Cómo Curar las Enfermedades del Alma

Cómo Curar las Enfermedades del Alma
Click to open popup



Toda persona tiene penas secretas que el Mundo no conoce. -Longfellón

El cuerpo es un arpa que vibra según la toque el alma. -M. A.

El cuerpo no es más que un instrumento del alma. -M. A.

Es increíble la fuerza tan poderosa que tiene el alma para curar las enfermedades del cuerpo. La mejor cura para el cuerpo es tranquilizar el espíritu. -Napoleón

EL CÁNCER NO ES UNA SENTENCIA DE MUERTE 

Cuando un paciente llega donde el médico con fuertes dolores, éste debe primero tratar de identificar el aspecto psicológico del paciente. De encontrar algo sospechoso al respecto en su organismo debe decirle la verdad. ¿Cuál es – valga el pleonasmo- la verdadera verdad? Debe informarle en esta forma: “Amigo, tú tienes un tumor que está en fase de curación ¡vamos a trabajar!; ánimo, tienes toda la vida por delante. Venceremos; nada de preocupaciones, todo está bajo control. Con tu ayuda y la de la ciencia el mal desaparecerá pronto.”

Frases como las anteriores constituyen el 90% de un tratamiento exitoso. El verdadero cáncer y otros nuevos se despiertan cuando la persona sufre un golpe psicológico severo.

Así como los primeros minutos después del nacimiento de un ser humano determinan la seguridad o inseguridad que van a marcar la vida del adulto, según se trató con mucho amor o no, los primeros minutos de una persona a la cual se le informa de una enfermedad determinan el hecho de que el paciente se recupere con éxito o no. Por tanto los médicos deberían estudiar más sobre relaciones humanas y psicología.

EL VERDADERO CÁNCER 

Cuando a una persona se le despierta un tumor, éste seguramente se activó con un problema psicológico dramático que tuvo el paciente. Si el médico no sabe manejar el asunto humanamente potencializa el estado mental negativo de la persona, el cual es el verdadero cáncer.

Para que exista el cáncer, se requieren tres factores ya comentados en este libro; si se suprimen al menos dos factores no habrá cáncer y si ya lo hay, quitando los tres factores desaparece fácilmente el cáncer más arraigado, sin radioterapia, ni quimioterapia -poderosos matones de células buenas-, los cuales conducen directamente hacia la muerte.

TÚ NO MORIRÁS DE CÁNCER 

La medicina ha hecho grandes avances en el campo del cáncer; no obstante comete el error de concentrarse en el órgano que lo padece, no atacar las causas que lo producen y descuidar el campo psicológico de la persona. Va de una vez a los medicamentos, al bisturí y las radiaciones.

El cáncer, así “aparezca en la punta del pie”, ha de ser curado desde el cerebro. Las radiaciones electromagnéticas destruyen la capacidad que tiene el cerebro para volver a poner la “casa” en orden y confunden al sistema inmunológico, el cual es el encargado de hacer el trabajo.

La primera fase del tratamiento ha de ser intensamente psicológica conjuntamente con un régimen alimenticiosaludable y depurativo, y la segunda y última con la acción de medicamentos protectores, no agresivos.

Tú no morirás de cáncer si cuentas con la Medicina y la Antemedicina.

El día que la medicina se vuelva menos técnica y más humana, ese día podrá curar enfermedades incurables.

CASO VERÍDICO

Acompañé a un amigo al Hospital General para reclamar los resultados de unos exámenes de laboratorio. Departíamos sentados en una banca ubicada contiguo al consultorio donde varios pacientes hacían turno. Súbitamente salió un ayudante del compartimento del médico y, bruscamente, le dijo a mi amigo: “¿Es usted el paciente que tiene cáncer?” Mi amigo ya lleva tres hospitalizaciones… en el hospital mental.

MÉDICOS DEL ALMA, MÉDICOS DEL DINERO 

El médico de antaño visitaba a sus pacientes llevando en su típico maletín unas cuantas cosas. No llevaba tanta tecnificación como la tienen hoy los modernos consultorios computarizados; pero el médico  antiguo iba hasta donde el paciente, cargado de comprensión y amor.

Lo primero que hacía era escuchar al paciente serenamente y esperar a que desahogara sus problemas. Muchas personas llamaban al médico únicamente porque él sí sabía escucharlas. Ya con eso se sentían bien.

El médico antiguo, cuando le iniciaba los chequeos de rutina al paciente, ya sabía que la mitad de la enfermedad estaba tratada. Primero sanaba el alma y después el cuerpo. Hoy no se hace sino lo segundo y de ahí el tendal de fracasos. Los rayos láser no tienen poder de curar el alma, la cual es la primera que se enferma en la mayoría de los casos.

Hoy día lo primero que se hace, cuando se llega a una clínica, es exigir una tarjeta de crédito o un cheque por una suma desconsoladora. Luego se pasa ante una computadora para ver la historia clínica, llena de datos técnicos; por último se lleva al paciente al cuarto de máquinas, donde un especialista, con aire de superioridad, enfrenta al paciente que tiembla de miedo.

No se explica uno cómo intentan curar de este modo a un ser cuya alma conforma la mitad de su cuerpo integral y a la cual no determinan para nada.

Sin paz interior no se puede empezar a curar. -Thendall 

CONTAMOS CON MILES DE MÉDICOS INVISIBLES 

Así como no somos únicamente lo que se puede medir y pesar de pies a cabeza, tampoco nuestras vidas comenzaron en el vientre de nuestra madre, ni terminarán en la tumba.

Con frecuencia sólo miramos los problemas de nuestro organismo y desconocemos el océano de salud que se encierra en nuestra mente-alma (la cual constituye nuestra verdadera esencia). Eso somos… mente-alma; nuestro cuerpo es sólo el vehículo en que viajamos y lo podemos reparar… si queremos.

Alrededor de nosotros existen ejércitos de seres invisibles que quieren ayudarnos. No estamos tan solos como creemos. La meditación trascendente es el medio más efectivo para comunicarnos con ellos.

La oración, siempre que parta del corazón, es el idioma que esos seres, que flotan alrededor de nosotros, entienden.

Recordemos que nunca se debe pedir: “Quítenme esta enfermedad”. Se debe pedir: “Dadme fuerzas, medios y conocimientos para yo luchar contra el mal”. Esto definitivamente es lo que obra; el desconocimiento de los secretos de la oración es lo que ha hecho fracasar a todos los que no conocían este poder.

No creas que tu enfermedad es virus, células malignas, huesos débiles u órganos en mal estado. Lo que llamas enfermedad es sólo una sombra que puede ser irradiada por una luz Divina que todos presentimos y basta saberla activar. El origen de las enfermedades es, sin más, el desconocimiento de nuestra Divinidad. 

Ayúdate que yo te ayudaré. – Jesús

FINAL DEL DOLOR

El dolor es el agua jabonosa donde se baña el alma para limpiar las impurezas del cuerpo. El dolor es el gran maestro de los hombres y tiene un fin.

Creo que no fue la curiosidad lo que te impulsó a leer este libro, sino el dolor.

La gente dichosa no conoce gran cosa de la vida y cae en errores que la conduce a la enfermedad. Algunos luchan, como o estás haciendo tú, y triunfan sobre el dolor, reciben iluminación, fuerza y poder; lo que creían tan lejano y tan posible, de un momento a otro se les convierte en milagro. La curación espontánea, recordemos aquí, se da cuando la persona ha recuperado la mayoría de las potencias que enuncia a Antemedicina.

LA CURA DEL ALMA 

Es necesario curar primero las enfermedades del alma que las del cuerpo. Los pensamientos negativos son los microbios del alma y hay que cambiarlos necesariamente. Si estás dispuesto hacerlo, toda la Naturaleza estará contigo. 

Los pensamientos elevados son el mejor remedio para curar ¡as enfermedades del alma.

Los rencores son toxinas venenosas que dañan cuerpo y alma. Es difícil deshacerse de ellos… El mejor método es con la ayuda de libros estimulantes de grandes maestros espirituales que ayudan a tomar conciencia de nuestro origen Divino (ver libro Qué fue lo que el Ruda descubrió).

Al darnos cuenta de lo grande que hay en nosotros, de ese poder y esa herencia ilimitada que tenemos, veremos a quienes nos ofenden como si fuesen ciegos, y nadie siente resentimiento cuando un ciego le pega con el bastón. El perdón es mayor que la ofensa. Las injurias duelen, pero tengamos presente que los insultos son las razones de quienes siempre tienen la culpa.

Es fácil doblegar a quienes nos ofenden respondiéndoles con una dulce sonrisa y una venia. A cualquiera le puede uno hacer tragar un insulto diciéndole: “Te perdono”.

NUESTRO ESPÍRITU NUNCA ENFERMA 

Lo mejor que tenemos es el día de hoy, pero a veces lo crucificamos entre dos ladrones: el ayer y el mañana. Todas las cargas, pesares y resentimientos del pasado las agregamos al hoy, sabiendo que ya pasaron. El temor y la incertidumbre por el futuro -que aún no existe-, también los traemos al hoy que está limpio. El pasado ya pasó y el futuro no ha venido… ¡Vive el hoy!

El ayer es el maestro del hoy y el hoy es la causa de lo que vendrá mañana. ? M.A.

El temor al futuro debe combatirse con inteligencia, decisión, trabajo, valor, paciencia, esperanza, acción, fe, oración, meditación y con un sinnúmero de poderes que nos fueron dados para enfrentarnos a este mundo lleno de obstáculos que nos ayuda a evolucionar.., si los vencemos.

Si se acaban las enfermedades del alma, se acabarán las del cuerpo, no importando lo graves que parezcan. Cada día es una existencia en miniatura. Combate esos temores y resentimientos que se acomodan en tu pecho, practicando el Pranayama, haciendo ejercicios y leyendo libros de grandes maestros espirituales. Seguramente detendrás las enfermedades del alma.

La salud no es el derecho del más fuerte sino el premio al más sabio. -M. A. 

El temor es sufrir por adelantado por aquello que, con seguridad, no va a ocurrir. Lo peor es dramatizar las cosas y lo mejor es no tomar por trágico los problemas a los cuales es posible darles solución. Con razón dijo Santa Teresa:

“Nada te turbe
Nada te espante;
Todo se pasa,
Dios no se muda,
La paciencia
Todo lo alcanza.
Quien a Dios tiene
Nada le falta,
Sólo Dios basta.”

Con lo anterior nos demostró que nuestro espíritu nunca enferma. También dijo esta gran santa y sabia: “Es tan grande el bien que espero, que en las penas me recreo”. Ello refleja que no hay mal que por bien no venga. Por eso, muchos sabios han dicho: “El cuerpo es nada cuando el alma es fuerte.”

El poder de la salud es más fuerte que la acción de la enfermedad. Si no fuese cierta esta afirmación anterior, la vida ya se hubiese extinguido del planeta tierra, pero vemos que hay millones más de vidas que enfermedades. Cuando una persona se llena de valor, decisión, y pone a funcionar las potencias de la antemedicina, hace retroceder de inmediato al mal y recobrará salud prontamente.

LOS ANTIBIÓTICOS DEL ALMA 

Los años arrugan la piel, pero es la falta de entusiasmo la que marchita el alma. El entusiasmo es el antibiótico más poderoso para combatir las enfermedades de cuerpo y alma. Es una subpotencia más. Todo lo que se hace con entusiasmo da resultado; queda bien hecho.

En la medida que te llenas de mensajes de belleza, esperanza, alegría, grandeza y poder, la Madre Tierra y el Poder Infinito arrojarán el mal de tu cuerpo. Hagamos que nuestra cara sólo se arrugue por las cisuras que dejan nuestras sonrisas, que nuestra mente se eleve por los nobles pensamientos, que nuestro cuerpo vibre por el constante ejercicio, nuestros pulmones se inunden por la respiración completa y profunda.

Sintamos el bienestar que nos produce nuestro sistema digestivo totalmente depurado; no convirtamos nuestra boca en un anfiteatro ambulante de cadáveres y nuestro estómago en un cementerio de esqueletos en putrefacción. Sólo si hacemos esto podemos asegurar que estamos libres de cualquier mal.

Aunque se hayan perdido algunas batallas, todavía es posible ganar la guerra. Nuestra alma siempre es joven y nunca envejece. El alma, aunque enferma, puede sanar en un minuto… si tú lo quieres. Recordemos que tenemos un GUÍA interior el cual exige algunas condiciones para poder actuar; debernos proporcionárselas.

Todos necesitamos ayuda y protección; las fuerzas cósmicas están dispuestas a ayudar, pero somos nosotros quienes tenemos que dar el primer paso (ayúdate, que yo te ayudaré). Si buscas con decisión, en la Antemedicina hallarás la respuesta. Si haces lo debido, puedes esperar tranquilo y seguro que la curación espontánea te sobrevendrá de un momento a otro

La Antemedicina no cree en milagros pero hace todo lo posible para que ocurran.

Volver al Índice del libro: “Cómo Curar las Enfermedades Incurables

2 Comments

  1. excelentes articulos

  2. Buen día gratisimas por toda la informacel, mi madre hace varios meses está enferma y ningún médico descubre ke es, son unas manchas debajo de la nariz como granos y se están expandiendo, estamos desesperadas,
    Sin embargo al leer esto me lleno de fuerza y se la envió a ella.
    Habría algún consejo? O donde puedo ver la guía ke mensionan aki

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *