que entre otras cosas era importado, para las comidas de su familia. Su familia tenía una debilidad por los hábitos caros.

Un socialista judío famoso, francmasón, Illuminatus y camarada de Marx, Giuseppe Mazzini que había conocido bien a Marx escribió esto sobre él: “Su corazón estalla más con odio que con amor hacia los hombres.” Karl Marx fue “un espíritu” destructivo. (Fritz Joachim Raddatz, “Karl Marx : Eine Politische Biographie”, Hamburgo, 1975.) Marx era un egoísta poco fiable y un intrigante mentiroso que sólo deseaba aprovecharse de otros, según su ayudante, Karl Heinzen. (Karl Heinzen, “Erlebtes”, Boston, 1864.) Heinzen también pensaba que Marx tenía ojos pequeños, obscenos “que escupen llamas de fuego maligno”. Tenía el hábito de advertir: “¡Te aniquilaré!” Marx no estaba interesado en la democracia. La redacción del Neue Rheinische Zeitung fue, según Engels, organizada de tal manera que Marx se transformara en su dictador. No podía aceptar la crítica. Siempre se enfurecía si cualquiera intentaba criticarle. En 1874, cuando el Dr Ludwig Kugelmann le indicó meramente, que si Marx organizara un poco mejor su vida, podría terminar “Das Kapital”, Marx ya no tendría nada más que hacer con Kugelmann y lo calumniaría cruelmente.

Cuando Bakunin acusó a Marx de buscar centralizar el poder completamente, Marx lo llamó un teórico don nadie.

Karl Marx condenó la explotación de las personas, pero se aprovechaba de cualquiera que estuviera cerca de él. Luchó contra todos aquellos a los cuales no podía dominar. Incluso cuando niño, había sido un verdadero tirano. Trabajar era lo que Marx menos quería. Especuló fuerte en la bolsa de valores, sin embargo, constantemente perdió cantidades grandes de dinero. Tampoco mostró alguna consideración por el trabajo de otros. Muchos artesanos que contrató, tuvieron que esperar mucho tiempo por su paga. Su ama de casa, Helen Demuth, trabajó absolutamente como esclava en su casa durante 40 años, sin algún pago en dinero. No parece tan extraño entonces, que Marx apoyara la esclavitud en Estados Unidos de América. Como su hermano Illuminatus Alberto Pike, él también dio salida a sus opiniones racistas contra los negros.

En otras referencias con respecto al ama de casa de Marx, Helen Demuth, se puede decir que, el 23 de junio de 1851, ella dio nacimiento a un bebé varón, cuyo padre era Karl Marx. Marx no quiso saber nada de Henry Frederick Demuth, por ello el muchacho fue dejado en una casa de huérfanos. El caso del hijo repudiado se tranformó después en un problema para los líderes bolcheviques en Moscú, por lo que Joseph Stalin clasificó como ‘secreto’ esas cartas entre Marx y Engels dónde este asunto está demasiado claro. (Viikkolehti, 11 de enero de 1992.) Marx coleccionaba información sobre sus rivales políticos y antagonistas.

Entregaba las notas que hacía a la policía, creyendo que era una ventaja para él. Paul Johnson declara esto.

Marx predicó sobre una sociedad mejor, pero no se preocupó de su moral.

Tampoco se preocupó de la limpieza. Esto tuvo un mal efecto en su salud y en sus contactos con otros revolucionarios. Padeció de furúnculos durante 25 años. En 1873 estos furúnculos le causaron un quiebre nervioso que lo llevó a sufrir tremores y ataques violentos de rabia. Nunca comió frutas ni verduras.

Volver al Índice del Libro: “Bajo el Signo del Escorpión”

 

Nota de TaoTV: La presente obra del autor sueco Jüri Lina, “Bajo el Signo del Escorpión”, es una obra de periodismo investigativo en archivos históricos, literatura y documentos de  inteligencia desclasificados que ha recibido poca difusión debido a las presiones de los poderes fácticos que buscan la supresión del relato de los acontecimientos históricos en pro de que se cuente únicamente la historia oficial que es más afín a los intereses de las élites. A la luz del taoísmo, Karl Marx realizó un aporte histórico sin precedentes al lograr justicia para la clase obrera a nivel mundial, a tal punto que ahora los trabajadores pueden acudir a instituciones gubernamentales e internacionales que velan porque los empresarios se apeguen a las leyes laborales promoviendo así la paz social, el orden y el progreso de los países. Para conocer un poco más sobre Karl Marx dentro de la enseñanza del tao, leamos la doctrina emitida por el Maestro Kelium Zeus en una conferencia al Brasil.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *